En portada

Artículo publicado

07/09/2015

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

FRAGALANDIA

En portada

31/08/2019

FRAGALANDIA

¿APARECERÁ MONTEFERRO EN LA PELÍCULA QUE SE ESTÁ RODANDO SOBRE PAESA Y LA FUGA DE ROLDÁN?

Casi se puede asegurar que no, a no ser que los productores decidan utilizar como introducción a la historia un flash back con las dos primeras etapas de la fuga de Luis Roldán. Ello debido a que en la película que ahora mismo se rueda bajo la dirección de Alberto Rodríguez será en la capital … Continuar leyendo "¿APARECERÁ MONTEFERRO EN LA PELÍCULA QUE SE ESTÁ RODANDO SOBRE PAESA Y LA FUGA DE ROLDÁN?"

¿APARECERÁ MONTEFERRO EN LA PELÍCULA QUE SE ESTÁ RODANDO SOBRE PAESA Y LA FUGA DE ROLDÁN?

Casi se puede asegurar que no, a no ser que los productores decidan utilizar como introducción a la historia un flash back con las dos primeras etapas de la fuga de Luis Roldán.

Ello debido a que en la película que ahora mismo se rueda bajo la dirección de Alberto Rodríguez será en la capital francesa donde comience la acción, precisamente con la entrada en escena del extraordinario personaje que es Francisco Paesa.

Un rocambolesco aventurero, fingido financiero, estafador internacional, un tipo capaz de engañar hasta al mismísimo diablo y espía de largo recorrido al servicio del gobierno español, que se hizo cargo del ex director de la Guardia Civil en París corriendo el año 1994, tras haber aterrizado el presunto fugitivo en uno de los aeropuertos parisinos procedente de Portugal.

Por lo que la historia arrancará un poco en falso, dado que en el primer momento de su huida Luis Roldán siempre se dijo en Vigo que recaló en Monteferro, en la casa de su amigo el empresario del naval Manuel Rodríguez Vázquez. Algunas fuentes afirman que llegó a finales de Abril de 1994 y que permaneció allí quince días; y según un reportaje publicado entonces por Faro de Vigo, firmado por Francisco Pablos, fue visto paseando por la playa de Panxón.

La elección del escondite tendría toda una lógica con sus flecos añadidos: el primer director no militar de la Guardia Civil había adjudicado a la viguesa Rodman el encargo de las primeras patrulleras del instituto armado. Manuel Rodríguez Vázquez estaba, pues, en deuda con Roldán, ya que aquel encargo significó el despegue de un astillero hasta entonces dedicado a embarcaciones de recreo y que en aquellos momentos no pasaba por sus mejores momentos.

La gran casa sobre una cala de Monteferro constituiría, pues, un refugio con ubicación privilegiada, cómodo para el invitado y muy fácil de controlar por los servicios de seguridad del Estado.

UNA FUGA QUE SIEMPRE ESTUVO MUY SUPERVISADA

Para el gobierno socialista el caso Luis Roldán era una bomba y al ejecutivo no le convenía para nada en aquellos momentos detenerlo, lo que provocaría que el escándalo tomara todavía mayores dimensiones mediáticas al salir a relucir judicialmente todas las operaciones realizadas, con sus correspondientes comisiones, por el director de la Guardia Civil. En total, según información publicada por Diario 16, habría levantado 1.700 millones de pesetas procedentes de mordidas derivadas de la construcción de nuevas casas cuartel, aunque también por otros conceptos.

La corrupción era rampante en el seno del Psoe en aquella cuarta y última legislatura de Felipe González, en la que se sucedían los casos de rapiña, entre ellos el relacionado con el papel prensa en el que se imprime el BOE, lo que ya fue el colmo de la desverguenza protagonizada por tantos cargos socialistas.

Si recogió a Roldán en su casa, Manuel Rodríguez no sólo hubiera hecho un favor al fugitivo sino también, supuestamente, al gobierno.

De acuerdo con esta interpretación, Roldán se se habría refugiado en Monteferro digamos que con licencia de los cuerpos policiales, los cuales, tras dos semanas de estancia en el municipio de Nigrán, habiendo trascendido su presencia allí, decidieron permitir su mudanza por carretera a una finca de Mombuey, pueblo próximo a Benavente, propiedad de la familia de su esposa, Blanca Fernández Porto. Ella misma se encargó de conducir el vehículo en el que efectuó el viaje.

En Mombuey permaneció otro par de semanas hasta que se trasladó – mejor sería decir que lo trasladaron – a Oporto, donde tomó un avión a París.

Hasta aquí es un trozo de la historia. La película que se está rodando en Madrid trata sobre la segunda parte.

FRANCISCO PAESA SE HACE CARGO DEL EVADIDO EN PARÍS

Buena porción del botín obtenido por Luis Roldán procedente de comisiones sobre las nuevas casas cuartel lo invirtió en pisos de lujo en las mejores zonas de París. Uno de ellos, en la calle Crillon, lo utilizó para su estancia en la capital francesa, en un entorno que será recreado en el film utilizando el barrio madrileño de Alonso Martínez.

Francisco Paesa era el custodio perfecto que además se encargaba de manejar las finanzas del supervisado fugitivo. Un personaje nacido en Madrid en 1936 y que comenzó sus andanzas como socio del dictador guineano Francisco Macías seguramente cuando ya trabajaba para los servicios secretos españoles. Y que además, en 1986 había prestado un enorme servicio en la lucha contra ETA al colocarles a los etarras unos misiles dotados de emisores que luego permitieron localizar el almacén Sokoa y dar así un durísimo golpe a la organización.

Aquella fue, pues, la mejor solución que encontró el gobierno: sacar a Roldán de España y ponerlo en París bajo el control de Paesa.

LA BUFONADA DE LA ENTREGA EN EL AEROPUERTO DE LAOS

Habiendo transcurrido diez meses desde el comienzo de la huida, exactamente 304 días desde su fuga, el ejecutivo decidió que ya era hora de traerlo de vuelta. Lo que sucedió el 27 de Febrero de 1995 en el aeropuerto de Laos a donde lo envió Paesa desde París y donde lo estaban esperando Geos españoles. Toda una astracanada que Belloch, por entonces ministro de Interior, presentó como un gran éxito policial.

¿Y Paesa? Pues se quedó con todo el dinero que había levantado el ex director de la Guardia Civil. Y además cobró por sus servicios 1,8 millones de euros al Ministerio del Interior. Tres años después, en 1998, el agente poco secreto organizó su propia falsa muerte en Tailandia, publicando esquelas en diarios españoles. Aquel simulacro no le salió bien; pero aproximadamente desde 2004 nada se sabe de él. Ya tiene ochenta tacos y de cuando en cuando surgen rumores que lo sitúan en distintos puntos del globo.

En cuanto a Roldán, tras cumplir quince de los veintiocho años de su condena aislado en la cárcel de mujeres de Brieva, Avila, se supone que la elección del centro penitenciario como una deferencia especial, quedó en libertad en Marzo de 2010 y malvive actualmente en Zaragoza.

Probablemente no volverá a ser invitado a visitar Monteferro, donde Manuel Rodriguez sigue utilizando su propiedad para asuntos relacionados con sus negocios, organizando fiestas a las que acuden personas que resultan o pueden resultar de su interés junto con los necesarios figurantes para rellenar.

Ni por caridad.

C.B

* Manuel Rodríguez Vázquez contactó con Luis Roldán en 1990 a través de Abel Caballero, que por entonces, entre 1988 y 1994, ejercía como Secretario de Política Institucional del Psoe tras haber sido cesado como ministro de Transportes, cargo que ocupó en 1985.

En la etapa ministerial del actual alcalde de Vigo, concretamente en 1986, fue cuando Rodríguez consiguió la adjudicación de Ascón aprovechando el plan de reconversión del sector naval a cargo del cual se encontraba Elena Espinosa Mangana, ex alumna y protegida del ministro, que en la actualidad, tras haber ostentado cartera ministerial ella misma, es alta ejecutiva del Grupo Rodman.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page