Baixo Miño

Artículo publicado

06/10/2015

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

BAR CASA TELLEIRO EN SAN CAMPIO

El antiguo rótulo de Casa Telleiro ha desaparecido y también mucho de lo demás, que era de toda la vida. Se ha convertido, con una decoración muy diferente, en un espacio bar-restaurante con otras pretensiones. Aunque de buen comer, eso si. Y con una destacable carta de vinos.

BAR CASA TELLEIRO EN SAN CAMPIO

ESTA PEQUEÑA RESEÑA SE PUBLICÓ EL O6/10/2015.

Es una referencia que mantenemos como homenaje a su pasado, el de la original Casa Telleiro.

——————–

En Figueiró, Tomiño, frente al santuario de San Campio de Lonxe, este bar también acoge a muchos devotos visitantes y peregrinos que desean saciar la sed de su cuerpo tras haber cumplido con la de su alma.

Su diaria clientela está fundamentalmente compuesta por los parroquianos del lugar a los que también se les puede considerar feligreses. Su propietario es el popular y afable Tino Guerreiro, todo un “Experto en Vinos” como certifica una especie de diploma colgado en una pared, expedido en La Rioja y fechado en 1998 con motivo de una excursión. Condición que queda patente en sus diarios recorridos mañaneros de cata en compañía de sus amigos por otros establecimientos de la zona tras un copioso y contundente “almuerzo” que sobre las diez horas les prepara y sirve la gentil y sonriente Mari, la cual en ausencia del jefe queda a después a cargo de la barra.

Por las tardes las cosas cambian. De O Telleiro se hace cargo Felipe, hijo de Tino, todo un experto en el arte de tirar cerveza. Tanto que sus perfectas cañas nada tienen que envidiar a las de las mejores cervecerías de Madrid, lo que, sobre todo llegado el verano, deja muy sorprendidos a los foráneos que las prueban.

Y no sólo eso: los gin tonics, en la correspondiente copa de balón y aderezados con bayas de enebro, no los mejora el barman más especializado.

La iglesia de San Campio es, como se puede ver, de un acusado barroco portugués con sus torres rematadas por las correspondientes típicas cebolletas orientales.

Muy visitada por creyentes de distintas procedencias geográficas, es un templo abanderado. En la foto, de izquierda a derecha: la propia de San Campio, de inspiración italiana, parecida a las que se lucen en el Palio de Siena; y las de Galicia, España, Comunidad Europea y el Vaticano. En las torres están presentes la autonómica, la nacional y la europea.

En O Telleiro, aparte de los “almuerzos” para Tino y su cuadrilla de patrulla de descubierta vinícola, no se sirven comidas.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page