En portada

Artículo publicado

01/11/2003

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Caixanova y Caixagalicia compiten en vela

Caixagalicia se ha decidido por la gran competición, siguiendo la estela regia de las grandes regatas con fuerte cobertura mediática. La apuesta de Caixanova pasa por promocionar la vela ligera y apoyar así el futuro del deporte náutico en Galicia.

Caixanova y Caixagalicia compiten en vela

Para figurar en la élite de la vela, Corporación Caixagalicia ha optado por un proyecto basado en un Grand Soleil 56’ Race que ha obtenido unos magníficos resultados en esta temporada que acaba de finalizar, venciendo en el Campeonato de IMS del Mediterráneo, celebrado en Italia, en la Copa del Rey de Mallorca y en la regata SAR Infanta Elena – Caixagalicia de A Coruña, y con buenos puestos en Baiona, Sanxenxo y Canarias.

Por estas deportivas razones, también por las sociales que acompañan a estos eventos, José Luis Méndez ha tenido un espléndido verano, tras el cual pudo regresar a su despacho hecho un brazo de mar, luciendo un molón moreno marinero y con un abultado dossier de fotos junto a la familia real bajo el brazo.

Posó muy orgulloso a la caña de ese Fórmula 1 del mar que es el Corporación Caixagalicia, para después seguir las regatas, acompañado de sus invitados, a bordo de un espectacular Rodman 64 cuyo precio está en torno a un millón ochocientos mil euros y que también pertenece a la Corporación que preside.

El Correo Gallego titulaba así una información sobre las pruebas celebradas en la bahía coruñesa: “Poderío en el mar de un patrón de lujo que es el Rey en tierra”. Y subtitulaba: “Méndez acompañó en todo momento a Don Juan Carlos con semblante pletórico por el ambientazo del Náutico”.

Al día siguiente, el periódico compostelano volvía a apelar a tal “poderío”: “Méndez comprueba desde un yate el poderío del “Caixa Galicia”, que sigue arrasando con su imponente barco”.

Unas jornadas más tarde, Méndez volvió a lucir barco/s y palmito de patrón financiero y marinero en Baiona. Aunque su estrella no brilló tanto, ya que no era el anfitrión de la cosa.

Caixanova prefiere promocionar la vela

Mientras su tan estimado colega del norte ligaba bronce dorado, al tiempo que se glorificaba a sí mismo sobre las olas, desde su casa de Canido Julio Gayoso contemplaría pensativo aquellas velas que se movían allá lejos, por las Islas Cíes. Las velas de la regata Príncipe de Asturias, en la que el Corporación Caixagalicia hizo un buen papel.

Aunque sabe mucho de buenos y malos negocios de pesca, Gayoso nunca fue hombre de mar, le va mucho mejor tener los pies bien asentados en tierra firme. Por lo que cabe deducir que la estrategia de proyección náutica de Caixanova habrá sido diseñada por José Luis Pego, más cercano a los cambiantes vientos marineros de cada día y buen conocedor de las aguas de la Ría.

Caixanova apoya a la Federación Gallega de Vela, promociona la formación de nuevos regatistas y actúa como esponsor de los equipos autonómicos que compiten a nivel nacional en las distintas clases olímpicas bajo la denominación Selección Galicia-Caixanova. La entidad mantiene estrechas relaciones con los clubs náuticos de A Coruña, de Vigo y otros del litoral gallego, con los que organiza Juegos Náuticos o Semanas Náuticas.

Semana del Atlántico – Caixanova 2003

Acaba de finalizar con éxito una de las mayores concentraciones náuticas que tienen lugar en España, uno de los principales acontecimientos de la vela nacional y el único que se celebra en pleno Otoño.

Con la organización del Real Club Náutico, del 22 de Octubre al 2 de Noviembre, en la Ría de Vigo han competido más de 600 embarcaciones de muy distintas categorías procedentes de toda España, se ha celebrado el Campeonato de España de la clase Europa; el Campeonato de España de Cruceros en las clases C y D; regatas de tres clases olímpicas, otras siete clases internacionales de vela ligera y varias de vela pesada. Por el Náutico han pasado cerca de 2.000 tripulantes de todas las edades, aunque en su mayoría jóvenes.

La Semana ha tenido un discurrir paralelo con un Ciclo Cultural en el Centro Social Caixanova, que incluyó conferencias de navegantes tan conocidos como José Luis Ugarte y Jane Abascal y una excelente exposición fotográfica sobre temas del mar.

La diferencia está en el estilo

No es que no le agraden los fastos a Don Julio Gayoso, que, como es bien sabido, figurar también le gusta, y mucho, incluso en ocasiones se pone pinturero; pero en esto de la vela se mantiene en un plano más discreto. Es evidente que Caixanova prefiere hacer una labor de futuro. Además su director general seguro que no se va a subir a un barco como no sea para ejercer de turista de primera en un crucero de lujo.

Dos estilos, dos ciudades cabecera, dos Caixas. Los de arriba siempre fueron muy buenos vendedores de sí mismos, mientras que aquí se acostumbran a hacer las cosas de otra manera, con sustancia y con base. En este caso, para la base del deporte náutico.

Mientras que, en esto de la vela, la estrategia de Caixagalicia es puramente publicitaria, en la línea de las grandes multinacionales que poseen embarcaciones de gran competición, para que también puedan lucir y promocionarse sus altos directivos, el enfoque de Caixanova parece mucho más propio de una institución financiera de las características de una caja de ahorros.

Es decir, que la promoción de la vela ligera y de base como primer objetivo responde mucho mejor a la función de “labor social” que se les supone y que debe distinguir a estas entidades. Es, desde luego, mucho más rentable para el mundo de la vela gallega cara al futuro.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page