Punto de Mira

Artículo publicado

13/01/2010

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

CAUDILL0 FEIJOO

Este presidente de la Xunta está batiendo récords de precocidad. En tan sólo diez meses desde su toma de posesión ha puesto Galicia patas arriba, sacudida por peligrosos enfrentamientos

Parece que Núñez Feijoo se ha situado en medio del Atlántico, a la altura de las Azores, y se dedica a arrojar temporales con los peores vientos sobre Galicia. Lo suyo es crear fuertes borrascas que azotan sobre todo a las ciudades.

En alianza con el Bloque Nacionalista Galego, pretende el control político de una insensata Caja Única que se convertiría en un verdadero tornado, paradójicamente en algo ingobernable, no viable, una entidad abocada a su desaparición al cabo de unos años. Mucho peor: a partir de una injustificada absorción de Caixanova – que sí es viable – por parte de Caixagalicia. Una determinación que ya tenía tomada – como lo demuestran sobrados indicios ahora claros – en la campaña electoral; pero que no llevaba en su programa porque hacerla pública le restaría, con  toda seguridad, un considerable número de votos. Lo que se puede considerar como un fraude a los electores.

Ya ha logrado enfrentar al Norte con el Sur; y tiene a Vigo y a su extensa área de influencia en un peligroso estado de latente sublevación. Y no es Caballero, es la calle, que parece que Feijoo no se quiere enterar.

Hace aprobar por la vía de urgencia una ley de Cajas que será recurrida; y que, en todo caso, será anulada en su momento por otra superior de ámbito nacional.
 
Su actuación contradice el posicionamiento del presidente nacional de su partido, Mariano Rajoy, que ya ha expresado bien claro en diversos medios de comunicación que es contrario al asalto político de las Cajas. 

Desafía al Banco de España, máxima autoridad financiera del país, que es contraria a la fusión por razones técnicas. Y se atreve a expresar su malestar por la inminente visita de su gobernador, Miguel Angel Fernández Ordoñez, a Galicia. Como si viniera a meter las narices donde no le corresponde…

Suelta el decretazo del Galego, que le enfrenta, por ahora sin mayores derivaciones – están muy ocupados con lo otro – con los que son sus aliados nacionalistas independentistas aislacionistas en el tema de las Cajas.

Crea un "órgano único" para "regular" el sector audiovisual. Es decir, para ejercer desde arriba su control al modo de antaño.

A raíz del descarado e interesado apoyo de La Voz de A Coruña, tiene en contra a otros importantes medios de comunicación gallegos que en otros tiempos – estos más recientes – editaban en sintonía con el poder político.

Y está lo de Ourense, que puede resultar en un lío muy gordo, incluso  derivar en fraccionamiento del Partido Popular en esa provincia y nacimiento – o resurgimiento – de otra formación política, con el correspondiente desastre parlamentario para el grupo de Feijoo, que a Fraga ya le amenazaron con algo parecido.

¿Cómo se puede explicar todo esto? Pues, probablemente, por un exceso de ansia de ejercer el poder. De entender el poder político como imposición. A la manera de los amigos americanos de Chávez, los Ortega, Morales y Correa. Que también ascendieron mediante las urnas y creen que eso les da derecho a todo.

Pero ellos están en sus países y nosotros en el nuestro, en una democracia bastante más evolucionada y perteneciente a la Unión Europea.

A este caudillito que fue niño en una aldea de Os Peares, en el límite entre las provincias de Ourense y Lugo, le va a estallar Galicia en las manos. Por intentar manipular lo que él ha convertido en una bomba política.

¿Qué pasaría si Feijoo consiguiese sus propósitos y la sede de una Caja Única resultase en A Coruña? Menudo follón en media Galicia. Y lo mismo si la hipotética sede se radicase en Santiago, más lógico. Entonces ardería A Coruña. Y, probablemente, Santiago.

La que está montando este tío codicioso de mostrar ejercicio de poder.  Este caudillito que en mala hora nos ha salido en Galicia. 

V.E

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page