En portada

Artículo publicado

15/07/2008

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

CITROËN CELEBRA SU MEDIO SIGLO EN VIGO CON LA PRESENCIA DE LOS REYES

La factoría pasó de fabricar 3.600 vehículos en 1960 a 547.000 automóviles y 56.000 colecciones en 2007

CITROËN CELEBRA SU MEDIO SIGLO EN VIGO CON LA PRESENCIA DE LOS REYES

La planta del grupo PSA Peugeot Citroën de Vigo estuvo de fiesta. Finalizó la conmemoración de su cincuenta aniversario con un acto al que asistieron los Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, el presidente de vigilancia de la multinacional automovilística, Thierry Peugeot, el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, el alcalde de Vigo, Abel Caballero y otras autoridades.

En una breve visita, el monarca, que recorrió las instalaciones de la factoría acompañado por el director de la misma, Pierre Ianni, descubrió una placa conmemorativa y felicitó a la empresa por su 50 aniversario, al tiempo que deseó que prosiga su actividad muchos años más.

En este medio siglo la factoría Citroën ha vivido una auténtica revolución tecnológica, convirtiéndose en el primer centro de producción del grupo francés y en la segunda planta más productiva de Europa. Además, se ha situado como un auténtico motor para la economía y la creación de empleo de Galicia, pasando de cien trabajadores en 1958 a los 9.000 de la actualidad.

LOS COMIENZOS DE CITROËN EN VIGO

Citroën Hispania comenzó su actividad en Vigo en marzo de 1958, con el ensamblado de la furgoneta AZU en unos antiguos almacenes de la Aduana ubicados en la calle Montero Ríos, y una plantilla compuesta por un centenar de trabajadores.  Un mes después los primeros 25  vehículos embarcaban con destino a Casablanca (Marruecos) y se colocaba la primera piedra de la planta de Balaídos, en terrenos adquiridos por el Consorcio de la Zona Franca.

En agosto de 1960 Citroën se inició el traslado de la producción a las nuevas instalaciones, que en ese momento contaban con una superficie cubierta de 35.000 metros cuadrados y cerró el ejercicio con una producción de 3.600 vehículos anuales y una plantilla superior  al medio millar de trabajadores. Durante los primeros años la mayor parte de la producción se destinaba al mercado interior, y en 1965 se fabricaba en la planta viguesa uno de cada cinco automóviles vendidos en España en la categoría de turismos y derivados.

En la década de los setenta, mientras se producía una clara recesión mundial, la factoría experimentaba una magnífica evolución y en 1975 se produce un cambio de accionariado, al adquirir PSA el 90 por ciento del capital de Citroën, constituyendo el grupo PSA, tercer constructor europeo en dimensión en aquel momento.

La década de los ochenta fue decisiva para la modernización de la factoría, que fue pionera en la implantación de las nuevas técnicas de cataforesis para mejorar la resistencia de las carrocerías a la corrosión. También en ese periodo se construyó la primera línea de ensamblado totalmente robotizada y polivalente, y se creó la segunda línea de pintura de lacas. De forma paralela Vigo se situaba a la vanguardia del sector con la fabricación de modelos tan exitosos como los Citroën Visa, C15, BX, AX o el Peugeot 505.

EL SALTO ADELANTE DE LA FACTORÍA

1984 se convirtió en un año clave, ya que se comienza a fabricar la C15, lo que trae consigo  un gran impulso a la actividad productiva de la factoría y al desarrollo del sector auxiliar.

Los noventa se caracterizaron por el aumento de la flexibilidad, y el centro vivió la implantación de las nuevas técnicas de aprovisionamiento Just in Time y el lanzamiento de nuevos modelos como el Citroën ZX, Citroën Berlingo, Citroën Xsara y Peugeot Partner o a finales de la década del innovador monovolumen Citroën Xsara Picasso.

Todo ello motivó que en ese momento la fábrica gallega alcanzase una producción anual de 350.000 unidades, situándose como la segunda del grupo en vehículos fabricados y avalada como un referente en competitividad, buen hacer y capacidad de adaptación.

La última década del milenio trajo consigo cambios importantes para el Grupo y también para la factoría de Vigo que consiguió mayor autonomía y permitió la implantación de un modelo basado en la cooperación con los proveedores del entorno.

Además, en esos años la planta incrementó notablemente su actividad que llegó a duplicarse, pasando de los 1.200 automóviles diarios en 1998 a 2.024 a finales de 2002, año en el que batió todos los récords de producción.

Con 476.000 vehículos salidos de sus líneas y 45.600 colecciones, Vigo se posicionó como la planta con mayor producción del grupo y la segunda de Europa.

El año 2000 supuso otro hito para la planta, que por entonces se encontraba inmersa en un proceso destinado a mejorar la competitividad  y hacer frente a un entorno mundial de fuerte competencia. Este proceso supuso la ampliación y modernización de las instalaciones y la apuesta por las innovaciones técnicas.

Seis años después la factoría vivió el lanzamiento industrial del Citroën C4 Picasso, que se comenzó a producir en exclusiva mundial y supuso nuevas e importantes inversiones.

En marzo del pasado año  Pierre Ianni se incorporó a la dirección del centro de Vigo con el objetivo de asegurar su posición como planta de referencia en Europa, y el ejercicio se cerró  con la producción de 547.000 vehículos y 56.000 colecciones CKD, lo que supuso el mejor año de su historia y le permitió alcanzar  el récord de producción en España.

El último hito de la fabrica viguesa se produce este mismo año, cuando la multinacional comenzó con el lanzamiento de los nuevos Citroën Berlingo y Peugeot Partner, para lo que fue necesario realizar una inversión superior a los 218 millones de euros, destinados a acometer importantes modificaciones en las instalaciones y los medios técnicos de la planta.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page