En portada

Artículo publicado

23/01/2011

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

CON DIBUJOS A FEIJOO

Coincidiendo con la inauguración en precario de la mal llamada Ciudad de la Cultura, con insistencia publicitada desde la televisión de la Xunta como un gran bien para Galicia, en la población de Goián, en el Baixo Miño, un grupo de madres lleva a cabo una recogida de firmas en protesta por la situación en que se encuentra el centro … Continuar leyendo "CON DIBUJOS A FEIJOO"

CON DIBUJOS A FEIJOO

Coincidiendo con la inauguración en precario de la mal llamada Ciudad de la Cultura, con insistencia publicitada desde la televisión de la Xunta como un gran bien para Galicia, en la población de Goián, en el Baixo Miño, un grupo de madres lleva a cabo una recogida de firmas en protesta por la situación en que se encuentra el centro de educación infantil y primaria de la localidad.

Un centro que no ha experimentado ninguna ampliación ni reforma  desde 1986 excepto obras de urgencia en los baños llevadas a cabo por el ayuntamiento de Tomiño, aunque no eran de competencia municipal y sí de la Consellería de Educación.

Sin haber sido renovado desde hace 27 años, quince con Fraga en el poder, el CEIP Pintor Antonio Fernández se encuentra saturado, sin aulas suficientes para sus casi 200 alumnos y con las instalaciones en deficientes condiciones. Una situación que se ha agravado en los últimos cuatro años, en los que se produjeron cincuenta altas de alumnos.

Se trata de una evidencia: en nuestra geografía se dan decenas de casos como este. Son demasiados los centros de enseñanza en dificultades que siempre reciben de la Consellería de Educación la misma respuesta a sus demandas: no hay dinero. 

GALICIA PADECE UN CONSIDERABLE DEFICIT CULTURAL

Con solo una parte de los cientos de millones empleados en Monte Gaiás para construir a medias la Ciudad del Faraón a mayor gloria de Fraga y por su personal iniciativa se podían haber paliado no pocas de las carencias del sistema educativo gallego. Dotando a los centros de enseñanza de instalaciones con las mínimas condiciones; y a los alumnos de secundaria de un númer suficiente de ordenadores (aunque les parezca a algunos un lujo propio de Holanda)

Porque no debemos olvidar que Galicia es un territorio atrasado en el contexto europeo también en el aspecto cultural, en el plano de la educación de la población. No podemos mirar para otro lado, sino tener muy presente que aquí se arroja indiscriminadamente basura a los montes, incluidos viejos enseres; se queman después esos montes; se carece de sensibilidad y respeto por el patrimonio arquitectónico y artístico e impera el "feísmo" sobre un extraordinario paisaje natural. Un país en el que se vota a políticos como Louzan y Baltar.

TENEMOS UN SISTEMA EDUCATIVO EN PRECARIO

Una deficiencia cultural que se debe corregir en las nuevas generaciones mediante calidad de enseñanza. Pero Fraga optó por levantar esa Ciudad de la Cultura con unos costes que Galicia no se podía permitir. La prefirió antes que sentar las bases de un buen sistema educativo, lo contrario de lo que hubiera hecho un gobernante prudente.

Se impuso la magalomanía. Y ahora los fondos necesarios para mantener abierta y gestionar esa porción de Ciudad de la Cultura que el sucesor de Fraga acaba de inaugurar se detraerán de los presupuestos que se deberían emplear en una verdadera labor cultural como inversión de futuro para este país, que pasa por una mejor formación de los que ahora son niños y adolescentes. Esto a Núñez Feijoo tampoco parece importarle.

Lo que podrían hacer las madres de Goián, aparte de recoger firmas y movilizarse, es solicitar de esos doscientos niños y niñas otros tantos dibujos que hagan referencia a la situación en que se encuentra su colegio. Que monten una gruesa carpeta y se la envíen a Núñez Feijoo para que se entere bien enterado, que los niños se expresan muy bien, con toda claridad, mucho mejor que nosotros.

Y que a los niños del Baixo Miño se unan los de toda Galicia cuyos colegios se encuentren en las mismas precarias condiciones. Quizás así, inundando el despacho de Feijoo de dibujos, pudieran conseguir algo. Unos dibujos que después se podrían exhibir en salas de la Ciudad de la Cultura, que necesita de contenidos. Tendrían, seguro, un gran éxito. 

RAMÓN EIXAS

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page