En portada

Artículo publicado

24/08/2014

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

EL APOSTOL SANTIAGO PUDO HACER UNA PARADA EN BOUZAS

En la imagen Paulino Freire Gestoso, quien a lo largo de más de tres décadas ejerció como cofrade mayor del Cristo de los Afligidos y defiende que la barca que trasladaba el cuerpo decapitado del Apóstol Santiago hacia Iria Flavia realizó antes una escala en su parroquia.

EL APOSTOL SANTIAGO PUDO HACER UNA PARADA EN BOUZAS

Se basa Paulino Freire Gestoso, nacido en el año 1934, en un relato medieval escrito en portugués que él recogió en su libro "El Cavallero de las Conchas" (así, con uve, por su origen) publicado en 2006.

La historia, más o menos, es esta: con ocasión de un gran bodorrio en la playa de Bouzas se celebraban unas justas entre caballeros hasta que uno de ellos – precisamente el novio – se internó con su montura en el mar para desaparecer ante la consternación de los presentes. Para un preocupante tiempo después surgir triunfante y cubierto de conchas de vieira, tal que un milagro, pues coincidió con la llegada de la barca que traía al mismísimo Santiago y que se disponía a hacer una escala antes de enfilar hacia su destino final. De ahí deduce Paulino Freire que el símbolo jacobeo de la vieira también procede de Bouzas, por lo del caballero.

Motivo por el cual en la antigua villa marinera existe una Orden do Cavaleiro das Cunchas que preside el propio Paulino.

RESULTA NO TAN EXTRAVAGANTE TEORÍA

Lo del caballero y las conchas semeja un tanto fantasioso, entre otras razones porque en los años 40 d.C, cuando fue ejecutado Santiago el hijo de Zebedeo, no debía haber muchos caballeros por estas costas; y además la Edad Media con sus justas entre nobles quedaba muy lejos.

Pero la escala de la barca en Bouzas sí que podría haber ocurrido. Una embarcación que no era de piedra, sino uno de los modelos que en tiempo de los romanos se utilizaban para el transporte de piedra entre puertos del Oriente Medio, de ahí el equívoco semántico. Y una pequeña nave que, llevando a bordo el cuerpo decapitado de Santiago, estaba tripulada por siete expertos nautas y santos varones.

En tan largo periplo a vela y remo desde Jaffa, atravesando todo el Mediterráneo y cruzando el estrecho de Gibraltar para después subir por la costa de la península ibérica, lo lógico es que en la "Traslatio", que dicen los eruditos, la famosa embarcación tocara un buen número de puertos, entre otras razones porque necesitarían los navegantes hacerse con provisiones proteínicas, también con agua, arreglar desperfectos y descansar un poco. Algunos expertos jacobeos apuntan, asimismo, a la necesidad de adquirir sal para la conservación del cadaver.

Dado que, como bien saben las gentes del mar, la costa del actual Portugal es muy dura de remontar, no debe resultar extraño que los bienaventurados tripulantes desearan descansar e incluso asearse un poco antes de dirigirse a la Ría de Arousa para entregar el cuerpo. Y, por qué no, aprovechar para tomarse unos tragos de lo que fuera, que en Bouzas igual ya había tabernas. Aunque también se debe considerar que la elección de la Ría de Vigo pudo deberse a la necesidad de refugiarse de algún temporal que azotaba fuera de Cíes. Y ningún lugar mejor para recalar que la que sería cuna de los Freire.

Todo esto, repetimos, se puede valorar como bastante verosimil. Lo del Caballero de las Conchas, en cambio, nos parece un poco de adorno.

Paulino Freire Gestoso, que es hombre piadoso pero con gran espíritu comercial, no sólo defiende su teoría sino que ha registrado en la oficina de patentes y marcas la siguiente denominación: "Ruta Marítima do Apóstolo Santiago a Galicia". Su libro se puede encontrar en la Cofradía del Santísimo Cristo de los Afligidos de Bouzas (ver aquí para mayor información)

J.L. FRAGOSO

Ver también: LOS FREIRE DE BOUZAS


Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page