En portada

Artículo publicado

05/09/2018

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

EL ´FEISMO´ EN EL RURAL GALLEGO
PROGRESA HACIA LA MODERNIDAD

Muy acertadamente se dio en llamar así, ´feísmo´, para definir el mal gusto, el descuido estético tan presente desde hace décadas en las nuevas construcciones de nuestro mundo rural.

EL ´FEISMO´ EN EL RURAL GALLEGO | PROGRESA HACIA LA MODERNIDAD

Ya se ven menos casas con patas, aquellas de dos plantas, la de abajo sin terminar, con las fachadas abiertas, aunque siguen estando muy presentes por toda la geografía gallega esas otras que se quedan sin pintar, a cemento visto, lo que resulta más barato y no cotiza por fin de obra.

Y están las viviendas que sí se pintan; pero en unas increíbles excesivas combinaciones cromáticas muy del gusto malo de los paisanos gallegos. Viviendas  que en muchas ocasiones son vecinas de otras que hacen alarde de las más arriesgadas alternancias, también cromáticas, de increíbles mezclas de azulejos en sus fachadas, cuanto más mareantes para el sorprendido forastero mejor.

Lo anterior acompañado de las famosas ´chapuzas´ de todo tipo, como la utilización de viejos somieres metálicos a modo de cierres y tantos etcéteras, en abundantes casos mostrando una gran imaginación.

Se trata de verdaderos atentados contra el entorno, lo que ha llevado a la Xunta a tratar de imponer – más bien proponer – determinadas medidas. No lo tiene fácil el gobierno gallego, pues se trata de una arraigada y endémica falta de criterio estético, por decirlo así, que no se ha podido solucionar ni con unas últimas generaciones bien escolarizadas.

Igual es algo genético. O puede que esa inclinación hacia el variado colorín tenga que ver con el clima, para compensar los grises de buena parte del año.

EL CASO DE UNA BARRACA DE IMPORTACIÓN ADAPTADA A LA QUERENCIA GALLEGA 

Por otra parte, todo evoluciona. Y, con un mayor poder adquisitivo, el mal gusto de los paisanos también.

Y como muestra el adefesio de la foto de arriba, un modelo de casa ´móvil´ o ´transportable´ de fabricación francesa, una vivienda importada que llegó a través del puerto de Vigo. En realidad, de móvil tiene poco, aunque debajo lleve unas ruedas que no sirven para nada. Y transportable lo es; pero, siendo de pesada estructura, en dos módulos que se ajustan, para su traslado e instalación precisó en este caso de un transporte especial además de una gran grúa para posarla sobre el terreno.

Se encuentra desde hace unos meses en una zona de gran belleza natural próxima al Baixo Miño.

La vivienda es ya fea en sí misma, con aspecto de barraca en blanco y verde; pero a sus orgullosos propietarios no les debió parecer lo bastante, por lo que decidieron darle un toque personal de chapuza gallega, pasándose un tanto.

De entrada, optaron por proporcionarle un cierto aire clásico mediante una especie de frontis o lo que sea conformado por cuatro columnas que, tras consultar algún libro de arquitectura clásica griega, seguramente quisieron ver jónicas. Unas columnas con rupestre capitel que, como fuerte contraste, soportan unos inverosímiles toldos cuya utilidad es dar sombra al tiempo que se alzan y ondulan para juego del viento; y que también podrán servir como depósitos de agua en tiempo de lluvias, agua que, inmediatamente filtrada por el propio tejido, después se será utilizada, de manera muy práctica, para la limpieza del porche.

El espacio frente a la casa sirve, como es casi norma, para amontonar de todo: pellets, bidones, bloques de cemento, cosas que seguramente tendrán su buen uso, incluso un fregadero externo, también una moto. Puro rebuscado chabolismo que se puede considerar hasta presuntuoso. Y no del barato, porque estas casetas cuestan una pasta.

Es el progreso, el desarrollo económico que también afecta al ´feísmo´ y el regusto por la imaginativa chapucería en Galicia.

En países más estéticamente civilizados, por expresarlo así, estas cosas están prohibidas. Y además se multan.

En Galicia se permiten. Puede que debido a que forman parte de la incultura transmitida en la que sigue sumido el mundo rural y no tan rural.

B.C

Aquí enlace a la amplia selección de CHAPUZAS GALLEGAS que se encuentra en el diario La Voz de Galicia

Y de Vigoempresa.com, publicado el 06/11/2016: ES TIEMPO DE SETAS, BASURA E INCULTURA EN NUESTROS MONTES

 

 


 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page