En portada

Artículo publicado

17/08/2014

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

EL MÁS BORDE DE LA CASTA POLÍTICA ALFONSO RUEDA VALENZUELA

En un sistema de listas abiertas tendría muy escasas o prácticamente nulas posibilidades de resultar elegido. A pesar de ser un político programado desde la infancia, o quizás precisamente por eso, a sus mentores les salió desabrido y hasta maleducado. Se presenta con un permanente rictus de desdén, exhibiendo aires de sentirse superior y por encima de la masa ciudadana que acude a las urnas y de la que vive. No resulta nada empático, todo lo contrario. Y así sólo se puede formar parte de un paquete electoral en lista partidista cerrada, como es su caso.

EL MÁS BORDE DE LA CASTA POLÍTICA ALFONSO RUEDA VALENZUELA

De Alfonso Rueda Valenzuela se puede decir que pertenece al PP y a la casta política desde la misma cuna. Que vino al mundo en el seno del partido para inmediatamente comenzar a mamar de la nutricia actividad de la que vivía su familia.

El padre, José Antonio Rueda Crespo, natural de Jaén, fallecido en 2012, funcionario y técnico agrónomo, había sido jefe provincial del Iryda (Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario) Con la democracia consiguió ser concejal por el ayuntamiento de Silleda y después senador. Entre 1983 y 1986 ejerció como vicepresidente de la diputación provincial con Mariano Rajoy, de quien era hombre de confianza. Posteriormente, como empleo con formato de retiro remunerado, obtuvo el puesto de Jefe del Servicio de Costas de Pontevedra. Pero el niño le iba a superar en cargos por mucho.

Así, en cuanto tuvo edad, Alfonso Rueda (1968) entró a formar parte de las huestes de Nuevas Generaciones del PP en su Pontevedra natal. Con más facilidades y contactos que otros jóvenes aspirantes, a los veinticinco años, en 1993, ya era presidente de la organización en la ciudad. Una falange de chicos y chicas que lo tienen muy claro: aspiran en el futuro a sobrevivir del voto de los demás.

DE SECRETARIO MUNICIPAL A SECRETARIO GENERAL DEL PARTIDO

Estudió Derecho en Santiago. Terminada la carrera y especializado en administración local, el primer movimiento estaba cantado: secretario municipal. Lo que le llevó, sucesivamente, a los ayuntamientos de Cervantes, A Cañiza y finalmente Cambados.

Una especie de meritoriaje hasta ser nombrado jefe de gabinete por Xesús Palmou, Conselleiro de Justicia e Interior de 2003 a 2005, que, habiendo sido también concejal de A Estrada, era buen amigo de su padre. Más adelante, en 2006, Núñez Feijoo, convertido en presidente de los populares de Galicia, le reconoció los méritos al nombrarlo Secretario General del partido. Ya estaba montado en la gran noria: a partir de 2009, Consejero de Presidencia. Y en 2012, además, vicepresidente de la Xunta de Galicia. 

SIN FORMACIÓN PARA ACTIVIDADES FUERA DE LA POLÍTICA                           

Desde infante siguiendo paso a paso el camino proyectado. Lo malo de estos políticos prefabricados es que siempre han vivido en una burbuja. Tan programados desde la niñez hacia objetivos perfectamente definidos que no tuvieron tiempo para viajar lo suficiente. O no se lo permitieron, para que ante otros mundos no se vieran tentados a cambiar su percepción de las cosas. Ni tampoco muchos de ellos se pudieron permitir las transgresiones propias de la juventud, tan necesarias para el desarrollo mental de las personas. Ni otros etcéteras.

Por lo que se les puede suponer un desconocimiento bastante general de la sociedad. Aunque eso es algo que tampoco les incomoda demasiado: su mayor interés es conocer estadísticamente cómo reaccionarán los ciudadanos anónimos ante los mecanismos electorales que a ellos les proporcionan el cargo y el sustento. De manera que, siendo engranajes del sistema, no sirven para otra cosa que no sea la política.

Pero en el caso de Alfonso Rueda, si el PP perdiera las próximas elecciones él siempre encontraría acomodo remunerado al formar parte del aparato.

Por algo en los partidos políticos españoles no quieren ni oir hablar de listas abiertas.

Está casado – dos hijas – con Marta Coloret Lamas, empleada de banca y empresaria.

Ver también:
LA ETNIA DE LOS RUEDA-GARRIDO-VALENZUELA

P.BOTERO

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page