Punto de Mira

Artículo publicado

05/01/2019

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

EL FEO NUEVO BALAÍDOS ES RESULTADO DE UN DELIRIO ANTIESTÉTICO DE ABEL CABALLERO (que dice que será un Guggenheim)

En lo personal es un cantante y de vez cuando le sale el pelo de la dehesa mostrando su fondo palurdo. Se atreve con todo, incluso, en sus días de ostracismo político, a publicar novelas sin saber escribir. De sonrisa floja, cuando quiere ser simpático en publico le salen las mayores paridas. Quizás debido a sus complejos, que tiene no pocos, es un tipo populista de afanes totalitarios. Pero a pesar de lo anterior, por sus bien publicitados afanes en pro de Vigo acompañados de una reseñable gestión económica del ayuntamiento, en el cómputo general es un buen alcalde. Por eso, con sus votos, la gente le otorga tan amplias mayorías. También porque no se le ven intenciones de sacar tajada económica del cargo, que varios llamativos ejemplos anteriores hubo que ni siquiera se preocupaban de disimular. Más bien al contrario.

EL FEO NUEVO BALAÍDOS ES RESULTADO DE UN DELIRIO ANTIESTÉTICO DE ABEL CABALLERO (que dice que será un Guggenheim)

Seguro que molesto porque no le es posible controlar algo tan profundamente vigués como es el Celta, una sociedad anónima deportiva con sus accionistas y gestores, con la reforma de Balaídos Abel Caballero el Iluminado se tiró a una piscina sin agua. Aunque aun va por el aire, ya se la pegará.

Ver aquí: SAN MAMÉS Y BALAÍDOS, QUE SERÁ UN GUGGENHEIM SEGÚN ABEL CABALLERO

La reconstrucción del estadio comenzó como una gran chapuza mal concebida y peor planificada. De ahí los problemas que persisten y que, en parte, provocan los enfrentamientos con los dirigentes del Celta.

Cuando esté terminado, el nuevo Balaídos será – ya resulta para nota en la parte construida – un enorme adefesio arquitectónico. Ocurre que Caballero tiene un pésimo gusto tirando a un cateto sentido de la estética, como demostró en varias de sus actuaciones municipales de carácter, digamos, decorativo. Destrozando la perspectiva de la Avenida de Coia tras meter un pesquero en la rotonda, por ejemplo. Las luces de Navidad se las dieron ya diseñadas, menos mal que no metió baza.

Su ilusión, probablemente, es que algún día Balaídos se llame Estadio Abel Caballero. Igual le da tiempo a bautizarlo él mismo.

Ver aquí: CABALLERO SERÍA UN BUEN ALCALDE … SINO SE COMPORTASE COMO ABEL CABALLERO

Y algo que no le gusta que se divulgue: ES HIJO ADOPTIVO DE A CORUÑA. SE LO TIENE MUY CALLADO

V.E

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page