En portada

EL OTRO MUNDO DEL MIÑO

Las villas fronterizas portuguesas desde Monçao a Caminha, pasando por Valença do Minho y Vila Nova de Cerveira, son un ejemplo de sensibilidad y respeto hacia sus magníficos legados históricos, culturales y arquitectónicos, también de buen urbanismo.

EL OTRO MUNDO DEL MIÑO

El 25 de Abril de 1974 tuvo lugar la Revolución de los Claveles y de repente todo cambió en Portugal. En España, Franco no fallecería hasta un año y medio después, en Noviembre de 1975.

Por aquellos años, ya desde 1972, los catalanes atravesaban la frontera para ir a Perpignan, al famoso cine Le Castillet, para poder ver películas como la mítica "El último tango en París", en la que Brando instruía a los espectadores sobre usos no gastronómicos, aunque puede que culinarios, de la mantequilla.

Así que, inspirados por aquello, los Bombeiros Voluntarios de Vila Nova de Cerveira hicieron gala, al calor de la Revoluçao, de una oportuna visión comercial comenzando a proyectar "Emmanuelle" y otras cintas similares en su cine-teatro.

El éxito fue considerable: los fines de semana llenaban todas las sesiones con españoles y los bombeiros se forraron. Los cientos de asistentes transfronterizos que viajaban apretados en vehículos de la época, como los Seat 850, tendrán hoy más de sesenta años y seguro que no se atreven a pasar el ridículo de contar aquello a sus hijos, algunos de los cuales serán, probablemente, producto de los entusiasmos varoniles con los que regresaban a casa.

Tras la muerte en España del llamado Caudillo se terminó el negocio de los Bombeiros, que habían sabido invertir los considerables réditos en la renovación de su material. Aunque las magníficas instalaciones que hoy poseen, que ya quisieran para sí los bomberos de Vigo, las consiguieron posteriormente a través otras vías de financiación oficiales y de carácter europeo.

A partir de entonces Vila Nova de Cerveira – Cerveira que dicen los portugueses – supo comenzar a buscarse su estupendo presente mediante otros rumbos.

DE PEQUEÑA MECA DEL CINE ERÓTICO A EJEMPLAR "VILA DAS ARTES"

El arte del cine amatorio de tono subido de la época dio paso al protagonismo de las Artes Plásticas con el nacimiento de la Bienal de  Cerveira, cuya primera edición se celebró en 1978, a la que acudieron artistas de Galicia y numerosos visitantes también gallegos pero movidos por otras aficiones.

Una Bienal que va por su XVIII edición y que este año se celebrará, como siempre, en el Forum Municipal, entre el 18 de Julio y 19 de Septiembre. Una iniciativa que marcó el buen camino y que dotó al pueblo de una identidad claramente manifestada: "Vila das Artes", lo que se traduce en las numerosas esculturas presentes en sus plazas y calles, nada menos que veinticuatro piezas escultóricas en un casco urbano tan reducido. Naturalmente, algunas representando "cerveiras" o ciervos. Más tarde, en 1992, tuvo lugar la creación de la Escuela Superior de Arquitectura Gallaecia, con un alto porcentaje de alumnado de este lado del Miño.

Una villa así tenía que contar con una magnífica Biblioteca Pública como la que funciona ocupando el mejor edificio de la villa, una notable construccion neoclásica del Siglo XVIII denominada Solar dos Castros, frente a la también destacada, de la misma época, que ocupa la Cámara Municipal o ayuntamiento(en la foto)

Preside el pueblo el recinto amurallado conocido como O Castelo, que levantó el rey Don Dinis en el Siglo XIV y que hasta hace unos años acogió una de las Pousadas más bellas de Portugal. Muy cerca, en la parroquia de Lovelle se encuentra un relevante yacimiento arqueológico en lo que fue emplazamiento de una importante villa romana, conservándose numerosos restos.

A PONTE DA AMIZADE SUPUSO UN FUERTE IMPULSO PARA LA ECONOMÍA DE CERVEIRA

En 2004 se inauguró el Puente de la Amistad o da Amizade entre Goián y Cerveira, que atracó para siempre el transbordador que unía ambas márgenes del Miño. Y comenzó una nueva época.

La comunicación a través del puente lanzó la Feria de los Sábados, que pronto se comió a la más antigua que se celebra en Valença los miércoles. Con centenares de puestos en una explanada junto a las murallas, en un extraordinario recinto perfectamente urbanizado para este propósito, se ha convertido en la mayor del norte de Portugal. Por la animación y gran afluencia de público, se trata de todo un espectáculo semanal que aporta muy considerables ingresos al ayuntamiento y que deja notables beneficios en el pueblo por el consumo de los visitantes. Además, los segundos domingos de cada mes tiene lugar un Mercado de Velherías o antiguedades.

El mercado y el turismo son los motores económicos de Cerveira, que cuenta en su término municipal con algunos magníficos hoteles y restaurantes de buen nivel, además de todo tipo de tiendas de alimentación y artesanía.

PUEBLO MODÉLICO, CON EXCELENTES DOTACIONES

Los ingresos provenientes de la feria y del turismo han permitido a Vila Nova de Cerveira dotarse de estupendas instalaciones, llamando la atención las Piscinas Municipales que ocupan un pabellón cubierto de atractiva arquitectura que recuerda – a pequeña escala – a la de la Ciudad de las Artes de Valencia; y que utilizan no pocos vecinos de este lado del río. A las que hay que sumar un Pabellón de Deportes, pista de atletismo, excelente campo de fútbol y polideportivos en todas las parroquias.

Mención muy especial merece el Paseo Fluvial, cuidadísmo, con sus caminos, praderas y esculturas, donde se encuentra el interesante Aquamuseum Rio Minho, cuyos contenidos están ordenados didácticamente siguiendo el recorrido del Miño desde Lugo a su desembocadura.

También hay que reseñar la Playa Fluvial, en Lovelle. Y, para que nada falte, en otro orden de cosas, a unos kilómetros en dirección Valença se encuentra el Parque Empresarial donde se radican algunas empresas españolas.

No está mal todo lo anterior para una población que anda por los 10.000 habitantes, unos mil quinientos en el casco urbano y el resto repartido entre las catorce "freguesías" o parroquias.

En contradicción con todos los indicadores económicos oficiales referentes a Portugal, Cerveira es una localidad ejemplar que por su cultura, buen vivir y urbanismo podría encontrarse en una de las zonas más desarrolladas de Europa.

Por cierto, al alcalde de Cerveira nunca se le ocurriría colocar un horrible, enorme y aparatoso barco en una rotonda. Allí prefieren magníficas esculturas.

R.EIRAS

ESTA CRÓNICA PRETENDE REFLEJAR NUESTRA ADMIRACIÓN POR ESTA VILLA Y POR LAS OTRAS PORTUGUESAS QUE SE ASOMAN AL TRAMO FINAL DEL MIÑO.

Ver también:

Vila Nova de Cerveira. Turismo de Portugal


Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page