En portada

Artículo publicado

25/03/2018

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

EMPRESARIOS VIGUESES QUE FUERON PIONEROS DEL ALBARIÑO

Iniciaron importantes bodegas algunas de las cuales fueron más tarde vendidas a grupos foráneos. En 1988 se constituyó – era desde 1980 una Denominación Específica – la Denominación de Origen Rías Baixas con sus correspondientes reglamentos y abarcando las tres primeras subzonas: Salnés, Condado y Rosal. Algunos empresarios vigueses interesados en la naciente industria de … Continuar leyendo "EMPRESARIOS VIGUESES QUE FUERON PIONEROS DEL ALBARIÑO"

EMPRESARIOS VIGUESES QUE FUERON PIONEROS DEL ALBARIÑO

Iniciaron importantes bodegas algunas de las cuales fueron más tarde vendidas a grupos foráneos.

En 1988 se constituyó – era desde 1980 una Denominación Específica – la Denominación de Origen Rías Baixas con sus correspondientes reglamentos y abarcando las tres primeras subzonas: Salnés, Condado y Rosal. Algunos empresarios vigueses interesados en la naciente industria de la viticultura dirigieron sus pasos a las dos últimas.

En O Condado ya estaba instalado Alejandro Barreras desde 1955, año en el que había adquirido la magnífica finca Fillaboa, en Salvaterra do Miño, que en el pasado había sido propiedad de Manuel Bárcena y que contaba con una historia vinícola, pues a finales del Siglo XIX allí se elaboraba un vino que luego se exportaba a los países sudamericanos.

Pero Alejandro Barreras no se decidió por el vino hasta que se creó la Denominación. Fue entonces cuando, partiendo de las cepas antiguas, también de nuevas plantaciones, comenzó, con la etiqueta A Fillaboa, un vino que pronto alcanzó la fama que merecía por su calidad, lo que más tarde atraería al potente Grupo Masaveu, que adquirió la bodega y la propiedad en el año 2000.

Por aquellos años ochenta también se adentraron en este mundo los hermanos Fernández-Cervera, que optaron por una pequeña bodega y la compra de 5 Has. de terreno en O Rosal. El vino se llamó Lagar de Cervera y Rioja Alta S.A entró en la sociedad. Poco tardó la firma riojana en hacerse con la totalidad de las acciones, con lo que la bodega pasó a denominarse Lagar de Fornelos, aunque el vino sigue manteniendo su etiqueta inicial. La extensión de los viñedos alcanza hoy las 76 Has.

Otra empresa iniciada por vigueses y que terminó en manos foráneas es Pazo San Mauro, como A Fillaboa en Salvaterra. Los hermanos Ventura y Domingo Villar se hicieron en 1982 con un pazo rodeado de una gran plantación de frutales que decidieron reconvertir en viñedo. En 2003 la bodega fue adquirida por otra empresa riojana, Marqués de Vargas.

EL GRAN SANTIAGO RUIZ Y TERRAS GAUDA EN O ROSAL

Santiago Ruiz será siempre recordado por su amor al vino de O Rosal y reconocido por haber sido uno de los principales y más representativos impulsores del prestigio de la Denominación Rías Baixas. De seguro que no le importaría saber, si le llegaran las noticias, que el vino con su nombre y tan peculiar etiqueta pertenece ahora al fortísimo conglomerado internacional con base en Portugal llamado Sogrape, el cual se encuentra presente en Argentina, Chile y Nueva Zelanda, también en Jerez. Sogrape adquirió la bodega a Mercapital, sociedad que la había comprado Lan, que, a su vez, la había adquirido en primera instancia a Santiago Ruiz.

No le importará porque de esta manera su vino – que siempre lo seguirá siendo – está presente en todo el mundo. Y además su hija Rosa, que buenos motivos tiene para sentirse orgullosa de la obra del padre, es su continuadora al frente de la gestión de la bodega.

Aquel espíritu innovador lo recogió en 1989, con otra dimensión, José María Fonseca Moretón, que no era empresario, sino funcionario del INEM. Pero que demostró tener una extraordinaria visión empresarial creando, con socios, entre ellos viticultores de la zona, las firmas Viñedos do Rosal y Adegas das Eiras.

Hoy día el Grupo Terras Gauda controla 160 Has. y alcanza una producción de hasta un millón y medio de botellas. También está presente en el Bierzo desde 2002; y en Ribera del Duero desde 2010. Además ha adquirido, para diversificar, A Rosaleira, una tradicional firma de conservas vegetales producidas de manera artesanal.

El éxito de Fonseca Moretón y sus colaboradores más cercanos se ha basado en una magnífica estrategia de imagen y mejor mercadotecnia.

D
E LA AUTOMOCIÓN Y LAS FINANZAS AL MUNDO DEL VINO

También en O Rosal, en As Eiras, una bodega familiar y de siempre es O Aforado, propiedad de Daniel Alonso, que allí tenía su solar natal y era empresario en Vigo, titular de un concesionario de Citroën. Su querencia por el terruño y el vino se reflejaba en la calidad del producto. La bodega, pequeña pero muy bien equipada, sigue en manos de sus hijos.

Por su parte, el presidente del Celta y hombre de muchos negocios, Carlos Mouriño, adquirió en 2013 otra pequeña joya también en O Rosal, Quinta de Couselo. Se trata también de una bodega tradicional, que era de carácter familiar; pero con el más moderno equipamiento y que produce un excelente y reconocido vino.

Y si volvemos a O Condado, bastante más reciente es la historia protagonizada por Fernando Bandeira García y Antonio Ruiloba Molins. Aunque también tiene que ver con O Rosal, pues allí fue fundada La Val en 1985 por un empresario de hostelería de As Neves, José Limeres, propietario de conocidos restaurantes en Madrid. Para, en busca de una mayor extensión de viñedo, en 2003 trasladarse a Arantei, parroquia de Salvaterra de Miño.

Fernando Bandeira, de familia que tuvo importante negocio de vinos en Vigo, licenciado en ciencias empresariales, ya era gerente de La Val desde 1996. En 2010 se asoció con Antonio Ruiloba, también licenciado en empresariales y con una trayectoria profesional que se desarrolló primero en la industria de la automoción – en una multinacional viguesa – y posteriormente en una corporación financiera, para comprar la bodega a Limeres. Antonio Ruiloba se ha volcado en el mundo del vino, lo vive con pasión y ejerce de gerente mancomunado de La Val con Bandeira.

Como se ve, larga e intensa ha sido desde hace muchos años la implicación de empresarios vigueses en el desarrollo del mundo del vino, tanto en O Rosal como en O Condado.

R. EIRAS

O Salnés, donde se concentra más de la mitad de la producción y las plantaciones de la D.O Rías Baixas, cerca del setenta por cien, tiene su propia estructura empresarial encabezada por las dos grandes cooperativas, Martín Codax y Condes de Albarei, que agrupan a los muchísimos pequeños viticultores de aquella zona. Aparte de las bodegas de mayores o menores dimensiones propiedad de empresarios locales.

Para datos estadísticos ver la página D.O. RIAS BAIXAS

Ver también, publicado anteriormente: EL RENACIMIENTO DEL ALBARIÑO GRACIAS A LOS PAZOS Y LA LITERATURA

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page