En portada

Artículo publicado

17/01/2010

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

ESTA VEZ LA CIUDAD SE DEFIENDE

Faro de Vigo cumple, por fin, con un papel que durante bastantes años había olvidado: la defensa de los intereses de la ciudad en la que nació y donde tiene la mayoría de sus lectores.

ESTA VEZ LA CIUDAD SE DEFIENDE

Los actuales responsables del diario han terminado por entender el sentimiento de los vigueses y, aunque empezaron con tibieza, ahora apoyan a una entidad tan nuestra como es Caixanova, que está sufriendo una agresión, un intento de expolio sin precedentes impulsado desde A Coruña.

La toma de posición de Faro de Vigo – la que le corresponde por historia -ayudará al diario a recuperar el prestigio perdido en los últimos tiempos, en los que incluso llegó a causar un considerable daño a Vigo, como en el asunto de la ampliación de los muelles del Areal, tan presente otra vez.

Una defensa de Vigo necesaria, puesto que desde A Coruña utilizan toda la artillería y como portavoz de su campaña a su principal medio de comunicación, La Voz de Galicia, el mismo que llevó a Núñez Feijoo a la presidencia de la Xunta. Para atacar, manipular, distorsionar y, ya directamente, difundir cosas que no son verdad en absoluto. Un peiódico al servicio de una causa: atacar y causar a Vigo el mayor daño posible. 

UNA CONCIENCIA EN LA CALLE

En Vigo se está dando una generalizada sensación de cabreo, de hartazgo y de resistencia ante este nuevo asalto de los poderes de A Coruña apoyados en el poder político comandado por el PP. Una acometida que no tiene antecedentes en  tiempos modernos, aunque sí – igual de graves – a finales del Siglo XIX y primera mitad del Siglo XX.

Esta vez la ciudad se va a defender, resistir. Lo va a hacer porque le asisten todas las razones. Si ahora mismo volvieran a tener lugar unas autonómicas, el descalabro del Partido Popular en Vigo sería enorme, con unos resultados muy otros a los de Marzo 2009, y difícilmente Feijoo ocuparía su sillón de presidente de la Xunta.

Para expresar de nuevo su opinión y estado de ánimo en las urnas los vigueses tendrán que esperar a las nuevas municipales, con un horizonte de unos dieciseis meses. Que si se celebraran ahora al PP le ocurriría lo mismo: reduciría de forma drástica su presencia en el ayuntamiento. Y es de prever que, aunque pueden suceder muchas cosas, la situación que vive en estos momentos Vigo no quedará en el olvido casi a mediados de 2011. 

LA XUNTA TOMA REPRESALIAS CONTRA EMPRESARIOS VIGUESES

A Feijoo, que tiene vocación de pequeño caudillo, no le gusta que le lleven la contraria, lo asume mal. Ni los de su partido, ni asociaciones empresariales, ni el Banco de España ni nadie.
 
Y si la ciudad donde residía se le enfrenta, esa ciudad sufrirá las consecuencias. Tiene instrumentos para actuar, lo que no hará sino empeorar las cosas.

Por lo de pronto, la Xunta presidida por Núñez Feijoo ya ha comenzado a adoptar represalias contra el tejido industrial y empresarial de Vigo, dejando fuera de concursos y adjudicaciones a compañías viguesas de demostrada solvencia y eficacia que llevaban años prestando sus servicios al gobierno gallego. En algún caso empresas participadas por Caixanova.

Esta batalla que está dispuesta a librar la ciudad de Vigo, desde la calle, desde círculos empresariales y también, en buena hora, desde sus recursos mediáticos, no hecho sino comenzar. Porque el ataque a Vigo trasciende más allá del asalto a Caixanova, premeditado antes de las elecciones.

ANTONIO J. CAMPIO

Ver también: AQUELLA CIUDADANA REBELIÓN DE LA HOJALATA

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page