En portada

Artículo publicado

06/10/2003

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Familia Inditex

El menor de cinco hermanos, nació el 28 de Marzo de 1936 en Burdongo de Arbos, pequeño pueblo de León. Su padre era peón de mantenimiento de la línea de ferrocarril que lleva a Asturias. Al terminar la guerra civil, un nuevo destino ferroviario traslada la familia a Galicia. Se instalan en una pequeña casa junto a la estación coruñesa de San Cristóbal.

Familia Inditex

Uno de los hombres más ricos del mundo en la actualidad, creador de un enorme imperio de moda textil presente en 34 países y que cuenta con unos 30.000 empleados – sin contar los miles de personas que cosen en pequeños talleres contratados – comenzó a trabajar a los doce años como recadero de la mercería coruñesa La Maja.

En el establecimiento ya se encontraban dos de sus hermanos, Pepita, la mayor, y Antonio. Años más tarde se incorporaría a la plantilla de aquel comercio la joven Rosalía Mera, que por entonces tenía 16 años y después se convertiría en la primera mujer de Amancio Ortega Gaona. Hoy, ya divorciada, es la mujer más adinerada de este país, la segunda accionista de Inditex con un 7% (tras la salida a bolsa, Amancio Ortega controla en torno al 60%).

Los Ortega propusieron a los dueños de La Maja la creación de un taller de confección. Tras comprobar que la iniciativa sería más rentable si ellos mismos se constituían como empresa, decidieron independizarse y crear Goa Confecciones (Goa son las iniciales de Amancio al revés), que empezó como una mínima industria familiar dedicada a la fabricación de batas guateadas para señora. Corría el año 1963 y Amancio acababa de cumplir los 27 años. Al proyecto se incorporó Primitiva Renedo, la esposa de Antonio, que era modista, hoy otra de las accionistas importantes de Inditex.

Zara abrió su primera tienda en 1975, en la calle Juan Flórez. En realidad, la firma se iba a llamar Zorba; pero no pudo ser, por problemas con el registro.

El segundo matrimonio de Amancio

El propietario de Inditex se separó de Rosalía Mera en 1986. Habían tenido dos hijos: Marcos, que sufre una discapacidad de nacimiento; y Sandra Ortega Mera, la madre del único nieto de Amancio Ortega.

Unos años antes de la ruptura matrimonial, a principios de los ochenta, Amancio estableció lazos sentimentales con Flora Pérez Marcote, trabajadora de la tienda de Zara en la calle Torreiros, de A Coruña. Flori, como le conocen sus allegados, quedó embarazada. Con el nacimiento de una niña que recibió el nombre de Marta, la empleada que se había liado con el jefe fue trasladada a la única tienda que por entonces Zara tenía en Vigo, en la calle Ronda, donde permaneció como encargada varios años.

Al parecer, en este destierro vigués de Flori tuvo mucho que ver la opinión de la hermana mayor de Amancio, Josefa – también llamada Pepa, o Pepita -, que por entonces actuaba como primera autoridad familiar, al tiempo que ejercía un papel tan determinante como desconocido en el crecimiento de Zara. Así ha sido hasta hace bien poco, cuando al cumplir la edad de setenta y cinco años tuvo que dejar, por imperativo de edad, su puesto en el consejo de administración de Inditex, también el alto cargo que ocupaba en el departamento de contabilidad de la empresa.

Tras la separación de Amancio y de Rosalía Mera, Flori regresa a la ciudad herculina con la niña fruto de su relación, Marta Ortega Pérez. Ortega comienza a ejercer de padre; pero no se casaría con la madre de la criatura hasta el año 2002.

Durante estos años de, digamos, transición, Flora hizo su vida de mujer soltera, mientras trabajaba en el llamado Departamento de Diseño, viajando por todo el mundo en busca de modelos ajenos que incorporar a la línea de la marca Berhska.

Marta Ortega tiene un enorme parecido con su madre, hasta el punto que dicen que es una réplica de Flora Pérez a su edad, cuando la conoció Ortega.

El mundo de los caballos

Las mujeres han jugado y siguen jugando un papel fundamental no sólo en la vida privada, sino también en la trayectoria empresarial de Amancio Ortega.

En cuanto a su imagen y proyección personal, es bien sabido que la primera foto de Amancio Ortega que se publicó en los periódicos fue una que se puede considerar “oficial”, proporcionada por Inditex con motivo de la salida a Bolsa del grupo, en el mes de Mayo del año 2001.

Posteriormente, tras el tardío matrimonio de sus padres, la repentina aparición pública de la jovencita Marta Ortega en el mundo de la hípica significó también el destape fotográfico de Amancio Ortega. La acompaña a los más importantes certámenes hípicos en los que participa. Es la niña de sus ojos. Se puede decir que, siendo su padre, el comportamiento para con ella muestra todas las debilidades clásicas de un abuelo. Al mismo tiempo, parece como si quisiera recuperar el tiempo perdido y la escasa atención que le dedicó siendo una niña.

En una finca de 30 Hectáreas, en el municipio de Laracha, a unos veinte kilómetros de A Coruña, le ha construido a su hija el magnífico centro hípico de Casas Novas, que ocupa 71.000 m2 de superficie hípica con 12.500 m2 de construcciones.

La joven de algo más de veinte años cuenta con las mejores monturas y ocupa el puesto 177 del ranking nacional de jinetes.

Lo curioso es que su otra hija, la mayor, la que tuvo con Rosalía Mera, Sandra Ortega Mera, es también una gran aficionada al deporte hípico, que practica desde hace bastantes años, aunque, como es obvio, ocupa un papel mucho más secundario y discreto. Sandra Ortega colabora con su madre en la Fundación Paideia.

Trama familiar en Inditex

Habiéndose convertido a lo largo de los últimos quince años en un grupo de empresas colosal, Inditex sigue manteniendo el tono de trabajo familiar que fue el motor de su crecimiento.

José Luis Cebrián, el director general, entró en la empresa y ascendió por el escalafón a raíz de su matrimonio con María Dolores Ortega, la hija de Antonio Ortega, el hermano fallecido en la década de los ochenta, y de la Primitiva Renedo que fue de las fundadoras de Goa.

Una retahíla de sobrinos y parientes, incluidos ahora los hermanos de Flora Pérez Marcote y los sobrinos de Miguel Jove, el también fallecido marido de Josefa, ocupan puestos de relevancia diversa en las distintas compañías que componen Inditex. El marido de Sandra Ortega, yerno de Amancio, no ocupa un puesto importante en la plantilla.

En cuanto al lógico cambio social que propicia la extraordinaria situación económica adquirida por la familia Ortega, la hija de Josefa, María José Jove Ortega está casada con el hijo de Romay Beccaría, y Marta Ortega, la niña tan preferida de Amancio, mantiene una incipiente relación con Joaquín Arias, hijo del presidente del Banco Pastor.

Amancio Ortega Gaona siempre estuvo rodeado de mujeres. Todas las que han trascendido en su vida han tenido también que ver con Inditex, incluso algunas, como se dijo, representaron un papel primordial en los orígenes, los primeros pasos y posterior desarrollo de la gran aventura empresarial.

No es entonces extraño que tras el gran jefe los principales accionistas sean todas mujeres: Rosalía Mera; Josefa Ortega; Primitiva Renedo, la viuda de Antonio Ortega; y la hija de esta, María Dolores Ortega Renedo, casada con Juan Carlos Rodríguez Cebrián.

La casi recién llegada Marta Ortega es la princesa heredera. Podía haber sido otra manera; pero así lo quisieron los hados y, sobre todo, las hadas del destino.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page