Vigueses

FRANCISCO MANTECÓN
PINTOR Y DISEÑADOR GRÁFICO INOLVIDABLE PROTAGONISTA DEL VIGO DE LOS OCHENTA Y NOVENTA

Entre el 28 de Octubre y el 22 de Noviembre se celebra en la Estación Marítima la XIII Edición de la Bienal Internacional de Cartelismo Francisco Mantecón-Terras Gauda que, como siempre, se traduce en números espectaculares. Este año, batiendo su anterior marca, se han presentado 1.568 obras procedentes de 62 países de los cinco continentes. … Continuar leyendo "FRANCISCO MANTECÓN | PINTOR Y DISEÑADOR GRÁFICO INOLVIDABLE PROTAGONISTA DEL VIGO DE LOS OCHENTA Y NOVENTA"

FRANCISCO MANTECÓN | PINTOR Y DISEÑADOR GRÁFICO INOLVIDABLE PROTAGONISTA DEL VIGO DE LOS OCHENTA Y NOVENTA

Entre el 28 de Octubre y el 22 de Noviembre se celebra en la Estación Marítima la XIII Edición de la Bienal Internacional de Cartelismo Francisco Mantecón-Terras Gauda que, como siempre, se traduce en números espectaculares. Este año, batiendo su anterior marca, se han presentado 1.568 obras procedentes de 62 países de los cinco continentes.

Pocos pintores y/o diseñadores gráficos que hayan existido – Mantecón era ambas cosas – podrán presumir de semejante poder de convocatoria de un concurso que lleve su nombre.

Francisco Mantecón o Paco Mantecón, como se quiera, para sus más próximos Paco, para la mayoría de sus muchos amigos simplemente Mantecón.

Hay personas que dejan huella permanente y en nuestra ciudad uno de los más destacados es precisamente Paco Mantecón (1948-2001), cuyo legado creativo y recuerdo siempre estará ahí ya que pertenece a una élite de imperecederos de la cultura, que en Vigo, por fortuna acumulada en el tiempo y sobre todo en pintura y literatura, cuenta con grandes nombres.

Como pintor participó en más de cien exposiciones, de ellas veinticuatro individuales. Y como diseñador fue autor de decenas de portadas de libros en su mayor parte para Editorial Galaxia, también de etiquetas de buenos vinos como son los de las bodegas que organizan la Bienal, además de logotipos de importantes empresas.

En 2015, catorce años después de su fallecimiento, tuvo lugar una gran exposición homenaje en Marco – Museo de Arte Contemporáneo de Vigo bajo el título ´Francisco Mantecón. Pasión y Cálculo ´

ABSTRACCIÓN GEOMÉTRICA SIEMPRE COMO PRODUCTO DE REFLEXIÓN

Puesto que la lectura era una de sus principales aficiones – junto con la música, la fotografía y la gastronomía – diseñar portadas de libros le debía resultar muy satisfactorio. Y con las etiquetas de vinos pues lo mismo, ya que, siendo todo un degustador, beber de la botella cuya marca gráfica cara al consumidor diseñaste debía ser de lo más gratificante, sobre todo si el vino se bebía tan bien. Y si aparte de autor de la etiqueta de Terras Gauda has sido creador del logotipo y fundador de la bodega, socio con participación en la misma, pues como el mismo mosto que hace el vino y lo demás.

Metódico en todo, especialmente en su trabajo, de las portadas de los libros hacía un seguimiento completo hasta la misma imprenta para asegurarse de que el proceso de impresión trasladaría exactamente en sus tintas el resultado del diseño original con todos sus matices.

Respecto a su pintura, se remitía a esta frase de Bracque: ´Amo la regla que corrige la emoción´. Así era su expresión sobre los lienzos, meditada tras ser premeditada, siempre reflexiva.

«Mi interés por la geometría tiene que ver con las matemáticas, con la música. Uso las trasformaciones geométricas para jugar con planos y motivar la percepción del espacio»

BUENA PARTE DEL PODERÍO DE MANTECÓN RESIDÍA EN SUS GAFAS

Paco Mantecón era un tipo grande, barbudo, siempre bien ataviado de manera informal, incluso un poco presumido en su indumentaria, un intelectual al tiempo que «bon vivant». De una presencia que destacaba en los espacios que frecuentaba, era todo un personaje en Vigo, puro Vigo, tanto diurno como nocturno. Se le podía ver en Eligio, La Viuda, Café Goya, Satchmo, Catro a Catro, Metropol, Nos…. Le gustaba relacionarse; pero siempre donde hubiera nivel de coco y nada de poses de pijerío, que eso no le iba nada.

Algunos de los que le conocimos a fondo estamos ahora convencidos de que Paco Mantecón utilizaba sus potentes gafas de miope – de un modelo que parecía especificamente diseñado para él o por él – como un ordenador de los actuales, de eficientes prestaciones. Porque en aquellos tiempos en los que todavía no existía Internet Mantecón ya hacía uso de una especie de mundo digital propio: la mucha información que recogía en sus observaciones a través de las gafas era procesada en la montura antes de ser enviada, siempre muy ordenada y clasificada, al cerebro, donde se almacenaba.

PARA SIEMPRE EN EL RECUERDO Y CON LA PROYECCIÓN DE LA BIENAL

Gafas que cierto es que tenían sus limitaciones, pues aunque le servían para controlar, procesar, leer, pintar, diseñar y hacer fotografía no las podía utilizar para escuchar música o paladear un buen vino; pero en estos casos se las arreglaba perfectamente de manera directa. Al tiempo que él mismo era un poco Google, ya que sabía de casi todo, los deportes entre las excepciones. Ante cualquier duda en muy variados campos sólo había que preguntar a Mantecón, que inmediatamente te respondía con lo primero que se le venía a la cabeza en ese momento y que normalmente era correcto y acertado, aunque no siempre.

En ocasiones era tanta la información que recogía, tanta la presión que soportaba por las tonterías que contemplaba o escuchaba, que necesitaba soltar un bufido como de locomotora de vapor antigua. Se sacaba las gafas, las limpiaba del vaho y después todo volvía a su sitio.

El secreto, sin duda, estaba en las gafas. A través de las cuales un día procesó a Pilar, es decir Pilón, y decidió unirse a ella para ser dos. Fue una de las mejores decisiones, si no la mejor, que tomó en su vida.

Pilón y Marcos, el hijo de ambos, siguen viviendo en la casa que compartían con él. Es como un templo dedicado, Pilar ejerciendo de sacerdotisa ayudada por Marcos.

Mucho Mantecón que nos ha quedado. Que además nos sobrevivirá a todos en su obra.

Los responsables de Terras Gauda acertaron de pleno en su día promoviendo el Concurso Internacional de Diseño de Carteles que lleva el nombre de Francisco Mantecón.

J.G.F

Mantecón era licenciado en Bellas Artes por la Universidad San Jorge, de Barcelona. Durante un tiempo se dedicó también a la docencia. A sus alumnos de instituto les hacía coña aquel singular personaje barbado que iba de serio y riguroso, que ensayaba mirada severa y que a veces se cabreaba en plan buenazo. Después le saludaban por la calle: «Adiós, Mantecón». Sólo suspendía cuando se sentía muy obligado, por ejemplo: si le presentaban en el examen una recta en forma curva.

Para conocer mejor su obra:
FRANCISCO MANTECÓN

Ver también:
BIENAL INTERNACIONAL DE CARTELES FRANCISCO MANTECÓN

MARCO. Pasión y Cálculo

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page