Punto de Mira

Artículo publicado

17/11/2015

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

GRANDES VIGUESES OLVIDADOS O MEDIO OLVIDADOS

Quizás se deba a que la nuestra es una dinámica Ciudad del Oeste a la que siempre fueron llegando gentes de muy diversas procedencias en busca de oportunidades, con el ánimo de hacer fortuna o simplemente buscando un trabajo que en otros sitios no había. Una ciudad de inmigración, cosmopolita, que creció muy rápido en … Continuar leyendo "GRANDES VIGUESES OLVIDADOS O MEDIO OLVIDADOS"

GRANDES VIGUESES OLVIDADOS O MEDIO OLVIDADOS

Quizás se deba a que la nuestra es una dinámica Ciudad del Oeste a la que siempre fueron llegando gentes de muy diversas procedencias en busca de oportunidades, con el ánimo de hacer fortuna o simplemente buscando un trabajo que en otros sitios no había.

Una ciudad de inmigración, cosmopolita, que creció muy rápido en el último siglo, siempre en movimiento, que resulta como un cuerpo extraño en un entorno geográfico pausado y conservador, por lo tanto muy beneficiosa para el resto de Galicia.

Este dinamismo social y empresarial con un contínuo cambio de actores, este cosmopolitismo y rápido crecimiento quizás lo explique.

Quizás a ello se deba que Vigo, con todas virtudes, sea una ciudad tan desagradecida, que no recuerda a sus, no pocos bastante recientes, grandes hacedores. Porque muchos ciudadanos carecen de raíces viguesas y por tanto de memoria histórica. O no le dan importancia a la misma, aunque esto va poco a poco cambiando.

                                    ———- 0 ———-

Aquí en Vigoempresa desde siempre queremos recordar a estas personas emprendedoras que tanto contribuyeron a hacer la ciudad y que no sólo están semi olvidadas sino que, todavía peor, para una amplia mayoría de los actuales vigueses son unos desconocidos.

Acabamos de publicar un artículo sobre Félix Santamaría, el hombre que en 1956, de forma totalmente desinteresada trajo Citroën a Vigo. Es decir, el hombre al que Vigo debe casi todo lo que es hoy y decenas de miles de vigueses sus puestos de trabajo. Ver aquí: El hombre que multiplicó Vigo

Y estamos preparando otro artículo sobre Eduardo Cabello Ebrentz, ingeniero nacido en Filadelfia en 1865, de madre norteamericana, que se formó en la maravillosa y próspera Habana de finales del Siglo XIX. El cual, destinado a Vigo en 1910 para ponerse al frente de la Jefatura de Obras del Puerto, se consagró a la Ría y fue el gran artífice, mediante lo que se llamó "Plan Cabello", de las actuales instalaciones. Junto con Santamaría, fue el otro personaje clave en la construcción del Vigo actual en el Siglo XX.

Aunque ahora esté medio olvidado, hay que decir que en su caso la ciudad se portó mejor: recibió un homenaje en 1955, al cumplir los noventa años; y le pusieron avenida en Bouzas.

                                     ———- 0 ———-

Y está siempre muy presente la omisión en nuestro callejero de Julio Verne, que debería ser considerado vigués honorario y que fue el mayor publicista que tuvo la Ría en su historia. El actual alcalde, como los anteriores, se niega a rendirle un más que justo agradecimiento histórico en forma de espacio urbano con su nombre.

En el caso del actual regidor municipal esto quizás se debe a que como él también fue novelista pues puede que tenga celos, que ya se sabe como son estas cosas entre grandes escritores. Le va a poner calle, en cambio, muy merecidamente, a un extraordinario poeta que adoptó nuestra ciudad para vivir, pasear y escribir. Pero, claro, es un poeta, no un novelista. Y Caballero en clave de poesía no pensó nunca. O sea, que el aedo o rapsoda no es competencia.

Muchos vigueses ni siquiera conocen al que se puede considerar, en el Siglo XIX, como verdadero fundador de la ciudad, el catalán Buenaventura Marcó del Pont i Bori, el cual además, siendo alcalde, donó de su pecunio a la ciudad el Cristo de la Victoria al que tantos miles de vigueses – en una sorprendente manifestación de viguismo pagano disimulado bajo una supuesta capa de fe religiosa- veneran y siguen un día de cada año. Marcó del Pont, igual que Julio Verne, no tiene ni una rúa en el Casco Vello.

De los siete alcaldes que tuvo la ciudad desde 1979, cuatro, incluido el de ahora, no nacieron en Vigo.

Ver aquí: Buenaventura Marcó del Pont i Bori

Ver aquí: Julio Verne en Vigo

V.E


Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page