En Portada

imprimir imprimir

¡POBRE MANGOURAS!

Se trata de tapar a los verdaderos culpables: Alvarez Cascos y Francisco Vázquez

Con corrosión o sin ella pero con todos las clasificaciones para su navegación en orden, contando también con la conformidad de las compañías de seguros, el Prestige no se hubiera partido y hundido si los irresponsables políticos no hubieran dado orden de alejarlo de la costa, que era, con mucho, la peor de las opciones posibles. Por eso, las recientes palabras de Núñez Feijoo, un maestro en la materia, suponen el colmo del cinismo político más detestable, al pronunciar "el que contamina paga", refiriéndose al capitán del Prestige, Apóstolos Mangouras. 

El mismo Feijoo que por entonces formaba parte del gobierno de la Xunta y que tres años más tarde, en el verano de 2005, cuando Galicia padecía otro desastre, cuando ardía por los cuatro costados mediante incendios provocados por patidarios del derrotado patrón Fraga, tanto se reía haciendo el ganso con una manguerita de jardín... Feijoo se retrató en aquella ocasión como un político frívolo e irresponsable. Y ocurrió en presencia de Rajoy, quien no impidió la burla.

EL GOBIERNO DE AZNAR, EL GRAN RESPONSABLE

Con el barco en serias dificultades, Fraga se encontraba de matanza de perdices por Valladolid, invitado por el empresario vigués Fefé. Al recibir una llamada telefónica para ponerle al tanto de la situación, contestó: "me encuentro en compañía de uno de los mayores expertos mundiales en el transporte de hidrocarburos", refiriéndose a su anfitrión. 

Dada la respuesta, es de suponer que la llamada se produjo tras una copiosa comida generosamente regada con vinos de la Ribera del Duero. Y que Don Manuel se fue después a dormir la siesta.

Con Fraga "groggy", el gobierno de la Xunta sumido en la confusión, el gobierno de Aznar tomó el timón... Un absoluto incompetente en la materia, un tipo con más aspecto de ex boxeador metido a camionero que de marino, el por entonces ministro de Fomento, Alvarez Cascos, bramó: ¡que alejen el barco de la costa! Una orden inmediatamente cumplimentada por el reconocido inepto, necio e irresponsable López Sors, director entonces de la Marina Mercante, muy a sabiendas de lo que iba a ocurrir, que tras la gran arremetida de chapapote vendrían los "hilitos de plastilina", en gilipollesca expresión del actual presidente del gobierno de España.

O no lo sabía Sors, porque este personaje que ahora se declara "único responsable" es tan inútil, es tal su nivel de necedad que, habiendo nacido en Ferrol, pidió en el juicio intérprete porque afirmó no entender el gallego.

Aunque también hay que señalar que en la orden de Cascos y en el acatamiento de la misma por parte de Sors tuvo mucho que ver - o muchísimo - la postura tajante del alcalde de A Coruña, Paco Vázquez, negándose rotundamente a que el buque entrara en el puerto herculino para trasvasar la carga.

Al veterano capitán lo metieron los políticos en la cárcel y lo están crucificando en el juicio.

Por cierto, a un griego nunca se le debe llamar "cabeza de turco", como han hecho algunos. Mangouras es, simplemente, una víctima de los despropósitos de unos insensatos, por incapaces e ignotantes, gestores políticos españoles.

Ver también: QUE SE JODA TODA GALICIA

R.EIRAS
 

25/11/2012



BUSCAR EN VIGOEMPRESA



DIRECTORIO DE EMPRESAS DE VIGO

buscar empresa