En Portada

imprimir imprimir

SOMOS VIGO Y ESTAMOS CERCA
menos mal para el norte de portugal

La ciudad es potente y tira del país vecino. A cambio recibe ofensas por parte del alcalde de Porto y al Instituto regulador de sus vinos se le ocurre ahora promover una insólita reclamación contra PORTOMAR, marca de conservas gallega de propiedad viguesa

Para el norte de Portugal la industria de automoción que desarrollada en Vigo en los últimos cincuenta años y la buena marcha de la planta viguesa de PSA-Citroën es un verdadero maná del que se aprovecha la región que se extiende entre el Miño y Viana do Castelo.

Se acaba de anunciar que en las proximidades de Viana se instalarán varias multinacionales proveedoras de la factoría viguesa, lo que supondrá inversiones multimillonarias y la creación de cientos de puestos de trabajo.

Esto se debe a la proximidad geográfica, las buenas comunicaciones y, sobre todo, al bajo precio del suelo industrial en el norte del país vecino así como los costes laborales, que son casi la mitad que en Galicia.

ANTES FUERON LOS POLÍGONOS INDUSTRIALES DE VALENÇA Y VILA NOVA DE CERVEIRA

La fábrica de parasoles y muebles de exterior Ezpeleta se trasladó desde Vigo a Cerveira ya a comienzos de los años 90, siendo esta empresa una de las fundadoras de su polígono industrial, donde desde 1996 también se encuentra Starfisher, una industria líder del sector náutico en la Península Ibérica, fabricante de embarcaciones de recreo con motor. Ambas acompañadas por la marinense Marfrío- Pralisa, elaboradora de productos de la pesca congelados, que emplea a más de doscientas personas.

Y también se encuentran allí, tras una ampliación del polígono, las firmas de componentes de automoción Grupo Antolín, Dalphimetal y Gestamp.

Grupo Antolín repite presencia en el Parque Industrial de Valença do Minho, donde está acompañado de Dayco-Ensa, del mismo sector, junto con Rodman Lusitania y Kaleido Logistics, antigua Vasco Gallega de Consignaciones.

LOS EXCESOS VERBALES DE UN ALCALDE POPULISTA

La espléndida ciudad de Porto-Oporto historicamente mantuvo una excelente relación con Vigo; pero últimamente este nexo se ha deteriorado debido a las manifestaciones ofensivas para Vigo y nuestro aeropuerto realizadas hace unos meses por su alcalde bocazas Rui de Carvalho, molesto por la implantación por parte de TAP de un vuelo directo Vigo-Lisboa. Esto cuando en el rápido crecimiento del aeropuerto Sá Carneiro en los últimos años tuvo mucho que ver con los miles y miles de vigueses que se convirtieron en sus usuarios. Ver aquí: EL ALCALDE BOCAZAS DE PORTO (02/04/16)

Y ahora mismo el puerto de Leixoes no sólo compite con Vigo en tráfico de cruceros sino que se aprovecha de las importaciones de pescado congelado que realizan empresas viguesas, algunas de las cuales utilizan esta vía de entrada.

Un alcalde populista pero de clase alta adinerada, con familiares que tienen barco y frecuentan el Monte Real Club de Yates de Baiona.

CAIXANOVA Y LOS VINOS DE PORTO

En cuanto a sus grandes vinos que vivieron tiempos bastante mejores que los actuales, Porto también está en deuda con Vigo. O, si se quiere, en deuda con la extinta Caixanova, puesto que su casi eterno mandarín, Julio Gayoso, en determinadas ocasiones fue tan generoso con el dinero de la entidad destinado a inversiones empresariales, decidió en 1998 acudir al rescate de Sogevinus, una potencia de los vinos de Porto que se encontraba en dificultades.

Caixanova comenzó adquiriendo el 20% de Sogevinus y en 2006 ya controlaba el 100% del emporio con sus marcas Cálem, Burmester, Gilbert y Barros-Almeida. No sólo eso, las instalaciones de las históricas bodegas Cálem, en Vilanova de Gaia, fueron restauradas mediante una actuación arquitectónica espectacular, se les incorporó un centro cultural y se convirtieron en un referente de Porto, no sólo de sus vinos. Ello mediante una enorme inversión que debió haber sido destinada al sector vitivinícola gallego.

Tras la desaparición de la entidad viguesa, Sogevinus ha pasado a ser propiedad de Abanca, que mantiene el cien por cien de las acciones del grupo.

Esto, junto con el gran impulso industrial que están recibiendo las villas del norte gracias a Vigo, parece haberlo olvidado el alcalde de la ciudad portuguesa, que prefiere agraviar a nuestra ciudad.

Pero el colmo es el reciente anuncio del Instituto dos Vinhos do Douro e do Porto de oponerse al registro de la marca de conservas Portomar recientemente adquirida por el vigués Grupo Pereira.

Algo que, resultando tan ridículo y absurdo desde todos los puntos de vista, empezando por el semántico, ni siquiera merece ser comentado. Como si los gallegos no tuviéramos derecho a utilizar la palabra porto, que es nuestra antes que portuguesa.

J. SOTELO

Hay que añadir a todo lo anterior que las villas miñotas de Valença y Vilanova de Cerveira, en menor medida Monçao y Caminha, también viven del continuado tráfico de las personas de este lado de la ´raia´ que cruzan el Miño para hacer compras y turismo.

Tira mucho Vigo y su área del norte de Portugal.

Ver aquí, publicado por FdV:
El vino de Porto contra las conservas de Pereira (23/12/16)

Y otra vez:
EL ALCALDE BOCAZAS DE PORTO


08/01/2017