En Portada

imprimir imprimir

ALFONSO RUEDA VALENZUELA
salió un tipo realmente desagradable el hijo de rueda crespo

Es antivigués de nacimiento y además un repelente

Si la cara dicen que es espejo del alma en el caso de este individuo que vive de la política su permanente rictus despectivo - se trata de un sello familiar que también lucen algunos de sus parientes - refleja una personalidad corrosiva que probablemente le causa alternativos problemas estomacales y en la esfera de sus relaciones personales

Su padre, José Antonio Rueda Crespo, natural de Jaén, en la pequeña foto arriba a la izquierda, fallecido en 2012, tampoco era un personaje simpático. Dicen quienes le conocieron que sólo alegraba el semblante ante un abundante plato de buena comida. Y tras la invitación, que lo era casi siempre, si había quedado satisfecho y después de catar los licores hasta podía soltar chistes generalmente de muy mal gusto, acordes con su estilo y condición.

Funcionario y técnico agrónomo destinado en Galicia, tras haber pasado en calidad de jefe provincial por el extinto y franquista Iryda (Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario) con la llegada de la democracia Rueda Crespo se reconvirtió en profesional de la nueva política. Fue concejal con Alianza Popular por el ayuntamiento de Silleda, donde estaba destinado y donde esposó con una Valenzuela, de una familia de la localidad muy de derechas de toda la vida. Consiguió ser nombrado senador y posteriormente, entre 1983 y 1986, ejerció como vicepresidente de la Diputación Provincial con Mariano Rajoy, de quien era hombre de confianza. Como colofón a su trayectoria obtuvo a modo de retiro otro puesto en calidad de regalía bien remunerada: Jefe del Servicio de Costas de Pontevedra, siendo él tan de interior y también de sinuosas interioridades.

DISEÑO Y PREPARACIÓN DEL NIÑO ALFONSITO

Como no podía ser menos, el vástago alumbrado en 1968, de nombre Alfonso y apellidos Rueda Valenzuela, en cuanto tuvo edad entró a formar parte de las huestes de Nuevas Generaciones del Partido Popular en su Pontevedra natal. Con más facilidades y contactos que otros jóvenes aspirantes, a los veinticinco años, en 1993 ya era presidente de la organización en la ciudad. Una falange, de casta le venía al galgo, de chicos y chicas que lo tenían muy claro: vivir en el futuro del voto de los demás con el añadido objetivo de alcanzar puestos que les permitieran, en no pocos casos, obtener otros ingresos adicionales.

Es decir, de Alfonso Rueda Valenzuela se puede afirmar que pertenece al PP desde la mismísima cuna. Que vino al mundo prácticamente en el seno del partido y que enseguida comenzó a mamar de la nutricia política de la que vivía la familia.

Estudió Derecho en Santiago donde a veces se permitía frecuentar La Bolera, una discoteca muy correcta que era lugar de reunión de jóvenes pijos y en cuyo contorno de pista y en la barra para completar su formación aprendió modos, maneras y posturas mientras oteaba el horizonte femenino afín a la causa.

DE SECRETARIO MUNICIPAL A VICEPRESIDENTE DE LA XUNTA

Terminada la carrera, especializado en administración local, la hoja de ruta estaba cantada: en calidad de secretario municipal estuvo destinado sucesivamente en los ayuntamientos de Cervantes, en la montaña lucense, A Cañiza y Cambados. Después de tantos años, encontrándose en la actualidad en excedencia, no hace mucho obtuvo una nueva plaza: secretario municipal titular del ayuntamiento de Marín. Es su red de seguridad, por si algún día se cae del trapecio político.

Tras su recorrido por esas administraciones municipales fue nombrado jefe de gabinete por Xesús Palmou, Conselleiro de Justicia e Interior entre 2003 y 2005. Palmou había sido concejal de A Estrada y era buen amigo de Rueda Crespo. Más tarde, en 2006, Núñez Feijoo, devenido en presidente de los populares de Galicia, le reconoció sus muchos méritos al nombrarlo Secretario General del partido. Ya estaba montado en la gran noria, a partir de 2009 ascendido a Conselleiro de Presidencia. Y en 2012 elevado a vicepresidente de la Xunta de Galicia. 

ES UN REPELENTE BORDE CON FORMACIÓN LIMITADA Y MUY ENCASILLADA

Desde pequeñito, según lo proyectado siguiendo los marcados pasos del camino llegó hasta casi lo más alto. Lo malo es que estos políticos prefabricados siempre han vivido en una burbuja, como es su caso. Tan programados desde la niñez hacia objetivos perfectamente definidos que no tuvieron tiempo para viajar lo suficiente. O no se lo permitieron para que no se vieran contaminados por otros mundos con el consiguiente peligro de cambiar una percepción de las cosas impresa en su personalidad desde muy temprano.

Así que se le puede suponer un desconocimiento bastante general de la sociedad. Aunque esto a los de su condición no les importa demasiado, ya que su mayor interés es conocer estadísticamente cómo reaccionarán los ciudadanos anónimos ante los mecanismos electorales que a ellos les proporcionan el cargo y sustento. Siempre contando con la seguridad de una carrera funcionarial detrás. Algo que es casi norma entre los del Partido Popular, empezando por el presidente del gobierno; pero también en otros partidos.

Emparentado con los Garrido, que son otra familia ´distinguida´en el entramado provincisal de su partido, está casado - dos hijas - con Marta Coloret Lamas, empleada de banca y además empresaria.

Está claro que a sus progenitores y programadores el producto les salió francamente mal, por jactancioso, despectivo, nada empático, proyectando una imagen abiertamente petulante. 

Mal político, por lo que en un sistema electoral de listas abiertas - como debería ser - no tendría ninguna posibilidad de resultar elegido.

Con adversarios como él, en Vigo a Caballero se lo ponen fácil. Y por último: siendo uno de sus principales objetivos perjudicar a Vigo todo lo posible, ahora resulta que se ha hecho designar miembro del consejo de la Autoridad Portuaria.

PARA MEJOR ENTENDER LO DE ARRIBA, VER AQUÍ ARTÍCULO PUBLICADO EL 08/03/15
LA ESPECIAL ETNIA DE LOS RUEDA-VALENZUELA-GARRIDO

J.G.F

11/02/2017