En Portada

imprimir imprimir

LA HISTÓRICA VISITA DE GUILLERMO MARCONI A VIGO EN 1928

Resultó todo un gran acontecimiento en la ciudad y no era para menos. Sus inventos, la radio y la telegrafía sin hilos o radiotelegrafía, cambiaron el mundo en un salto tecnológico comparable a la difusión de Internet. Mundos muy diferentes los de antes y después de Guillermo Marconi, nacido en Bolonia en 1874 y fallecido en Roma en 1928, a los 63 años de edad.

Cuando en 1928, el día 11 del mes de Mayo llegó a Vigo a bordo de su fantástico yate Elettra era una toda una celebridad mundial.

Por eso, cuentan las crónicas, acudieron al muelle a recibirle el alcalde, que era Alonso Cuenca, acompañado por los presidentes de la Cámara de Comercio, Unión de Entidades y Círculo Mercantil.
 
Aquel barco, el Elettra, que superaba los 67 metros de eslora, era mucho más que un yate. En realidad, un gran laboratorio flotante desde el cual el sabio italiano efectuaba experimentos y ensayos de transmisión a través de las ondas.

Al día siguiente, la familia Massó invitó a Marconi a Bueu, donde el inventor transmitió a sus anfitriones la idea de crear un museo del mar, sugerencia que más tarde se convertiría en realidad.

En el libro "La Ciudad y los Días", del tan recordado como imprescindible historiador José María Alvarez Blázquez, se reproduce el siguiente texto, correspondiente a una crónica periodística de la época:"El domingo, de mañana, estuvieron los Señores Marconi en el Real Club Náutico, dando después un paseo por la ría a bordo de la canoa automóvil del Señor Cervera, que condujo la Señora Marconi (...)A las cuatro de la tarde levó anclas el Elettra, y fue escoltado durante algún tiempo por la canoa del Club, ocupada por jóvenes de ambos sexos. Entonces en el yate se hizo funcionar el aparato de radiotelefonía, oyéndose perfectamente desde la canoa y desde tierra la música que captaba el receptor".

Aquellos mencionados jóvenes de ambos sexos de la llamada mejor sociedad viguesa que escucharon la música procedente del yate de Marconi, como si se encontraran en un guateque marítimo a bordo de la lancha del Club Náutico, después se unieron, llegado el momento procrearon, tuvieron numerosa descendencia y, casi con toda probabilidad, fueron padres y abuelos de notables vigueses de la segunda mitad del Siglo XX y también del actual.

Cuentan otras crónicas que Marconi se marchó encantado de la belleza de nuestra tierra y de la seguridad de la Ría, por lo cual expresó el deseo de repetir la visita, a ser posible en época de regatas.

B.C

 

27/10/2017