En Portada

imprimir imprimir

EL PUERTO EXTERIOR DE A CORUÑA BATE RECORDS DE OLEAJE

POR LO QUE DEBERÍA SER DESTINADO A LA PRODUCCIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA DE ORIGEN UNDOMOTRIZ Y MAREOMOTRIZ, TAMBIÉN EÓLICA
(YA QUE NO SIRVE PARA TRÁFICOS MARÍTIMOS)

La ola de la fotografía es de sólo cinco metros, cresta de espuma aparte. Mucho menor que las registradas en Punta Langosteira, donde el día 17 de Enero se anotó una de 19,23 metros, bastante por encima de otra también gigante apuntada en 2017.

Las mencionadas gigantescas olas y las muy considerables que casi siempre se dan junto a los diques del puerto exterior de A Coruña y que lo hacen inoperativo una buena parte del año fueron medidas por unas boyas que se instalaron en 2013, las cuales, operadas desde la Autoridad Portuaria herculina, antes se estropeaban con frecuencia. Solía ocurrir cuando se pronosticaba la llegada de un temporal de los fuertes, de modo que después no quedaban registros.

Y al no quedar constancia no se podían reflejar en las estadísticas.

Pero parece ser que ahora eso ya no ocurre, por las más controladas razones que sean.

COMO PUERTO ES DISPARATADO PERO MUY APROVECHABLE PARA PRODUCIR ENERGÍA ELÉCTRICA

En uno de los enclaves más batidos de la costa gallega, utilizando para sus fines la catástrofe del Prestige, los coruñeses, por medio de Paco Vázquez, vendieron al gobierno de Aznar un ´puerto refugio´, cuando todo el mundo sabía y sabe que tales solo son los naturales, como la Ría de Vigo, que conforma uno de los mejores.

Una vez conseguido su propósito cambiaron la denominación a ´puerto exterior´, iniciándose un proyecto disparatado que supuso arrojar al mar cientos de millones de euros para construir unas instalaciones portuarias que nunca podrán ser realmente operativas.

Sin embargo, aunque el mar se ha llevado y se sigue llevando dineros sin fin que le son entregados como descabellada ofrenda producto de la insensatez de los políticos, la extrema fuerza de las olas podría devolver a Galicia una parte de esa ´inversión´ en forma de energía.

Es decir, aprovechando la fuerza undomotriz, de las olas; y la mareomotriz, de las mareas, para convertirlas en electricidad. Sin olvidar la energía eólica, con vientos permanentes y también muy potentes en la zona.

Lo anterior teniendo en cuenta que el valor medio de la densidad de energía marítima en las costas mundiales es de 8 kw/m2, pudiendo alcanzar valores máximos de 60 kw/m2 en algunos lugares de Nueva Zelanda; y que Punta Langosteira, con sus frecuentes temporales, superará ampliamente la media, incluso acercándose a la cifra de las antípodas, parece claro que se trata de un lugar adecuado para la instalación de captadores y turbinas cuya tecnología ha avanzado de forma considerable en los últimos años.

Una empresa española, Iberdrola, es líder mundial en el sector y se encuentra desarrollando, mediante su filial Scottish Power, un proyecto ya muy avanzado, en las costas de Escocia. Lo que puede ser  una experiencia trasladable a la costa coruñesa.

PUNTA LANGOSTEIRA TIENE CAPACIDAD PARA ABASTECER DE ELECTRICIDAD A UNA CIUDAD MEDIANA COMO ES A CORUÑA

Los mejores percebes, gordos como los que se comía Augusto César Lendoiro a expensas de las arcas del Deportivo, crecen hermosos en los siempre batidos espigones del puerto exterior, en criaderos que están aprovechando los furtivos. Por lo que una explotación comercial y regulada de esos percebes con específica denominación de origen, sería también, desde luego, una opción muy a tener en cuenta. 

Las olas que baten a los percebes vienen acompañadas por unas mareas, que son, asimismo, generosas y potentes en nuestra costa norte, similares a las que se están aprovechando con éxito en Rusia y China. Mientras que en España ya funcionan instalaciones de este tipo en Santoña (Cantabria) y Mutriku (País Vasco)

Así, dado que a pesar de su desorbitado coste el Puerto Exterior de A Coruña nunca podrá ser utilizado por líneas regulares y que tiene en buena parte del año muchos problemas para recibir a grandes buques, su reconversión en parque marítimo destinado a la generación de electricidad parece buena alternativa.

Un parque que, una vez desarrollado, a pleno rendimiento, podría muy bien tener la capacidad para servir de electricidad a una ciudad de tamaño medio como es A Coruña, la segunda en población de Galicia. Y, hay que insistir, capaz de surtir de percebes todo el año al herculino mercado de la Plaza de Lugo, donde las pescaderas llevan el pelo cardado y en los buenos tiempos futbolísticos lucían orgullosas camiseta del Deportivo.

Lo que permitiría, como apuntábamos, recuperar al menos una parte de los millones de euros arrojados al mar, en un enclave de langostas voladoras.

F.J. ARES

Esta propuesta fue por primera vez puesta en circulación por Vigoempresa el 14/12/2013.

Unos diez meses después, concretamente en Septiembre 2014 la idea fue recogida por Inega (Instituto Enerxético de Galicia), que anunció que había iniciado estudios preliminares.

Así desaprovecha Galicia sus recursos naturales.

Ver también:
OTRA CONSECUENCIA DEL PRESTIGE: EL DISPARATADO PUERTO EXTERIOR DE A CORUÑA


30/01/2018