Cr贸nicas de otro Vigo Una secci贸n de Blas Calzada

imprimir imprimir

Julio Verne repara en Vigo su yate Saint Michel III


Julio Verne y portada de la primera edici贸n de "Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino"

A principios del mes de Junio del año 1878 y aprovechando una travesía hacia el Mediterráneo a bordo de su famoso y espectacular yate Saint Michel III, Julio Verne (Nantes,1828-Amiens,1905) decidió que ya era hora de visitar la Ría de Vigo que el capitán Nemo frecuentaba con su Nautilus para aprovisionarse en el estrecho de Rande del oro y la plata necesarios para sus correrías submarinas.
 
La historia del Capitán Nemo la había comenzado a escribir Verne en 1866, publicándose por primera vez “Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino” en 1869. El escritor quería, pues, reconocer el escenario imaginado a través de sus lecturas sobre la Batalla de Rande.
 
Julio Verne era un autor conocido mundialmente, una gran celebridad, por lo que su llegada resultó todo un acontecimiento. Los prohombres vigueses de entonces, encabezados por Manuel Bárcena, Conde de Torrecedeira, ya intuían que, a través de su novela, el autor bretón sería el mayor - en realidad, ya lo era - propagandista que la Ría de Vigo tuvo jamás.
 
La siguiente reseña se podía leer en un diario local el 3 de Junio de aquel año 1878:
 
“Casi al mismo tiempo que el Flore soltó el ancla en este puerto, presentóse cruzando la ría un bonito yatch de vapor con pabellón francés; era el Saint Michel Nantes, propiedad del popular novelista Julio Verne, que con otros amigos va de paso para el Mediterráneo, donde piensa visitar algunas poblaciones de España.- El famoso novelista estuvo anoche en el paseo de la Alameda, y más tarde concurrió al baile de La Tertulia, donde pronunció algunos brindis en español, los cuales fueron contestados por el Sr. Bárcena (D.Manuel) como presidente de la sociedad.- Es indudable que Mr.Verne, a quien le ha agradado mucho la posición geográfica de Vigo y su pintoresca campiña, lleva a la vez grato recuerdo de la sociedad viguesa que tuvo ocasión de conocer bajo uno de sus más bellos aspectos, en un baile de La Tertulia”.
 
La Alameda, abierta hacía algunos años sobre terrenos ganados al mar, era el salón urbano del Vigo decimonónico para el casi exclusivo disfrute de las clases altas. Mientras que "La Tertulia" se definía la más elitista de las sociedades recreativas.

La visita de Julio Verne y los invitados que con él viajaban se prolongó más de una semana, puesto que aprovechó para realizar reparaciones y algunos ajustes en su barco, que corrieron a cargo de Antonio Sanjurjo Badía, que poseía un taller y pequeño astillero en el Areal.

Camino de Lisboa, Cádiz, Tánger, Tetuán y Argel, el periplo previsto, el Saint Michel III era un gran barco a vela y vapor de 31 metros de eslora y 38 toneladas de desplazamiento que contaba con una tripulación de diez hombres.

VER TAMBIÉN: LAS DOS VISITAS DE JULIO VERNE A VIGO CONTADAS EN DETALLE
VER TAMBIÉN: NACE LA SOCIEDAD VERNIANA DE VIGO