Crónicas de otro Vigo Una sección de Blas Calzada

imprimir imprimir

Aquella ciudadana rebelión por la hojalata


Manipulación de envases en una fábrica de conservas a principios del Siglo XX

 
A finales del Siglo XIX, las fábricas de conserva viguesas consumían grandes cantidades de hojalata que en su mayor parte debía importarse de Inglaterra debido a que las siderurgias del entorno de Bilbao no producían con la misma calidad ni tampoco podían atender con puntualidad la demanda
 
El problema fue a que por entonces se limitaron importaciones y surgieron las dificultades de los conserveros para obtener los cupos necesarios, hasta el punto de que en 1890 algunas fábricas tuvieron que detener la producción.
 
La situación se agravó de tal modo que el día 9 de Marzo de aquel año tuvo lugar una gran manifestación ciudadana en solicitud de la libre importación, convocada por los diferentes sectores productivos.
 
Cuentan las crónicas que toda la población se echó a la calle para corear consignas contra los gobernantes de la nación, en una de las efemérides más curiosas en la historia de Vigo, por lo que significó en defensa de los intereses comunes.
 
Fue la primera concentración multitudinaria en una ciudad desde entonces con gran tradición en todo tipo de manifestaciones callejeras. Con una diferencia: en aquella ocasión protestaron juntos obreros y empresarios.

José María Alvarez-Blázquez lo cuenta así en su magnífico libro "La ciudad y los días":

"Las industrias conserveras y pesqueras en pleno - fabricantes, armadores, obreros de mar y tierra - se manifestaban públicamente, pidiendo a los poderes públicos libertad para la importación de hojalata y estaño, con destino a la conservación de la pesca. El pueblo entero de Vigo se suma a los manifestantes, en una unánime e impresionate demostración, de la que se hace eco la prensa nacional. Se cursan telegramas a las autoridades de la provincia y al gobierno, no obstante lo cual, el ministro de Hacienda, don Fernando Cos-Gayón (diputado por Lugo), hace caso omiso de los clamores de un sector tan importante de nuestra economía, resolviendo en contra de sus demandas. Cos-Gayón era un teórico y, además, tampoco era de Lugo".