Cr贸nicas de otro Vigo Una secci贸n de Blas Calzada

imprimir imprimir

Jos茅 Elduayen y Gorriti, gran valedor de la ciudad

Vigo comenz贸 a convertirse en potente ciudad a mediados del Siglo XIX, desempe帽ando en ello un papel fundamental la figura de Jos茅 Elduayen y Gorriti, madrile帽o de origen vasco nacido en 1823 y que lleg贸 destinado a Galicia en 1856 para ejercer su profesi贸n de Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.


Con respecto a su persona, la intuición la tuvo un prohombre de la época, el empresario Joaquín Yánez, quien muy pronto supo ver las cualidades de aquel recién llegado, convirtiéndose en su promotor social y político. A las llamadas fuerzas vivas de la ciudad les hizo comprender Yáñez que Elduayen era la persona adecuada para representar al distrito ante el Congreso de la nación, acertando plenamente.

Desde 1857 hasta 1891, a lo largo de más de treinta años, José Elduayen ejerció como diputado por Vigo, convirtiéndose con el paso del tiempo en uno de los personajes claves en los muchos avatares políticos de la España de entonces. Como hombre próximo a Cánovas del Castillo, ocupó diversas carteras ministeriales en ocho ocasiones. También llegó a ser gobernador del Banco de España y presidente del Senado, haciéndose merecedor de una larguísima relación de títulos y condecoraciones. Siempre ejerciendo de extraordinario vigués desde la distancia.
 
En los tiempos de Elduayen, gracias a su gestión en la mayor medida, Vigo vivió la llegada del ferrocarril; inauguración de muelles; el relleno del Malecón – actual Alameda y zonas adyacentes -; demolición de las antiguas murallas y la apertura del ensanche, con calles como las actuales Policarpo Sanz, Colón y García Barbón; la nueva carretera hacia Ourense; y el ascenso del puerto de Vigo a la categoría de Primera Especial, por lo que pudo, a partir de entonces, recibir nuevos tráficos. Así como la construcción del Hospital Municipal y de la nueva Casa Consistorial, entre otros muchos logros que no hubieran sido posibles sin su interés e influencias. 
 
El Marqués del Pazo de la Merced, propietario de la finca de Monterreal, actual Parador de Baiona, falleció en Madrid en Junio de 1898, a los setenta y cinco años; pero antes había dejado dispuesto que lo enterrasen en Vigo, en el cementerio de Pereiró.
 
Con José Elduayen y Gorriti la ciudad supo ser agradecida. El monumento que se encuentra en las Avenidas, la zona que él contribuyó a crear, se levantó en 1896, cuando todavía vivía y por “suscripción popular” (es decir, con la aportación de "las clases pudientes"). 
 
Enorme figura de gran personalidad, fue el político que mayores logros consiguió para Vigo.