Cr贸nicas de otro Vigo Una secci贸n de Blas Calzada

imprimir imprimir

Cordelera Ib茅rica

En el mismo solar en el que se encontraron los restos de una villa romana hoy al descubierto, pr贸ximo a unas construcciones salineras que prove铆an a las f谩bricas de salaz贸n y cuyas parcelas rectangulares cubren las aguas, frente a la isla de Toralla funcion贸 a finales edel Siglo XIX una importante cordeler铆a, a la que corresponde este grabado de la 茅poca.


Se instaló en el año 1884 con la razón comercial Cordelera Ibérica, siendo sus impulsores, como no podía ser de otro modo en el Vigo de aquella época, catalanes.

La industria fundada por los señores Mirambell, Ferrer y Fontenills
llegó a contar con 60 operarios, de ellos un buen número especialistas ingleses que manejaban la maquinaria de vapor y el utillaje más avanzado de la época, importado de las Islas Británicas.
 
Se trataba, pues, de una factoría moderna y con una gran capacidad de producción, amén de una reconocida calidad en sus productos, por lo que en el año 1889 recibió una medalla de oro en la Exposición Universal de París.
 
Sin embargo, la Cordelera Ibérica tuvo que cerrar en los primeros años del Siglo XX como víctima directa de la pérdida, en 1998, de las Islas Filipinas, puesto que de allí procedía su materia prima, el cáñamo. Que a partir de entonces resultaba mucho más caro al tener que importarlo de otros países bajo otros poderes coloniales, lo cual ya no le permitiría a esta industria ser competitiva.
 
Su principal promotor, Tomás Mirambell, había nacido en Masnou en el año 1862, trasladándose a Vigo muy joven para matrimoniar, en uno de aquellos enlaces acordados a distancia propios de la población catalana asentada en nuestra ciudad. con una señorita local del mismo origen, de nombre Francisca Millet Bertrán,  

De aquella unión, aparte de la descendencia natural, nació también la firma de efectos navales que, con toda propiedad, se llamó Mirambell y Millet, que estaba radicada en el Berbés y cuya actividad se prolongó hasta bien avanzado el pasado siglo.

Ver también Blog: MEMORIA DE OIA-CANIDO