Cr贸nicas de otro Vigo Una secci贸n de Blas Calzada

imprimir imprimir

El Kaiser Guillermo II se encuentra con Alfonso XIII en la R铆a de Vigo

La prestancia del Kaiser Guillermo II, su empaque - s贸lo aparente, puesto que era medio lisiado, incapacitado del brazo izquierdo y con acusados problemas mentales - contrasta abajo con la efigie de un biso帽o Alfonso XIII que entonces contaba con 18 a帽os, tras haber ascendido al trono a los diecis茅is de edad.


El encuentro tuvo lugar el 15 de Marzo de 1904 y los monarcas eligieron las aguas de nuestra Ría aprovechando que el alemán se dirigía de vacaciones al Mediterráneo a bordo del gran vapor König Albert, de la compañía North German Lloyd.

Todo un gran trasatlántico de la época para él y su sequito, escoltado por un buque de guerra.

Así contaba la llegada el cronista local Prudencio Landín: "A media mañana, las salvas de cañón anunciaron que entraba en Vigo el vapor del Lloyd alemán "König Albert" con el magnífico Kaiser(...) Lo custodiaba el crucero "Prinz Friedrich" y fondeó muy lejos del muelle de La Lage. Nuestro acorazado "Pelayo" engalanó sus mástiles y lo mismo hicieron el yate real "Giralda" y los torpederos "Urania", "Audaz" y "Núñez de Balboa"(...) Casi a la misma hora llegaba a Vigo el tren real con Alfonso XIII, en medio de una oleada de entusiasmo".

Al parecer, nada más bajar del tren, Alfonso XIII se dirigió a los muelles para embarcar hacia el König Albert, donde lo esperaba el monarca alemán. Las salutaciones y cortesías duraron unos cuarenta y cinco minutos, y por la tarde Guillermo II devolvió la visita en el Giralda. En el  yate real también almorzaron juntos al día siguiente.

"Vigo lució durante aquella noche una soberbia iluminación(...) En las alturas del Castro, Bouzas y Morrazo alumbraban proyectándose sobre el mar unas gigantescas hogueras(...) Los barcos de la escuadra se perfilaban con bombillas eléctricas".

De lo que trataron el imponente kaiser, hombre autoritario, de carácter difícil, al que años más tarde se le manifestarian problemas mentales, y el barbilampiño - el bigote vendría años después - Alfonso XIII se ignora, aunque cabe suponer que nada especialmente trascendente.
 
De lo que sí existe constancia histórica es de la carta que tras el viaje el Kaiser escribió a su tío el Zar Nicolás II, al que se dirigía en inglés como "Dearest Nicky". En uno de los párrafos decía: "Vigo es una gran bahía con espacio para todas las flotas del mundo. Las flotas británicas la visitan cada mes, y Henry estuvo allí el año pasado con nuestra escuadra".

Tras la derrota de Alemania en la I Guerra Mundial, Guillermo II abdicó y huyó de su país para refugiarse en Holanda, donde falleció en 1941, en plena II Guerra Mundial y con los Países Bajos ocupados por las tropas germanas.