Punto de Mira

imprimir imprimir

CARTONES DE WINSTON, NARCOTRAFICANTES Y CHÓFERES DE ALTOS CARGOS, TODOS REVUELTOS EN EL PARTIDO POPULAR

Tiene razón el presidente de la Xunta. Las fotos con Marcial Dorado carecen de mayor relevancia, al menos en el contexto del Partido Popular de Galicia. Por eso Fraga, con toda lógica, le dijo que no se preocupase cuando en 2003 le comentó Feijoo la constancia gráfica de su encuentro "de ocio" con el narcotraficante antes contrabandista de tabaco.

Se trataba de pecata minuta, dado que el mismo Fraga, ya desde sus tiempos de Alianza Popular, cuando todavía se apellidaba de segundo Iribarne, mantenía estrechos y productivos lazos con famosos contrabandistas. Es el caso, por ejemplo, de Manuel Díaz "Ligero", quien, hasta su fallecimiento, en 1989, fue alcalde de A Guarda por la formación fraguista que precedió al Partido Popular. El popularísimo "Ligero" - un mítico personaje de la "raia", de canija complexión y muy listo, que se había iniciado en el estraperlo cuando tenía catorce años - aportaba los votos en el Baixo Miño. También financiación.

Lo mismo sucedía en O Salnés, donde otro poderoso contrabandista, "Nené" Barral, era una especie de héroe local. Fue alcalde de Ribadumia por Alianza Popular y el Partido Popular entre 1983 y 2001, dieciocho años de forma continuada, el más votado de la comarca arousana con porcentajes que llegaban casi el setenta por ciento. El mismo que apadrinó a un conserje de polideportivo llamado Rafael Louzán y lo promovió a la vida política. A saber los motivos.

De todos, el más destacado y respetado capo, con gran ascendiente sobre los demás, era el cambadés Vicente Otero "Terito".  Una celebridad de la época que no ocupó cargos; pero que, al igual que los otros, fue un relevante afiliado de Alianza Popular primero y del Partido Popular después. Empleador del abogado y dirigente de Alianza Popular Pablo Vioque, que le llevaba tanto los asuntos legales como los ilegales, era muy afecto a Don Manuel, a quien invitaba a copiosas, bien regadas y e ocasiones multitudinarias cuchipandas por los ubérrimos márgenes receptores de alijos de la Ría de Arousa. Además de invitar a Fraga al mejor comer le proporcionaba numerosos votos. Además, siguiendo la pauta, se mostraba económicamente muy dadivoso con el partido.

Esto por mencionar sólo algunos ejemplos, que hay unos cuantos más.

DEL CHÓFER DE "TERITO" AL CHÓFER DE LOUZÁN

Después está lo de los chóferes, los cuales, de una forma u otra, tienen notable protagonismo. El de "Terito" era un caso un poco especial. En los últimos años de su jefe, que lucía un llamativo implante capilar tirando a rubio desvaído, lo llevaba los fines de semana al Casino de la Toja, acompañado de su amante. La pareja se quedaba a dormir en el Gran Hotel y él los iba a recoger al día siguiente. Lo original de la situación es que la amante de "Terito" era la esposa del chófer.

La señora del chófer de Louzán, presidente de la Diputación de Pontevedra, que se sepa nada tiene que ver en este plano con el dirigente. Simplemente es que está enchufada en el organismo, en el que entró por influencia de su marido, Marcos Galiñanes, ex peón de albañil, conductor del coche oficial y que, paralelamente, se dedicaba con gran éxito a los negocios. Hay que decir que no relacionados con el narco, aunque sí con el tráfico.
 
La empresa fundada por este "operario especialista" - con esta categoría ingresó en 2002 en el ente provincial - bajo la denominación Pavimentos de Meaño facturó en 2005 alrededor de 2.500.000 euros, de los cuales 2.303.702, más de un noventa por ciento, procedían de obras encargadas por la Diputación de Pontevedra - asfaltados y mantenimiento de viales - y ayuntamientos regidos por el Partido Popular. Es decir, que nueve de cada diez euros ingresados emanaban, como una variedad de "maná", de obra pública popular.

LOS ENCUENTROS DE FEIJOO CON MARCIAL DORADO 

Dado que existía una eficiente infraestructura tanto de receptación como de distribución y mucho dinero por medio, el salto lógico de los emprendedores criados en el negocio tabaquista era pasarse al narcotráfico. Una evolución cuyo mejor ejemplo es Marcial Dorado.

Y aquí vuelve a aparecer un chófer. Uno de la Xunta de Galicia dedicado al transporte, acompañamiento e incluso asesoramiento de altos cargos, entre ellos Núñez Feijoo, por entonces número dos de la Consellería de Sanidad, con el que hizo una especie de amistad basada en la confianza que da compartir muchas horas de vehículo. Este "driver" de nombre Manuel Cruz era, al tiempo que funcionario motorizado del gobierno gallego, testaferro y socio de Dorado en algunas actividades paralelas a la "fariña", en empresas como Petrogalicia y Xatevín, que suministraban, qué casualidad, petróleo a hospitales del Sergas.

Porque igual todo es eso, una casualidad resultado de casualidades, como los posteriores contactos telefónicos de Feijoo con Dorado entre 2001 y 2003, llamadas registradas mediante pinchazos de la policía. Igual el político se equivocó varias veces de número. 

Circula por ahí el extendido el rumor de que los encuentros de Feijoo con Dorado no se produjeron por intermediación del chófer, sino que estaban motivados por una estrecha relación de ocio sentimental que Núñez Feijoo mantenía con una persona del entorno familiar del narcotraficante. "Cherchez l´homme". O quizás mejor sería decir "le garçon", dado que ya han pasado casi veinte años.

ACABA DE PUBLICAR EL PAÍS QUE FEIJOO NO SOLO SE PASEABA EN EL YATE DE MARCIAL DORADO. TAMBIÉN ACUDÍA, SIEMPRE BIEN ACOMPAÑADO, A LAS ANIMADAS FIESTAS QUE EL AROUSANO ORGANIZABA EN CASCAIS E IBIZA.  (Ver aquí EL País)

V.E
 

 

05/04/2013



OTROS PUNTOS DE MIRA

MÁS...