En portada

La dieta según Taboada Leal

Conxemar, junto con la fundación de un cocinero famoso, acaba de celebrar una jornada titulada "Pescado, Calidad y Salud", donde se habló mucho sobre Omega 3 y otros componentes saludables que al organismo aportan los productos del mar

La dieta según Taboada Leal

Pues a buenas horas, porque eso ya lo había explicado muy bien el médico Nicolás Taboada Leal allá por 1840, en su “Descripción Topográfico-Histórica de la Ciudad de Vigo, su Ría y sus Alrededores”, en la que dedicaba un interesante capítulo al barrio del Areal, en el se encontraban las fábricas de salazón y vivían los “fomentadores” catalanes y numerosos marineros y artesanos.

Pescado y fecundidad

Taboada Leal observó que las familias del Areal, y también las de la Ribera del Berbés, eran más prolíficas que las que residían en otros barrios del interior:

“En efecto, los matrimonios de este barrio y aun los de la Ribera parecen mas fecundos que los del resto de la población, presentan mayor número de nacidos relativamente a su vecindario, y es indudable que en estos dos arrabales hay muchísimos muchachos de todas las edades y que en los mismos ocurren frecuentes partos de gemelos”.

Circunstancias que no dudaba en achacar el ilustre galeno a una dieta basada casi exclusivamente en pescado y mariscos, lo que unido al modo de vida y el ejercicio al que obligaban las actividades pesqueras tenía bastante que ver con la cuestión:

“Todas estas condiciones reunidas a mi juicio, o a lo menos la mayor parte, contribuyen a la gran fecundidad que generalmente se observa en los habitantes de esta playa. Los pueblos que se alimentan de pescados o mariscos se multiplican mas fácilmente que los que solo viven de carnes ”.

Los ponentes que participaron en las jornadas de Conxemar no llegaron tan lejos en sus conclusiones.

Falta de iniciativa empresarial

Por entonces, Taboada Leal estaba bastante preocupado por el escaso empuje empresarial de los gallegos de entonces:

«Es cierto que antes de ahora debió haber en estos naturales poca afición al comercio y a las especulaciones industriales, mediante vemos que la mayor parte de los que se hallan dedicados a las ramas de industria y comercio de esta población son castellanos y catalanes, quienes han hecho unas regulares fortunas, que hubieran pertenecido a los hijos del país, si se hubiesen empleado oportunamente en aquellos negocios»

«Mas ya que no han sabido aprovecharse de los beneficios con que les brindaba una naturaleza tan pródiga en su misma patria, no debemos menos que aplaudir y hacer el debido elogio de estos industriosos catalanes, castellanos y otros forasteros que han venido a dar impulso a la riqueza natural de este país, proporcionándole inmensas utilidades”.

Pues esto sí que ha cambiado.

Por lo que se sorprendería mucho Taboada Leal, si le alcanzaran las noticias, al saber que, en gran parte precisamente debido al ejemplo y la semilla que dejaron los empresarios foráneos del Siglo XIX, la dieta basada en sardinas desempeñando su papel, los descendientes de aquellos prolíficos trabajadores marineros del Areal y del Berbés han devenido en incansables emprendedores, convirtiendo a Vigo en una ciudad singular, única en Galicia, que lo es por su capacidad de trabajo y empuje industrial. Una de las principales ciudades industriales de España, que destaca en Europa por su sector de la automoción y en la que se celebra una de las ferias de pesca más importantes del mundo, que cuenta, además, con en la actualidad activos astilleros.

La gente de Vigo, gracias a los pescados y mariscos que aportan tanto fósforo, junto con yodo, hierro, magnesio y calcio, aunque también por diferentes y alternativas motivaciones, aun tiene tiempo para seguir apareándose con una notable histórica afición, con empeño y una indisimulada fruición tras la ingesta de sardinas fritas, alternativamente centollo o similar, puede que percebes, que también ayudan. Es algo que viene de lejos y aun de más allá, si bien es cierto que en las últimas décadas descendieron notablemente los índices de natalidad; pero ello debido a otras causas. De las modernas, digamos.

B.C

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page