En portada

LA GUÍA FODOR´S 1974
FUE INJUSTA CON A CORUÑA
(no es la ciudad más fea de España)

Aun faltaban unos cuantos años para el advenimiento de Internet; pero en los años setenta nuestro país ya estaba camino de convertirse en una potencia en materia turística. Como no existían las páginas web, los viajeros de entonces compraban libros con formato de guías que eran imprescindibles en cualquier equipaje

LA GUÍA FODOR´S 1974 | FUE INJUSTA CON A CORUÑA | (no es la ciudad más fea de España)

Entre las más acreditadas y difundidas guías turísticas en idioma inglés estaban las editadas por Fodor, una de ellas dedicada a España o Spain. En la correspondiente al año 1974, que para cualquier curioso lector español es un entretenido recorrido retrospectivo, en la sección dedicada a Galicia se podía y se puede leer:

«Now for La Coruña! It is sometimes not easy to tell the truth, but this is the ugliest city in Spain. The wooden balconies with their small panes of glass that looked so charming out in the open countryside here look like some terrible disease spread over the front of the apartment blocks. (The balconies are enclosed to protect them from Winter´s fierce gales and rains). It all snacks rather of the vulgar ostentation of the 1900´s. Double-decker trolley-buses going about add to the traffic problems in the narrow and unlovely streets. From a distance, the city presents a skyline of miniature skycrapres»

O sea, traducida la primera frase:

«Ahora La Coruña! A veces no es fácil decir la verdad, pero esta es la ciudad más fea de España.»

Hombre, entendemos que al autor de la afamada guía no le hubiera gustado la ciudad herculina, a nosotros tampoco; pero calificarla como la más fea de España nos parece algo excesivo. Hay algunas, pocas, que son menos agraciadas. También hace el texto referencia a las «furiosas galernas y lluvias invernales» (Winter´s fierce gales and rains)

Muy en particular no le agradaron al escritor viajero, más bien todo lo contrario, las características galerías que son seña de identidad urbanística, de las que presumen los coruñeses y que consideran algo así como el escaparate de la ciudad. Las valoró como un «desease» o mal arquitectónico, un desastre.

Esto, decimos, nos parece en parte injusto, porque las pueblerinas galerías tienen su encanto provinciano, si se quiere ver. Mientras que lo que a nuestro entender convierte A Coruña en una ciudad fea es lo que está detrás de esas fachadas blancas acristaladas a trocitos, en unas calles interiores que carecen del menor atractivo, a ambos lados con edificios antiestéticos de construcción barata, a lo que también hace referencia la guía: «Double-decker trolley-buses going about add to the traffic problems in the narrow and unlovely streets».

Estrechas o poco agraciadas calles, eso quiere expresar «unlovely». Algunas de las cuales en los atardeceres de los meses veraniegos huelen fuertemente a las fritangas de parrochas, como les llaman a las xoubas, que preparan en las numerosas tabernas.

Hay que insistir: a pesar de lo anterior no es A Coruña la ciudad más fea de España.

LO QUE DICE LA MISMA GUÍA RESPECTO A VIGO

Pues el autor fue mucho más benévolo con nuestra ciudad, a la que valoró como el tercer mejor destino de Galicia tras Santiago de Compostela y La Toja. También la calificó de ciudad próspera y muy activa.

Respecto al puerto y la Ría: «You seldom see a port so miraculously endoweb by nature as that of Vigo».

Dicho en nuestro idioma: «Uno rara vez puede contemplar un puerto tan milagrosamente bendecido por la naturaleza como el de Vigo»

Y esto por si lo quiere traducir el lector: «A stay in Vigo is pleasant and restful. There are not historical monuments to visit and the tourist can relax. But is worth going up to the Castro, or fortress, from where you can get a magnificent  panoramic view of the city»

Esta guía Fodor´s 1974 es una pieza de colección que está presente en bibliotecas públicas y particulares, sus contenidos en buena parte muy vigentes.

Eso si, los coruñeses, tan promotores de lo suyo, inasequibles a cualquier desaliento, siempre capaces de inventarse datos e incluso poco creíbles temperaturas que después difunde la televisión gallega, ya en los años treinta habían consensuado que ellos tenían el mejor clima de España,  por lo que hasta imprimieron un cartel publicitario cuyo rótulo resulta hasta risible por semejante lema adulterado hasta el ridículo, una de sus mayores desbarres para la posteridad.

Y es que siempre fueron así. No cambiarán.

VER AQUÍ EL ARTÍCULO: CUANDO A CORUÑA TENÍA EL MEJOR CLIMA DE ESPAÑA

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page