Punto de Mira

Artículo publicado

21/10/2012

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

LA HUELLA DE PABLO EGERIQUE EN ZONA FRANCA

Este caballero natural de Valencia de Don Juan (León)) llegó a Vigo a finales de los sesenta para instalar un pequeño despacho de abogado en el centro de la ciudad. Con dificultades para captar clientes, se dedicó por entonces a hacer declaraciones de la renta a médicos, en lo que sí era eficiente, de modo que su clientela deudora de … Continuar leyendo "LA HUELLA DE PABLO EGERIQUE EN ZONA FRANCA"

LA HUELLA DE PABLO EGERIQUE EN ZONA FRANCA

Este caballero natural de Valencia de Don Juan (León)) llegó a Vigo a finales de los sesenta para instalar un pequeño despacho de abogado en el centro de la ciudad. Con dificultades para captar clientes, se dedicó por entonces a hacer declaraciones de la renta a médicos, en lo que sí era eficiente, de modo que su clientela deudora de Hacienda aumentó de manera llamativa.

Estas relaciones con el colectivo médico le llevaron posteriormente a ocupar un cargo ejecutivo en la administración de la antigua Povisa (1975-1982), un centro médico mucho más reducido que el actual y propiedad de un colectivo de galenos.

Pero es la pésima gestión de Pablo Egerique Martínez al frente del Consorcio de la Zona Franca de Vigo (1996-2004) la que vuelve a estar de actualidad, aunque nunca dejó de estarlo en forma latente, porque las consecuencias de sus decisiones permanecen.

Así, ya en Noviembre 2006 el diario El País se refería a graves irregularidades durante el mandato de Egerique:
 
"La Zona Franca de Vigo ha destapado un intento de fraude de su ex delegado del Estado Pablo Egerique por valor de 25 millones de euros. Egerique, ex presidente del PP vigués, intentó realizar una operación de suelo para dos parques empresariales por un precio que los servicios económicos del organismo, dependiente del Ministerio de Economía, consideran desmesurado. Un informe de la Zona Franca cifra el quebranto económico de la operación en 40 millones, y califica los hechos de "cúmulo de responsabilidades legales" e "indicios de maquinación en fraude" (VER ARTÍCULO)

Uno de esos parques era el proyectado en Salceda de Caselas, por el que Pablo Egerique se comprometió a pagar, en el año 2003, un precio desorbitado mediante un acuerdo posteriormente rechazado por su sucesor, López Peña. Un asunto que ha vuelto a salir a la luz, ya que el Supremo condena a Zona Franca a pagar 15 millones de euros al Grupo Gradín, gran beneficiario de la negociación de Egerique, aunque la actual presidencia del Consorcio ha decidido recurrir al Tribunal Constitucional (VER TAMBIÉN: Faro de Vigo: Zona Franca recurrirá el pago de 15 millones a un minero)

No es la única "herencia" que dejó. Por entonces también se llevó a cabo otra operación de compra, de terrenos en el Morrazo, en los municipios de Cangas y Bueu, presumiblemente destinados a otro parque empresarial, por los que Egerique autorizó el pago en un precio seis veces superior a la valoración solicitada por el propio organismo.

No consta, aunque algunos lo puedan sospechar, que Don Pablo se haya lucrado con estas operaciones. Aunque si tras la sentencia del Supremo no prospera el recurso que la actual Delegada del Estado y compañera de partido de Egerique ha presentado ante el Tribunal Constitucional el grave perjuicio causado a la Zona Franca se habrá consumado, debiendo abonar el Consorcio esos quince millones de euros. Por obra y gracia de Pablo Egerique.

Se trata de un tema como mínimo escraboso, que da lugar a  interpretaciones. Lo cierto que los años del henchido Don Pablo, en ocasiones incluso rebosante, se distinguieron, en un clima de descontrol,  por el despifarro mediante gastos de todo tipo, desde regalos en forma de joyas artesanales hasta murales para la sede en los que un consejero – conocido personaje – actuó de intermediario y se quedó con los bocetos de la obra. Había dinero y Egerique se pavoneaba en extremo dadivoso para ganarse los afectos – los favores se deben devolver – de unos y otros.

Pablo Egerique encontró descarada fortuna en política mediante su pertenencia al Partido Popular, en el que, como sucesora, introdujo a una de sus hijas, "doctora en periodismo", que es concejal del ayuntamiento  – lista de Perly Porro – después de haber ejercido con Corina como responsable de comunicación del puerto de Vigo. 

V.E

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page