Punto de Mira

Artículo publicado

15/01/2012

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

EL SERGAS CONTRA POVISA Y VIGO

Punto de Mira

06/12/2018

EL SERGAS CONTRA POVISA Y VIGO

LA SONRISA DE FRESITA SE VA A MADRID

Con su amiga Ana Pastor, que lo es y muy íntima. A la Pastor, como se veía venir, le tocó uno de los premios más gordos en la piñata que el nuevo presidente de gobierno organizó para sus amigos de Pontevedra; y, también como era previsible, se lleva a su compañera (de partido) al ministerio … Continuar leyendo "LA SONRISA DE FRESITA SE VA A MADRID"

LA SONRISA DE FRESITA SE VA A MADRID

Con su amiga Ana Pastor, que lo es y muy íntima. A la Pastor, como se veía venir, le tocó uno de los premios más gordos en la piñata que el nuevo presidente de gobierno organizó para sus amigos de Pontevedra; y, también como era previsible, se lleva a su compañera (de partido) al ministerio de Fomento.

No es la primera vez que Lucía sigue a Ana a Madrid. Lo hizo entre 1996 y 1999, cuando Pastor iniciaba su espectacular carrera política siempre de la mano de Rajoy, por aquella época como subsecretaria del ministerior de Educación y Cultura. Por entonces compartieron apartamento en el Barrio de Salamanca.

En 1999, Lucía regresó a Vigo, mientras Ana Pastor permaneció en la capital a sus cosas: subsecretaria de Interior entre los años 2001 y 2002 y ministra de Sanidad entre julio 2002 y abril 2004.

En Vigo ejerció como concejala siempre sonriente, amable y agradable con todos. La sonrisa del ayuntamiento, se podría decir. Ella sonreía y se reía por dentro mientras los que mandaban en la Casa, Perly y Figueroa la ponían a parir y trataban de putearla. Ella, sintiéndose protegida, no quería molestar a nadie; pero a Corina su figura y presencia la incordiaba. Puede que por envidia de algún tipo, quizás porque la Molares es de Vigo de toda la vida, es persona culta y goza de otro encaje social, a saber. 

Total, que a Fresita, que es buena gente a la que gusta muchísimo la política, que además se divierte y disfruta estando y siendo, tras el desastre de Perly la ascendieron a Delegada de la Xunta y amplió todavía más su sonrisa.

Ahora, Ana Pastor, convertida en potente ministra de Fomento se la vuelve a llevar con ella, en esta ocasión como directora general de Sepes, la Entidad Estatal de Suelo, todo un cargo.

Lucía Molares y Ana Pastor se conocieron en Vigo por los noventa, cuando la segunda era directora general del Sergas y Fresita funcionaria. Allí nació una fuerte amistad a la sombra protectora de la política, bajo el permanente amparo de Rajoy, que de esto entiende no poco.

Suerte para las dos. Que la tendrán. Además, juntas no estarán solas.

V.E
 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page