En portada

Artículo publicado

24/04/2011

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

LLEGADA A VIGO Y AL GOLF. LAS AMBICIONES DE PERLY (I)

Corina Porro, antes y ahora Perly, se introdujo en el ambiente del golf local cuando llegó a Vigo en los años ochenta procedente de Barcelona acompañando a su por entonces marido neurocirujano que acababa de obtener plaza en el Hospital Xeral.

LLEGADA A VIGO Y AL GOLF. LAS AMBICIONES DE PERLY (I)

La historia de María Corina, nacida en Ferrol en 1953, es típica de chica de familia de economía modesta en pequeña ciudad encerrada en sí misma y que en los sesenta y setenta estructuraba su población en compartimentos sociales estancos: obreros de los astilleros; oficiales de la Armada en sus círculos; pequeños comerciantes; y funcionarios.

Una joven atractiva con ganas de medrar, que se hace auxiliar de enfermería y que, ambiciosa, aprovecha su trabajo en el hospital para agradar a un joven MIR lucense con el que termina por contraer matrimonio (no es “diplomada en Enfermería por la Universidad de Santiago de Compostela”, como ahora figura en algunas referencias biográficas)

Así puso Perly pie en el primer peldaño de su ascenso hacia el siguiente tramo, que será Barcelona, donde el marido realizará la especialidad. Con Vigo como próximo destino.

INCURSIÓN EN EL MUNDO DEL GOLF

Ya en nuestra ciudad, siempre receptiva con los recién llegados, una Perly inquieta necesitaba hacer vida social más allá del círculo de médicos que la pareja frecuentaba. Pronto pudo contactar con “damas” locales – a un nivel intermedio – para asistir a sus reuniones en cafeterías céntricas, lo que constituía una excelente fuente, ya que no de formación, de información acerca de su nuevo entorno.

El próximo paso sería el golf. Por aquellos años ochenta hacerse socio del Aero Club no resultaba especialmente caro, ni tampoco jugar en el campo de nueve hoyos de Peinador. Perly y su esposo se iniciaron en este deporte, como por entonces hicieron otros matrimonios relacionados con la Sanidad y también nuevos en Vigo.

Era un buen lugar para establecer relaciones. Tras recibir las correspondientes clases de principante, Corina pronto se hizo más popular por sus ceñidos shorts que por su habilidad con los palos. Y no pasó tanto tiempo hasta que, en procura de protagonismo, se convirtió en la delegada del comité de competición, ocupación poco apetecible para la mayoría de los socios.

Al tiempo que iba conformando su propio grupito, entre ellos Ignacio Alzueta, empresario vasco radicado en Vigo, una trabazón que posteriormente tendría sus consecuencias (en el siguiente capítulo)

EL CONSORTE ENTRA EN POLÍTICA

Aquel ambiente socio deportivo era propicio para forzadas coincidencias, establecer bases para contactos que favorecieran ocasiones. Corina mostraba sus maneras siempre con la mejor de sus sonrisas. “Hola, soy Perly”, era su frase favorita de presentación. A los caballeros les encantaba aquella Perly que se les ponía delante, a las señoras no tanto.

Corría el año 1987 y en el gobierno de la Xunta se había producido la rebelión interna contra el popular Fernández Albor, debido a su manifiesta incompetencia, conformándose a continuación un gobierno tripartito presidido por el socialialista González Laxe y con José Luis Barreiro, el hombre que abandonó a los populares, como vicepresidente. A quien Fraga, desde Madrid, inmediatamente calificó de “gran felón”.

Y puesto que, coincidentemente, el campo de Peinador lo frecuentaba un conocido columnista de prensa por entonces estrecho colaborador de Barreiro, Perly encontró la oportunidad para abordarlo y exponerle sus deseos de promoción marital. Resultado: el neurocirujano se transformó en Subdirector Xeral de Ordenación Sanitaria (*ver nota remitida al pie)

Sin embargo, no le salió bien el movimiento: su marido permaneció en el cargo únicamente unos meses. Como los despachos no eran para él, prefirió regresar a los quirófanos.

(Es de suponer que cuando Fraga, transcurrida más de una década, en 1999, la nombra a ella Directora Xeral de Servicios Sociales ignoraba aquella aproximación política a un José Luis Barreiro que, por haber sido hombre de su confianza, Don Manuel consideraba un despreciable traidor)

En cuanto al periodista próximo al vicepresidente tripartito que hizo de conseguidor, pasados todavía más años, ya en la actualidad, se ha convertido en asesor de Corina Porro para asuntos electorales.

Los tramos de la primera escalera, la utilizada por la auxiliar  ferrolana que matrimonia con prometedor galeno, que posteriormente la trae a Vigo y que en nuestra ciudad le procura la práctica y los contactos del golf, ya habían sido utilizados en su totalidad.

Contaba y cuenta Corina con la ventaja de ir ligera de equipaje, que no de vestuario. Sin el peso de una formación ni medio académica, carente de cualquier inquietud intelectual y sin demasiados escrúpulos, así es más fácil.

Por lo que ahora tocaba buscarse no otra escalera, sino una pasarela ascendente que la llevara a una mejor situación económica.

J.FERNÁNDEZ / M.SEARA

(*) Con fecha 09/05/2011, nos escribe Pablo Padín:

Me gustaría puntualizar , en honor a la verdad,  como nombré Subdirector Xeral de Ordenación Sanitaria de la Xunta de Galicia a J.Luís Quintela, marido en aquel entonces de Corina Porro. No fué, como dicen, con intervención del periodista Javier Méndez, sino por ser el Sr. Quintela un magnífico profesional y secretario local en Vigo de Coalición Galega. Su curriculum lo avalaba, así como la opinión del Director General de Ordenación Sanitaria, el doctor Sastre, que continuó del anterior equipo, siendo también de Coalición Galega. Ambos trabajaron y desarrollaron el Mapa Sanitario de Galicia y a fé que lo hicieron muy bien.
O sea, una versión muy diferente y profesional, que fué la que llevó a la Conselleria en la etapa del Tripartito, en dos años, a ser la Conselleria nº 1 en ejecución presupuestaria y desarrollo de más de 110 Centros de Salud.
Agradeciéndoles la aclaración y publicación.

Pablo Padín fue Conselleiro de Sanidad en el gobierno tripartito (1987-1988)

VER TAMBIÉN: LAS AMBICIONES DE PERLY (II). EL DESASTRE DE DOMAIO.

VER TAMBIÉN: LAS AMBICIONES DE PERLY (y III) A LA POLÍTICA POR LA MUÑEIRA Y COMO VÍA ECONÓMICA 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page