Punto de Mira

Artículo publicado

04/12/2019

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

Punto de Mira

03/04/2020

Estábamos tan bien…

LOS POLÍTICOS CATALANES
SON BASTANTE FEOS

Si los políticos que eligen los catalanes y que los representan y representaron resultan casi todos tan poco afortunados desde el punto de vista estético facial, habrá que convenir que existe un motivo: el pueblo catalán no es, en general, precisamente agraciado en lo físico, todo lo contrario.

LOS POLÍTICOS CATALANES | SON BASTANTE FEOS

De los del mosaico, el nada honorable Jordi Pujol presentaba y presenta evidentes signos de acondroplasia, de extremidades muy pequeñas; pero en su caso, que es especial y llamativo, de manos muy largas. En cuanto a la apariencia poco agradable con permanente desdeñoso rictus labial de Quim Torra nada hace falta comentar, tampoco respecto a la faz desajustada presentada por Oriol Junqueras. Mientras que el sujeto llamado Gabriel Rufián su exacta condición, perfectamente reflejada en su labia y actitudes,  es la de macarra cuatribarrado.  Por su parte, el del aparatoso apósito capilar, Carles Puigdemont talmente semeja el estrafalario presentador en pista de un supuesto circo cutre catalán con sede en Girona.

De ellas, de las políticas catalanas no vamos a hacer juicios estéticos, que nos acusarían de faltar al respecto a las mujeres o, directamente, de ser antifeministas. Solo decir que la que se fotografió orinando en la calle haciendo charquito es una indecente guarra, esto por lo suave.

(Si acaso apuntar que a los catalanes les atrae lo escatológico, como en su arte popular se manifiesta en las figurillas de los ´cagonets´, coloristas payeses y no payeses haciendo sus necesidades, no siempre en un orinal)

—————

Que el pueblo catalán sea – siempre generalizando – poco afortunado en lo físico quizás se pueda entender a partir de que se trata de una etnia gastada producto de defectuosas mezclas mediterráneas entre gentes procedentes de los distintos enclaves controlados por el antiguo Reino de Aragón al que Catalunya pertenecía, de cuya enseña después se apropiaron. Es decir, de Sicilia, Cerdeña, Nápoles y otros territorios. Con la aportación añadida de originarios de distintas islas griegas y de las costas del Medio Oriente. Es evidente que no salió bien esta amalgama racial, puede que por poseer características de ADN tirando a demasiado similares.

Muy anteriormente, tampoco se benefició mucho Catalunya de la aportación genética que, tras la caída del Imperio Romano, significó la invasión de la Península Ibérica por parte de tribus de Centroeuropa, godos, visigodos, suevos y demás.

Ni posteriormente, cuando el país catalán se vio marginado de las mezclas de sangre que trajo el Camino de Santiago que entraba por los Pirineos y que fue, en realidad, una vía de repoblación de la mitad norte peninsular, cuyas principales ciudades, como Pamplona, Burgos o León, fueron refundadas para albergar a colonos beneficiarios de fueros procedentes del centro de Europa, francos y germanos.

España, entre el Mediterráneo y el Atlántico, entre Europa y Africa, es un extraordinario cruce de caminos geográficos, una nación de naciones producto, a lo largo de muchos siglos, de una positiva mezcla de razas que dio lugar a una magnífica cultura con sus artes y literatura; y a un idioma que hoy es universal. Catalunya se quedó en su rincón, sin participar en la expansión española, volcada al comercio en su litoral urbano, a la elaboración de salazón en sus costas de menos desarrollo y dedicada en su interior a la cría de ganado porcino.

´Barcelona es bona si la bossa sona´. La frase, según todas las referencias, fue acuñada por comerciantes genoveses.

Insistimos: los políticos representando a los catalanes son bastante feos. 

—————-

Respecto a la importante antigua colonia de descendientes de nativos de la Costa Brava que emigraron a Vigo, que fueron salazoneros y después conserveros, aquí un enlace:

FERNANDO CARRERAS GUIXERAS. UN CATALÁN MUY DIFERENTE

V.E

Como siempre, nos darán muy igual las reacciones que pueda provocar este editorial junto con el artículo relacionado.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page