En portada

Artículo publicado

31/03/2018

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

LOS SESENTA AÑOS DE CITROËN EN VIGO

Fue en 1958, en un antiguo almacén de aduanas situado junto al mar entre el arranque de la calle Concepción Arenal y las Avenidas cuando en Vigo se comenzaron a montar las primeras furgonetas 2CV. Unos extraños vehículos de 425 solo centímetros cúbicos y capaces de transportar 250 kilos. En aquel primer año salieron del almacén 400 … Continuar leyendo "LOS SESENTA AÑOS DE CITROËN EN VIGO"

LOS SESENTA AÑOS DE CITROËN EN VIGO

Fue en 1958, en un antiguo almacén de aduanas situado junto al mar entre el arranque de la calle Concepción Arenal y las Avenidas cuando en Vigo se comenzaron a montar las primeras furgonetas 2CV. Unos extraños vehículos de 425 solo centímetros cúbicos y capaces de transportar 250 kilos.

En aquel primer año salieron del almacén 400 unidades. Y en 1959 las provisionales, precarias instalaciones ya contaban con 150 operarios, exportándose buena parte de la producción a Marruecos.

En 1961 tuvo lugar el traslado a las primeras naves de Balaídos, elevándose la plantilla a 500 trabajadores y la producción a 3.600 vehículos. Vigo, que contaba por entonces con 140.000 habitantes y la ciudad se preparaba para dar el gran salto. No sólo por la presencia de Citroën – que propició la iniciativa de construir el barrio de Coia, en un principio concebido para los trabajadores llegados de otras partes de Galicia para ingresar en la factoría automovilística – , sino porque aquello coincidió con la aparición de Pescanova, la industria del pescado congelado y la necesidad de construir arrastreros congeladores, lo que propició una época floreciente para los astilleros de la Ría.

UNA PATENTE ASOCIACIÓN CON LA CIUDAD

No faltaron malos momentos en Citroën a lo largo de su historia en Vigo. Incluso, a principios de la década de los ochenta, a punto estuvo de desaparecer la planta, barajándose seriamente la posibilidad de su traslado a Marruecos.

Pero la situación se superó y hoy se ha convertido en una de las principales plantas del Grupo PSA Peugeot Citroën y una de las primeras de Europa, habiendo creado en su entorno una potente industria de automoción que produce para diferentes marcas automovilísticas. Con una peculiaridad: se encuentra en plena ciudad, lo que no le impide alcanzar unos altos niveles de productividad. Y con una notable ventaja en una extraordinaria plataforma logística en Bouzas que permite la exportación de alrededor del 80% de su producción.

Vigo con Citroën, Citroën y Vigo. En parte debido a esa integración urbana, también por otras poderosas razones, a lo largo de estos cincuenta años se ha producido una profunda identificación entre la marca automovilística y la ciudad, convirtiéndose la firma francesa en una de las primordiales señas de identidad de Vigo.

RECORDANDO NOMBRES Y HOMBRES

Llegados a este punto, es un deber – debe serlo también para los actuales responsables de la planta – mencionar algunos de los hombres que hicieron posible el éxito de Citroën en Vigo. Aparte de los muchos miles de trabajadores que pasaron por sus naves.

Protagonistas de los primeros tiempos, como Manuel Pombo y Antonio Guasch, director y subdirector respectivamente, uno santanderino y el otro catalán, que terminaron por convertirse en auténticos vigueses y que fueron impulsores de la primera industria auxiliar.

Y, por supuesto, Javier Riera, vigués nacido aquí mismo, gracias al cual la factoría se convirtió en lo que es hoy, dado que a él le corresponde el mérito de haber convencido a las altas instancias parisinas de que las instalaciones de Vigo reunían las condiciones para convertirse en un centro piloto para fabricar modelos en exclusiva, consiguiendo así para Vigo el Xsara Picasso, cuya producción significó, a partir de 1999, el gran salto adelante de la planta.

A Javier Riera le debe Ceaga (Clúster de Empresas de Automoción de Galicia) un homenaje. También la propia ciudad de Vigo.

Enlaces:

TODO COMENZÓ CON AQUELLA ESTUPENDA FURGONETA 2CV

FELIX SANTAMARÍA. EL HOMBRE QUE TRAJO CITROËN A VIGO

JAVIER RIERA NIEVES. EL ARTÍFICE DEL GRAN SALTO

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page