En portada

Artículo publicado

17/01/2016

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

LOS SUÁREZ ZAPATA INVIERTEN TODOS LOS BENEFICIOS FUERA DE GALICIA

En la foto, Juan Manuel Suárez Zapata, consejero delegado de Seguros La Fe, el cual, junto con sus hermanos Javier y José, es también uno de los principales accionistas de Vigomemorial

LOS SUÁREZ ZAPATA INVIERTEN TODOS LOS BENEFICIOS FUERA DE GALICIA

Juan Manuel Suárez, para sus allegados Manolo Suárez, viene con frecuencia por Vigo para visitar la empresa de seguros funerarios. Suele arribar a la ciudad los martes para irse los viernes, alojándose siempre en un céntrico hotel próximo al puerto.

Pero también pueden transcurrir semanas sin que aparezca, si lo que le apetece es navegar en largas singladuras en su yate Benetau que en ocasiones se puede ver atracado en la dársena del Náutico. Porque el negocio de Seguros La Fe marcha casi solo.

Se trata de un sector que no se resintió con la crisis. Así lo explicaba Manolo Suárez en la única entrevista que concedió en su vida, publicada a comienzos de 2009 en las páginas para la edición de Galicia en El País: "¿Menos clientes? Se equivoca. Lo que ocurre es que todo se retrasa. Si antes las pólizas las contrataban familias en la treintena, ahora empiezan con 50. Tardan más, por lo que las cuotas aumentan". La última frase querrá decir "tardan más en fallecer" (leer aquí entrevista íntegra en El País)

Lo que no mencionó entonces es que un amplio porcentaje de los asegurados con el objeto de en un futuro más o menos lejano tener unas exequias dignas son clientes prácticamente desde la fecha de su nacimiento. Se trata de una costumbre muy arraigada en Galicia, donde más del sesenta por ciento de la población tiene seguro de decesos.

De esta manera, con toda la lógica de este mundo terrenal, los deseos de Manolo Suárez en relación a sus clientes son siempre los mejores. Es decir, que tengan una larga, saludable y desahogada existencia que les permita seguir pagando sus mensualidades durante muchos años.

Y si en algún momento se ven obligados a dejar de pagar, pues, tal como está regulado el sector, entonces pierden el dinero tantos años cotizado y todos sus derechos. Y la compañía se embolsa lo cobrado y se ahorra los gastos del entierro. Lo que se explica en este otro artículo:

LA SEÑORA SE HA GANADO UN PANTEÓN

DE FAMILIA DE JOYEROS NATURALES DE BERGONDO

Los hermanos Juan Manuel, Javier y José Suárez Zapata son originarios de este municipio de unos siete mil habitantes que se encuentra a unos veinte kilómetros de A Coruña, en las proximidades de Betanzos. 

Se trata de una localidad muy conocida por sus talleres de joyería, actividad que procede de una tradición surgida en el Siglo XIX cuando algunos naturales del lugar comenzaron a recorrer la comarca llegándose a las parroquias al grito de "¡Ouro e Prata!" para atraer a los paisanos que guardaban joyas – incluso dientes – que necesitaban vender.

Una actividad itinerante que terminó por dar origen a establecimientos estables para revender parte de las piezas y también talleres para fundir otras. En los años posteriores a la guerra civil el negocio se incrementó y un miembro de la familia Suárez, pariente de los Suárez Zapata, decidió dar un salto geográfico para acercarse a la boyante burguesía industrial vascongada: en 1943 Emiliano Suárez abrió su primera joyería en Bilbao.

Hoy la marca Joyería Suárez representa un emporio del lujo centralizado en Madrid con diecisiete tiendas en España. Son unos maestros de la publicidad directa e indirecta, contando en nómina con las más destacadas estrellas de la farándula social.

COMPRA DE SEGUROS LA FE Y EXPANSIÓN DE LA COMPAÑÍA

La rama de los Suárez Zapata decidió, andando el tiempo, entrar en los lucrativos negocios funerarios, lo que tuvo lugar en 1997 con la adquisición de la viguesa Seguros La Fe, que había sido fundada en 1924 con propósitos de beneficiencia y que con los años se había convertido en una compañía relativamente fuerte en este tipo de seguros.

Una actividad muy rentable que surgió a principios del Siglo XX precisamente en Galicia y más concretamente en A Coruña, donde se fundaron las dos más potentes compañías del sector, que son Santa Lucía y Ocaso.

Como escribe la autora de la arriba mencionada entrevista refiriéndose a Manolo Suárez: "Ingeniero de Caminos y funerario por vocación, él y sus hermanos se hicieron con el negocio cuando tenía 10 agencias"

Lo hicieron, entrar en La Fe, aprovechando que las malas inversiones de la sociedad paralela Asefal consumían los permanentes beneficios de los seguros. Así, en una continuada labor de zapa, fueron comprando los paquetes accionariales de las familias viguesas propietarias, los Rey, Riera y Comesaña.

Casi veinte años después, La Fe mantiene su sede central en Vigo y cuenta con más de ochenta oficinas por toda España, habiendo adquirido otras compañías, entre ellas La Previsora Mallorquina. No sólo venden pólizas de decesos sino que han ampliado la oferta a seguros médicos, de viajes o de inmigrantes, estos últimos para la repatriación de difuntos.

Desde la Inmobiliaria Suárez Zapata, en la Castellana madrileña, los muy considerables ingresos procedentes de las pólizas de Vigo y la provincia de Pontevedra son destinados a inversiones financieras y también inmobiliarias en toda España, especialmente en Mallorca, Canarias y Costa del Sol. 

TAMBIÉN SON LOS PROPIETARIOS DE VIGOMEMORIAL

Para hacerse con el tanatorio fundado junto con socios por la familia Varela, de Ponteareas, siguieron un modus operandi parecido al utilizado para terminar por quedarse con La Fe. En una labor subterránea primero de prospección y después de extración accionarial, que por algo Manolo Suárez es ingeniero de minas, especializado en minar sociedades.

No se dan prisa, nos dicen. No les importa esperar, van adquiriendo las acciones poco a poco. De Vigomemorial poseen el sesenta por ciento, por lo que controlan la empresa; y, en perjuicio de los otros accionistas, en este caso han decidido no repartir beneficios.

Volviendo a Seguros La Fe, en su sede de la calle Elduayen está todo muy estudiado, empezando por la fachada, cuya gris apariencia que recuerda a un mausoleo. Y en el interior las escaleras centrales que comunican la recepción con los pisos superiores están presididas por un enorme cuadro que representa la acogedora cúpula de San Pedro, en el Vaticano.

Ya como demostración definitiva de que en esta empresa se cuidan todos los detalles cara al consumidor final, el director de Seguros La Fe se apellida Dapena, de nombre completo Ricardo Dapena Alonso. Un patronímico perfecto para el responsable de un buen funcionamiento en todos los órdenes.

Eso, que en Vigo a Manolo Suárez, consejero-delegado de Seguros La Fe, posiblemente el negocio más rentable de la ciudad, no lo conoce casi nadie.

Otro dato: en nuestra ciudad resulta el doble de caro morirse que en el resto de la provincia de Pontevedra

B. C

Visitar aquí: ASOCIACIÓN AFECTADOS SEGUROS LA FE

Publicado anteriormente:
El papelón del alcalde Pontevedra

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page