Punto de Mira

Artículo publicado

18/01/2009

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

ORGANIZACIÓN DEL TERRITORIO

En una reciente entrevista, el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, Antonio Fontela, puso el dedo en una llaga: Galicia cuenta con 315 municipios, otros tantos alcaldes, sus secretarios y un montón de concejales. Todos con sus correspondientes sueldos. Habría que añadir que la mayoría de los municipios situados en el interior cuentan … Continuar leyendo "ORGANIZACIÓN DEL TERRITORIO"

En una reciente entrevista, el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, Antonio Fontela, puso el dedo en una llaga: Galicia cuenta con 315 municipios, otros tantos alcaldes, sus secretarios y un montón de concejales. Todos con sus correspondientes sueldos.

Habría que añadir que la mayoría de los municipios situados en el interior cuentan con escasa población. En bastantes casos apenas un puñado de vecinos.

La Autonomías son caras. La nuestra, con la actual organización del territorio y la dispersión de la población en amplias zonas, fuera del ámbito litoral, lo es mucho más.

Se trata de una organización administrativa territorial onerosa y poco eficaz, que se ha quedado obsoleta y que resulta contradictoria: las provincias son un invento que data de la Francia napoleónica y que fueron concebidas precisamente para el mejor funcionamiento de un estado centralista.

ÁREAS METROPOLITANAS Y ESPACIOS RURALES

La gran asignatura pendiente de las Autonomías, muy concretamente de la gallega, es la de llevar a cabo una nueva ordenación del territorio partiendo, en nuestro caso, de sus dos principales vertientes muy diferenciadas: el espacio urbano en torno a las ciudades atlánticas; y las regiones del interior, tanto en sus poblaciones importantes como en los extensos ámbitos con escasa población.

Una cuestión fundamental para el futuro de Galicia que debe ser abordada en la próxima legislatura, incluyendo la extensa área metropolitana de Vigo, que en realidad ya existe, que incorpora buena parte del sur de la actual provincia de Pontevedra y que necesita urgentemente de los soportes administrativos que le permitan funcionar con eficacia. 

Las provincias desaparecerán algún día, mejor pronto que tarde. Se necesita, al menos, que las Diputaciones mermen en buena parte de sus actuales competencias. Unos organismos que en épocas recientes se convirtieron en salas de máquinas para captar votos y que fueron los pilares sobre los que sustentó su poder el Partido Popular de Fraga.  Que ahora mismo están fuera de juego y que son un evidente obstáculo para cualquier plan de crecimiento y desarrollo.

Pero cuyos actuales responsables se aferran a su existencia. Por eso el trío comandatario de la Diputación Provincial de Pontevedra – Louzán, Corina y Figueroa – se refieren no al área de Vigo sino a la Comarca de Vigo, que es lo que les interesa, que Vigo se considere comarca y no un área metropolitana con su correspondiente distrito industrial.

(Sobre lo que ellos llaman Comarca de Vigo y la continuidad de su integración en la provincia de Pontevedra desrazonarán conjuntamente en el Club Faro de Vigo el próximo viernes, día 23)

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page