Tribuna

Propaganda municipal y mal uso del dinero público

El día 31 de Diciembre del 2003, para terminar un año movido, de final tan inesperado, Corina decidió echar mano de los presupuestos y emplear fondos públicos para publicar un cuadernillo de nada menos que ocho páginas de publicidad en Faro de Vigo, bajo el concepto “Información do Concello de Vigo”.

Un cuadernillo en el que, con pose de ella Perly, Corina se luce en la portada. Dentro, menos favorecidos, porque no lo son, se muestran sus concejales, unos con página propia, otros con sólo media y los de distrito compartiendo la suya.

Ignoramos el coste de las ocho páginas, aunque no debió ser nada pequeño. Si el dinero municipal fue empleado para vender la imagen del nuevo gobierno del PP, malo. Y si lo fue, además, con el doble objetivo de procurarse un paraguas informativo de futuro, con el fin último de protegerse de las previsibles andanadas del mencionado periódico, todavía peor.

Es propaganda política con dinero público.

Empezamos en la misma línea del Bloque, que en su último año de gobierno municipal empleó 9 millones de euros en publicidad de alimento para las arcas de los medios de comunicación locales.

¿Cuántos malos baches se podían arreglar con ese dinero? ¿Cuántos pasos de cebra se podían haber pintado?

La desvergüenza de nuestros políticos es infinita.

Por otra parte, el que se sientan rehenes de los medios de comunicación es gravísimo. Una cosa es el control que en democracia deben ejercer esos medios, otra muy diferente el secuestro.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page