En portada

Artículo publicado

05/02/2021

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

PULPO DE PALENCIA,
MARISCOS DE JAEN

Una rodeada de mares de trigo y la otra en medio de miles de olivos, dos diferentes firmas con sus respectivas plantas de producción son competencia para las grandes empresas de Vigo que comercializan sus productos por las mismas geografías

PULPO DE PALENCIA, | MARISCOS DE JAEN

El pulpo es el producto estrella de la empresa Cocimar, en plena palentina Tierra de Campos. Es procedente de Marruecos y Mauritania, como el que prefieren, por su rendimiento, las pulpeiras gallegas. Ellos lo importan congelado, lo procesan en su planta de la localidad de Venta de Baños, lo envasan y lo distribuyen cocido, ya sea en piezas enteras, medias o en rodajas preparadas tipo feira, con su aceite y pimentón… Hemos cedido a la curiosidad de probarlo – no el tipo feira, por supuesto, que ellos llaman ´a la gallega´ – y no está mal en cuanto a sabor y trisque, con un toque de trisque parecido al que gusta al diente gallego; pero, claro, está muy lejos de lo que es un pulpo bien cocido en casa o en nuestros restaurantes.

También elaboran una amplia gama de mariscos cocidos y envasados al vacío, desde nécoras hasta vieiras; y distribuyen pescado fresco que adquieren en las lonjas del Cantábrico. Unos productos que colocan en tiendas sobre todo en Castilla y León; pero su fuerte comercial era el servicio a la hostelería de toda la región. Esperemos que en unos meses lo vuelva a ser.

En todo caso, reiteramos: su gran producto y carta de presentación es el pulpo de Palencia.

MARISCOS CASTELLAR, DE JAÉN

No es menos llamativo este caso, pues en medio de cientos de miles de olivares jienenses (son siete millones de árboles en esta provincia) la empresa Mariscos Castellar posee tres plantas de producción donde se cuecen sobre todo crustáceos, siendo su producto bandera la gamba blanca de Huelva. Aunque ofrecen un catálogo amplio que incluye langostinos de cultivo de Ecuador, cigalas no sabemos de donde y  unos pescados que llegan de Vigo, lo que destacan en su web, añadiendo que proceden de los mejores caladeros del mundo, lo que es muy cierto, que comercializan congelados.

Debe ser una doble gozada pelar y llevarse a la boca unas excelentes gambas blancas en una terraza de la capital Jaén, que sabrán muy bien tan lejos del mar.

Aunque desde su privilegiada ubicación en un inmenso mar de olivos, Mariscos Castellar, empresa fundada en 1969, no limita la comercialización de sus productos al centro y sur de la península. También exporta a Portugal, Países Bajos, Rumanía y antes a Reino Unido. Su próximo mercado objetivo es Alemania.

R. V

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page