Punto de Mira

Artículo publicado

22/08/2013

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

Punto de Mira

29/09/2019

DOS EMPRESARIOS DEL NAVAL

RECUPERAR Y RENTABILIZAR LA MEMORIA DE JULIO VERNE

No nos vamos a cansar de insistir: no sabemos rentabilizar nuestros activos para la promoción de la ciudad, las posibiliades que ofrece el pasado y también el presente. Lo que algunos llaman marca Vigo no recibe la necesaria atención por parte de las instituciones locales. En esto son muy buenos en A Coruña y somos … Continuar leyendo "RECUPERAR Y RENTABILIZAR LA MEMORIA DE JULIO VERNE"

No nos vamos a cansar de insistir: no sabemos rentabilizar nuestros activos para la promoción de la ciudad, las posibiliades que ofrece el pasado y también el presente. Lo que algunos llaman marca Vigo no recibe la necesaria atención por parte de las instituciones locales.

En esto son muy buenos en A Coruña y somos muy malos en Vigo. Por allá arriba incluso no tienen incoveniente en manipular lo que haga falta.

Un buen ejemplo es Picasso, que pasó cuatro años de su infancia y adolescencia en la ciudad a la que había sido destinado su padre, profesor de dibujo, entre 1891 y 1895. Una estancia que en A Coruña que allí han tratado de aprovechar montando toda una parafernalia urbana en forma de Casa-Museo (con obras tempranas, menores e irrelevantes) y un "Distrito Picasso". Aunque hay que decir que, en este caso, no tuvieron demasiado éxito en el empeño, ya que Pablo Picasso aborreció para siempre el recuerdo de Galicia y su mal clima. En vida jamás quiso mencionar su etapa coruñesa, durante la cual la familia lo pasó mal y además, poco antes de partir, falleció su hermana Concepción. Por lo que nunca, a pesar de los constantes requerimientos herculinos, se prestó a colaborar de ninguna manera con un pretendido homenaje. "Hace tanto viento que se lleve toda esta ciudad por los aires", escribió sobre un dibujo suyo de la época. Que desde A Coruña pretendieron maquillar como una etapa muy diferente.

                             ———- 0 ———-

En Vigo, en cambio, no hacemos ni caso a la memoria de Julio Verne, el mayor propagandista que nunca tuvo la ciudad. Que dedicó a nuestra Ría, que después quiso conocer y que visitó en 1878, un capítulo de "Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino". Una de las novelas más populares en la historia de la literatura mundial.

La ciudad no sólo no utilizó nunca esta publicidad gratuita – que incluye la memoria de la batalla de Rande – sino que durante mucho tiempo ignoró al gran escritor bretón, que merecía por lo menos el rótulo de una de nuestras principales calles. Y cuando se acordó de él fue casi para hacerle mofa mediante una "escultura" en el puerto, en la que Verne aparece ridículamente sentado sobre un enorme pulpo. En una figura más propia de tiovivo de feria que otra cosa.

Tenemos las Islas Cíes, que se venden solas. Pero es de verdad lamentable nuestra falta de imaginación y casi nula capacidad para aprovechar nuestras potencialidades, para lanzar campañas que difundan la marca Vigo. Lo que contrasta con el empuje e iniciativa empresarial de la ciudad.

Es, precisamente, una de las lagunas de Caballero, más preocupado en invertir en publicidad municipal de autobombo en el diario local que lo apoya que en destinar parte de esos fondos a promocionar Vigo en el exterior.

Tiene razón el alcalde en quejarse de maltrato a Vigo por parte de Xunta y Diputación; pero pierde argumentos, cuando él, pudiendo realizar actuaciones en este campo, no las lleva a cabo.

Si en A Coruña contaran con activos como los favores de un Verne o como la batalla de Rande, sí que sabrían sacarles partido. Son especialistas en poner en valor incluso lo que no tienen. Y nosotros no queremos aprender.

V.E

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page