En portada

Artículo publicado

29/12/2013

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

Quizás también te interese Quizás, también te interese

SOMOS VIGO

Con la llegada de Pemex, Núñez Feijoo, en cumplimiento de las obligaciones para las que fue contratado mediante elecciones, actuó como agente comercial desde su cargo político. Tuvo muy facilitada la gestión debido a que llevaba un producto muy bueno, el producto Barreras.

SOMOS VIGO

Sin restar al presidente de la Xunta los merecimientos que pueda tener, que tampoco está nada claro hasta donde, los mexicanos de Pemex han venido a Vigo básicamente porque la operación es magnífica para ellos, de lo contrario la compra del astillero no se hubiera producido.

Una operación también positiva para Vigo, en el momento crítico en que se encontraba la construcción naval, sin carga de trabajo y con varios miles de trabajadores en el paro.

DE LOS "VAPORES TIPO VIGO" A LOS OCEANOGRÁFICOS

Los responsables de Pemex sabían muy bien lo que estaban comprando, con una garantía de alta calidad en la construcción de barcos como resultado de la extraordinaria trayectoria de unos astilleros fundados en 1882, hace más de ciento treinta años.

Que ya fueron referencia en Europa a principios del Siglo XX, cuando triunfaron con el diseño de unos "sardineros" que se conocieron como "vapores tipo Vigo" y que estaban presentes en los puertos de todo el litoral español y de los países ribereños del Mediterráneo. Eran rápidos, de muy buen navegar, algunas versiones alcanzaron hasta los veinticinco metros de eslora y en 1918 ya se habían entregado cuatrocientas unidades. Dadas sus buenas prestaciones, las potencias aliadas los utilizaron en la I Guerra Mundial como dragaminas.

En los años 50, los bacaladeros "Super Standard", de sesenta metros, supusieron otro hito para el astillero Barreras. Como lo fueron, para la construcción naval del conjunto de la Ría, los arrastreros-congeladores que se comenzaron a construir a partir de los setenta. Ya más recientemente llegarían los ferries, atuneros y los oceanográficos de última generación, dotados de las más avanzadas tecnologías.

UNA CIUDAD DIFERENTE, CON VOCACIÓN E IMPULSO EMPRESARIAL

Tampoco es casualidad que en Vigo, en el último medio siglo, se haya desarrollado una industria de automoción que es ejemplo a seguir en Europa. Una referencia para PSA, que se propone trasladar el modelo de Vigo a sus plantas en Francia.

Esta es una ciudad distinta, única, muy diferente a las otras de Galicia, hecha a sí misma y con una cultura de empresa, emprendimiento y esfuerzo que inculcaron en nuestra sociedad los "fomentadores" catalanes del Siglo XIX. Una ciudad que, habiendo aportado tanto al progreso de la Comunidad, es, sin embargo, siempre maltratada por la Administración, muy especialmente cuando la Xunta se encuentra en manos del Partido Popular, desde los tiempos de Fraga.

Señor Feijoo, gracias por su gestión comercial, la que fuera o puede que hubiese sido. Pero no se atribuya mayores méritos que los que le corresponden, que la clave de que viniera Pemex estuvo en que somos Vigo.

POR EL CONTRARIO, SI CONSIGUIERA USTED LLEVAR A LOS MEXICANOS A LUCHAR CON EL BRAVO MAR DE PUNTA LANGOSTEIRA, ESO SÍ QUE SERÍA UN LOGRO.

¿Y García Costas? La suya es una historia paralela que se comentó en Vigoempresa el 12/05/13. Ver: GARCÍA COSTAS (PEPE)

P.BOTERO

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page