En portada

Artículo publicado

20/01/2013

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

UN SARGENTO CHUSQUERO DE LA POLÍTICA

La imagen no tiene mucha calidad; pero es que Chema Figueroa perjudica cualquier foto en la que aparezca, no importa el escenario, solo o acompañado.

UN SARGENTO CHUSQUERO DE LA POLÍTICA

Este sujeto que vive y se lucra de la política posee muy escasa formación, es de dudar que pueda presentar un certificado de bachillerato. A pesar de lo cual encabeza la agrupación local del Partido Popular en Vigo y se postula como próximo candidato a la alcaldía de la ciudad.

Habiéndose rodado en un ambiente tabernario, muestra, efectivamente, hoscas maneras y unos malos modos de sargento chusquero de los de antes. De catadura vulgar, amenazador en no pocas ocasiones, casi siempre desagradable, ejerció como guardaespaldas de Corina Porro.

Este personaje se dedica a perjudicar a Vigo, la ciudad a cuya alcaldía aspira, desde su actual cargo de vicepresidente la Diputación de Pontevedra… En compañía de su compinche Rafael Louzán, el presidente del organismo provincial, ex conseje del polideportivo municipal de su pueblo, otro especimen característico de la peculiar fauna política gallega con todo el pelo de la dehesa encima, del que no se desprenderá nunca.

La Diputación no sólo no invierte un euro aquí, de donde recibe una tercera parte de sus ingresos, sino que procura perjudicar a la ciudad, cuando no a boicotearla, en cuanto sus responsables tienen ocasión. Una buena muestra es la Vuelta España, tanto en su pasada edición como en la que se celebrará este año. Otro el abandono presupuestario a que tienen sometido a nuestro Museo de Arte Contemporáneo, impidiendo su normal funcionamiento.

Todo en la línea política antiviguesa promovida por Alberto Núñez Feijoo y el pontevedrés Alfonso Rueda, los jefes políticos de Figueroa.

PERO EN VIGO EXISTE OTRO PP

El que representa, por ejemplo, Lucía Molares, una persona que está, tanto social como culturalmente, en las antípodas del grosero Chema Figueroa, que
formó parte del gobierno municipal de Corina Porro, con la que es bien sabido que se llevaba fatal, en este caso por celos de la ferrolana, dado que Molares procede de la burguesía local.

No pocos pollos le montaron la Porro y Figueroa a Molares en las dependencias municipales, sin que a ella le importase demasiado, sabiéndose protegida por Ana Pastor y el entorno de Mariano Rajoy. Ahora en Madrid, dirigiendo la Entidad Estatal del Suelo (Sepes), organismo dependiente del ministerio de Pastor, esta viguesa sí que sería una buena cabeza de lista del Partido Popular para tratar de recuperar el gobierno municipal.

Dicen los dos colegas y socios en los asuntos de la Diputación que en Vigo no se invierte porque su alcalde es "intratable"… Sin embargo, Abel Caballero se trata y se entiende muy bien con la ministra de Fomento, que mantiene importantes inversiones en nuestra ciudad, que es, junto con Pontevedra, también suya de adopción.

Que al impresentable, en todos los sentidos, Chema Figueroa se atreva a nominarlo Núñez Feijoo como cabeza de lista para las próximas municipales sería otra afrenta del presidente de la Xunta. 

La parte buena es que apenas tendría posibilidades de éxito, ya que le darían la espalda aquellos ciudadanos que, siendo habituales votantes populares, desean otra cosa para Vigo.

Menos mal que en la ciudad hay un amplio sector votante del Partido Popular bien diferente al que personifica Chema Figueroa, por muy presidida que esté la agrupación local por él mismo. Son cosas distintas.

ANTONIO J. CAMPIO

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page