En portada

¡ VUELTA AL TRABAJO !

Es una gran noticia para Vigo, la entrada de Pemex en Barreras y la carga de trabajo que supone para el astillero y para toda la industria auxiliar. Lo que unido a la buena marcha de la factoría del Grupo PSA y del conjunto de la industria de la automoción hace ver las cosas de otra manera.

¡ VUELTA AL TRABAJO !

Al desembarco oficial de la gran petrolera mexicana en Vigo precedió el anuncio de que Freire Shipyard había ganado el concurso para la construcción de un buque oceanográfico para Kuwait, en dura competencia internacional. Se trata de un pequeño astillero de gran prestigio que se ha especializado en este tipo de barcos para convertirse, como es reconocido, en el mejor del mundo en este campo.

Por su parte, gracias a la entrada de Pemex, Astillero Barreras se garantiza la construcción de cinco buques iniciales que suponen un valor de 300 millones de euros y a los, muy probablemente, se unirán otros en los próximos meses, además del flotel que se da por seguro.

Esto después de más de dos años con las gradas vacías. Una recuperación que se hizo posible gracias al posicionamiento de las empresas auxiliares que aceptaron una quita del ochenta por cien, sin la cual el astillero hubiera desaparecido. Una decisión empresarial que les permitirá, en los próximos tiempos, volver al camino de los beneficios.

En 2008 eran 7.000 los trabajadores vigueses que dependían de la construcción naval, casi otras tantas familias, una cifra aproximada de unas dieciocho mil personas. Esto es, por encima de todo, lo que recupera la ciudad, al volver paulatinamente al trabajo la mayoría de los que se encontraban en paro, entre ellos un porcentaje elevado a punto de perder sus prestaciones o que ya las habían agotado. Se calcula que, con los barcos adjudicados a Barreras, serán cuatro mil los trabajadores que regresarán a la actividad laboral.

De México también habían llegado con anterioridad encargos para Armón, que construye dos atuneros para armadores de aquel país.

La fuerza de la Ría de Vigo en el sector naval es el contrastado alto nivel de calidad en la construcción y su especialización en buques dotados de alta tecnología, lo que va a volver a hacer a nuestros astilleros competitivos a nivel internacional. La debilidad, por contra, la presencia de un sindicato como CIG, del Bloque Nacionalista Galego, dogmático, intransigente, violento y capaz de hacer mucho daño, como se demostró en las salvajes huelgas, con toma de nuestras calles, de Junio de 2009.

Por último, nosotros nos encontramos entre los que dudaban que la alianza con Pemex llegara a buen puerto, sobre todo por los problemas de la petrolera mexicana con Repsol, que de no haberse solucionado no nos encontraríamos ahora celebrando esta vuelta al trabajo de Astillero Barreras.

Y tampoco nos duelen prendas en felicitar a Feijoo por el papel que haya jugado – que no está muy claro hasta donde – el presidente de la Xunta en esta alianza con México.

Queremos repetir que lo importante, lo más importante, son los trabajadores del sector naval y su futuro. Que también es el futuro de Vigo.

ANTONIO J. CAMPIO


Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page