En portada

Artículo publicado

13/02/2021

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

A RAFAEL LOUZÁN SIEMPRE
LE GUSTARON
LOS CAMPOS DE FÚTBOL

Teniendo pendientes como investigado otras causas con la justicia, el personaje fue recientemente condenado a dos años de cárcel y a ocho de inhabilitación para ejercer como cargo público por fraude y prevaricación, asunto relacionado con las obras de un campo de futbol en Moraña a cargo de la empresa Eririña, pese a lo cual, habiendo presentado recurso, no dimitió de su puesto como presidente de la Federación Gallega de Fútbol. Antiguo conserje de polideportivo en su Ribadumia natal, en tiempos de Alianza Popular entró en política municipal de la mano del destacado contrabandista y narcotraficante Nené Barral, alcalde de la localidad arousana durante casi dos décadas. Transcurridos los años, con el Partido Popular llegó a presidir la Diputación de Pontevedra entre 2003 y 2015. Un periodo en el que el organismo sufragó decenas de campos de furbol de cesped sintético en pueblos de la provincia, todos adjudicados a la misma empresa.

A RAFAEL LOUZÁN SIEMPRE | LE GUSTARON | LOS CAMPOS DE FÚTBOL

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO EL 21/12/2014

 

Como se puede apreciar en la foto, Rafael Louzán, perfilado y elegante a su manera, muestra excelente gesto técnico al golpear el balón ajustadamente con el interior del pie ayudado de un perfecto apoyo sobre la pierna izquierda, con el cuerpo hacia atrás para lograr un mayor impulso y elevación en el disparo. Los jugadores de blanco tomaron buena nota y después aplaudieron.

Se trata de una imagen tomada con ocasión de la inauguración, hace diez años, en 2005, del cesped artificial – así como las nuevas gradas con asientos de plástico e incluso marcador electrónico – del campo de O Regatiño, en Goián, Tomiño, actuación que contó con un presupuesto en torno al medio millón de euros.

Fue uno entre las decenas de campos de fútbol reconvertidos por la Diputación Provincial en los últimos años con una alta inversión que se presume muy rentable tanto a nivel político, por atraer votos, como económico para los proveedores del cesped sintético y los constructores de gradas. Un buen negocio para todos . De eso, de su rentabilidad, junto con la de otras obras y viales provinciales que recorría junto con su chófer al tiempo que empresario, sabrá Louzán. Y al Pontevedra, de Tercera División, le hizo un estadio del copón, cuyas cuentas están ahora en entredicho, por expresarlo en plan fino.

Y es que el actual presidente de la Diputación tuvo siempre relación con el deporte, que primero practicó, no exactamente en plan “amateur”, como correcaminos a las órdenes del famoso contrabandista y ex alcalde a lo largo de dieciocho años, de Alianza Popular primero y del Partido Popular después, en su natal Ribadumia, el famoso Nené Barral, para el que ejerció como recadero por toda la comarca de Arousa. Fueron tan buenas las prestaciones del ligero chaval que el alcalde, su mejor padrino, decidió premiarlo con un puesto de conserje en el polideportivo local. Y de ahí, trotando sin pausa por las corredoiras del PP, a la Diputación.

———- 0 ———-

Calculando que el Partido Popular va a perder la Diputación Provincial en las municipales del próximo mes de Mayo, Rafael Louzán se ha pasado al fútbol. Acaba de ganar las elecciones a la presidencia de la Federación Gallega, según su antecesor y rival haciendo uso de las malas artes habituales en la política y con el apoyo decisivo de los Baltar en la provincia de Ourense, la cara más tercermundista de Galicia.

Lo positivo: ya dio a entender Louzán que la Federación cambiará su sede de A Coruña a Santiago, que es donde debe estar. Pero esto si le dejan.

J. P

Ver también: LOUZÁN Y LA GALLINA DE MOS

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page