Punto de Mira

Artículo publicado

27/03/2021

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

ABANCA EN VIGO

Mediante una pancarta estratégicamente situada para ser recogida por las cámaras de televisión, este lema estuvo muy presente durante años en las gradas del estadio de Riazor, que actualmente se llama estadio Abanca. Parece que la entidad financiera de origen bolivariano que trajo Núñez Feijoo quiere ahora, desde su centro de operaciones en A Coruña, hacer suyo el slogan. Es lo que se deduce de los movimientos de Abanca con referencia a nuestra ciudad.

ABANCA EN VIGO

Zona Franca llegó recientemente a un acuerdo para por doce millones de euros comprar a Abanca los edificios del que fuera Centro Informático de Caixanova, que formaba parte del botín inmobiliario con el que los banqueros venezolanos propietarios de la entidad financiera se hicieron en Vigo.

Pero Abanca se negó a vender también a Zona Franca el extraordinario y céntrico edificio Casas de Bárcena – en la foto -, que el consorcio quería dedicar a un centro de negocios. Alegaron que para ellos se trata de una propiedad ´prioritaria´. ¿Prioritaria para qué, si la tienen abandonada? Donde se encuentra la Colección Caixanova, la mayor y más importante muestra que existe de pintura gallega, que permanece embalada en cajas en algunas de sus dependencias. Como abandonado está el Teatro García Barbón, otro edificio emblemático que durante muchos años fue centro neurálgico de la vida cultural viguesa. Y cerrado a cal y canto continúa el gran inmueble que albergó al Cine Fraga. Mientras que la antigua sede central de Caixanova permanece en su mayor parte desierta e inoperativa, convertida en una simple sucursal.

Con eso de ´prioritario´ querrán decir que para ellos Casas de Bárcena es un edificio simbólico, para demostrar que han tomado Vigo. Porque precisamente allí, en Casas de Bárcena, se estableció tras su fundación en el año 1880 la Caja de Ahorros Municipal de Vigo, la cual andando los años sería el germen de la Caixavigo que después se convirtió en Caixanova. Somos Abanca y desde A Coruña le decimos a Vigo que no.

Esa es, seguramente, su prioridad. Todo un simbolismo, pues ese ´VIGO NO´ lo llevan en su ADN ciudadano los coruñeses. Se podría decir que la aversión – con rencor – a nuestra ciudad es algo genético. Y los directivos de Abanca son coruñeses, muy probablemente de esos que gustan de enunciar en las tradicionales tascas de su ciudad el muy popular chascarrillo: ´¿Qué es un vigués? … El hijo de una puta y un portugués´.  El presidente de Abanca, el bolivariano venezolano Escotet, es también, de adopción, coruñés. Y le gusta siempre demostrarlo para su público.

————-

En otro orden de cosas, aunque con un evidente paralelismo,  en la actualidad Abanca es la propietaria del Deportivo de A Coruña. Para salvar al por entonces casi desahuciado equipo de los coruñeses se sintieron obligados a comprarlo, lo que, al parecer, también era prioritario. Muy prioritario. Empleando un dinero – decenas de millones de euros para hacerse con el setenta y seis por ciento de las acciones – que muy bien podían haber dedicado a actividades culturales y sociales por toda Galicia; pero es que de eso los banqueros no entienden, no están para cosas que no son su misión.

Tampoco lo del Deportivo parece que vaya a ser muy rentable, al contrario, pues hundido en categoría inferior pinta a ruinoso; pero se trata del equipo de su ciudad y esto tiene unas implicaciones. Muy especialmente en una ciudad como A Coruña. Es decir, tiene sus retornos.

(Tras la derrota en casa ante el Celta B, desde Abanca dieron la orden de despedir al entrenador. Y cuando unas semanas después el Deportivo perdió con el Coruxo en el campo de O Vao, entonces, los enrabietados mandas bancarios decidieron expulsar a toda la directiva del club, que se puede decir era externa o figurante. A la calle por perder con otro equipo de Vigo)

Por todo lo anterior y en toda lógica y de manera muy consecuente, los vigueses no deberían ser clientes de Abanca. Nos referimos a los que no tengan obligaciones financieras pendientes y no traspasables, que estos tendrán que cargar con los intereses y la contradicción, pues una parte de sus cuotas, aunque sea mínima, estará destinada a mantener al Deportivo Abanca de A Coruña. 

V.E

MUY RELACIONADO, VER TAMBIÉN:

FEIJOO Y LA GRAN OPERACIÓN ABANCA (Conexión Betanzos)

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page