En portada

ASÍ HABLA BALAIDOS…
Un artículo de Fernando Rey Tapias

La foto es el del Balaídos de finales de la década de los sesenta. Por entonces, un muy joven Fernando Rey defendía la portería del Celta. Como vigués y como ex jugador conoce muy bien el campo, la historia de Balaídos en sus sucesivas versiones, los entresijos y lo que transmiten sus gradas, las de antes, las que siguieron y las de ahora. Ama el alma de Balaídos, por eso quiere que el viejo estadio hable

ASÍ HABLA BALAIDOS… | Un artículo de Fernando Rey Tapias

” Cercano a cumplir los 100 años de existencia, ya va siendo hora de exteriorizar públicamente mis sensaciones  o por lo menos algunas de ellas, ya que todas no cabrían en un libro.

Podría comenzar con mi creación, poco acertada en su ubicación, ya que construirme pegado al cauce de un río trajo como consecuencia el que me inundara en numerosas ocasiones.

Tampoco se cumplió la construcción del proyecto inicial. La escasa respuesta de los ciudadanos de Vigo a la compra de acciones – se cubrió menos del 50% del millón de pesetas presupuestado – me hizo nacer con carencias y deficiencias.

A lo largo de mis 92 años, desde mi inauguración en diciembre de 1928 hasta ahora he soportado numerosos cambios, casi siempre insuficientes para poder ofrecer un servicio confortable a todos los asistentes, cambios en los que sigo inmerso, como casi siempre con la promesa de que finalizarán en un plazo corto y con un resultado brillante, pero yo me siento sin identidad y con la sensación de que cuando por fin se termine mi remodelación los resultados, tanto los estéticos como los funcionales, no serán tan satisfactorios como supone el alcalde del Ayuntamiento de Vigo, mi actual dueño desde 1946, que comparó la importancia de mi futura imagen con el Guggenheim.

Volviendo la vista atrás, estoy satisfecho de los acontecimientos que he albergado:

  • Todos los partidos como local del Real Club Celta
  • 8 partidos de la selección española
  • 3 partidos del mundial de 1982
  • 5 importantes conciertos musicales, (Madonna, Afroamérica, Dire Straits, Rolling Stones y Alejandro Sanz), sin olvidar  actividades hípicas y  atléticas cuando aún contaba con las pistas de ceniza.

La etapa anterior a los cambios previos al mundial fue mi época más romántica. El equipo entrenaba habitualmente compartiéndome en ocasiones con mis amigos vecinos, los campos de Lagares y La Florida, ocupados continuamente por multitud de jugadores juveniles y modestos.

Una época en la que los jugadores de la primera plantilla  alternaban los partidos de entrenamiento con otros más recreativos de fútbol-tenis en la pista de cemento tras la portería de marcador.

La desaparición de Lagares y La Florida primero, y la inauguración de La Madroa después, me dejaron en un estado de soledad.  Tuve que adaptarme y vivir pendiente de los cambios estructurales de un fútbol diferente en un ambiente politizado.

Un presidente que salido de la nada se creyó, y así lo declaró públicamente, la persona más importante de Vigo, pretendió en el 2003 adjuntarme un centro comercial y un hotel, en una operación claramente especulativa, frenada en seco por el alcalde de la ciudad y el director de Citrôen.

Desde entonces han cambiado los protagonistas; pero el enconamiento entre Celta y Ayuntamiento es si cabe mayor. Ahora soy objeto permanente de la disputa, entre dos personajes que pelean su liderazgo y protagonismo, hasta el punto de provocar situaciones insólitas de una tensión extrema en mi palco presidencial.  Una situación que plantea una incertidumbre sobre mi futuro, que creo que no merece mi trayectoria ”

VER TAMBIÉN, EN LA SECCIÓN VIGUESES:

FERNANDO REY TAPIAS. UN GRANDE ENTRE LOS DEPORTISTAS VIGUESES Y GALLEGOS DE TODOS LOS TIEMPOS

Fernando Rey dejó muy pronto el fútbol profesional para dedicarse a sus estudios universitarios pero sin abandonar el fútbol defendiendo la portería de otros equipos gallegos, como Compostela o Pontevedra. Lo que compaginaba con el tenis, el deporte en el que es campeonísimo : en su historial suma nada menos que veinticinco títulos absolutos de Galicia, a los que hay que añadir  cuatro de squash. Es uno de los más grandes deportistas gallegos de siempre.

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page