Punto de Mira

CASI OBLIGADOS A LEER SOLO LOS TITULARES

Para después de comparar el tratamiento de las noticias en los encabezados de los distintos medios. El artículo, si quiere, lo pone el lector

CASI OBLIGADOS A LEER SOLO LOS TITULARES

Las caídas de ventas en quioscos de los tradicionales diarios en papel han sido vertiginosas. Ya solo compran periódicos impresos veteranos lectores – no todos – que gustan del placer de la lectura pausada. Como consecuencia, los ingresos por la publicidad de siempre, sobre papel, han caído en picado. Y como la publicidad en internet es muchísimo más barata, menos rentable ya que habitualmente se cobran unos céntimos por pinchazo, los medios de comunicación digitales se han visto obligados a recurrir a la captación de suscriptores que, previo pago mensual, trimestral o anual son los únicos con acceso a sus contenidos.

De modo que se terminó el grifo abierto de la información, que era una de las grandes cosas de internet cuando se podían consultar las ediciones digitales de cualquier diario del mundo, ya fuera local, nacional o internacional. En cualquier idioma. Ya no es así, aunque algunos diarios, por estrategia, quieran dar un cierto margen de noticias abiertas.

Hasta hace unos meses, un lector deseoso de la mejor y más completa información podía consultar en varios medios digitales la misma noticia tratada de diferentes maneras, comparar, contrastar con calma los contenidos y sacar sus propias conclusiones. Este maná informativo es cosa del pasado, puesto que la mayoría de los usuarios de internet podrán hacerse suscriptores de un medio, quizás de dos, como máximo de tres.  Del resto quedan los titulares.

—————

Los únicos artículos hoy día libres son los llamados ´contenidos patrocinados´, que no son otra cosa que publicidad más o menos disimulada.

Y otra cosa: en la actualidad, la mayor parte de las visitas a diarios digitales, alrededor de un setenta por ciento, son a través de móvil, quedando un veinticinco por ciento para ordenadores y un cinco por ciento para tablets. Esto de manera aproximada; pero que coincide con el asunto de los titulares. Los usuarios de ahora aprenderán a interpretarlos de manera rápida – siempre comparando – y no echarán de menos unos contenidos que resultan farragosos para leer en la pantalla de un teléfono.

Pero queda la televisión, mejor dicho, quedan las televisiones. Aunque sea a cambio de chuparse unos anuncios. Anuncios que se pueden ignorar si el televidente bien entrenado en la materia quiere.

Esto sigue cambiando y lo que cambiará. Nuestro mundo que es el mundo de internet, queremos decir.

V.E

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page