En portada

Club Financiero Vigo

Como sosteniendo las torres gemelas de García Barbón, a todos los visitantes foráneos les llama la atención el lujo discreto y la magnificencia de sus instalaciones

Club Financiero Vigo

En este sentido, el CFV destaca entre otras similares asociaciones empresariales españolas. Pero no hay que confundirse: no es un club social y sí un lugar en el cual se trabaja, se celebran encuentros, seminarios, se organizan foros que transmiten opinión y desde el que se emiten informes sobre cuestiones estratégicas que afectan al presente y futuro de Vigo.
Otro aspecto que destaca es su magnífica organización interna, una cuestión en la que todos sus asociados están de acuerdo.
Junta Directiva
Cuando Juan Güell fue designado para suceder al anterior presidente, José López Soto, su nombramiento tuvo lugar después de no pocas deliberaciones y la fuerte e inicial oposición de significados socios. Sin embargo pronto quedó claro que, siendo un personaje desconocido fuera de algunos ámbitos empresariales, se trataba de una excelente opción.
La presidencia actual, ostentada por Juan Ramón Güell, se ha distinguido por dar un impulso de proyección al Club y por convertirlo en un referente de opinión y de grupo de presión en defensa de los intereses de la ciudad.
La tercera junta directiva en la trayectoria del club, en mayo de 2006 terminará gestión de tres años y será un momento importante para la entidad, que, puesto que el cargo no se puede prolongar según los estatutos, tendrá que buscar el sucesor adecuado para continuar con la labor actual.
Un nuevo presidente que, sin embargo, sí podría salir de entre los miembros de la actual junta. Una junta en la que está representada Caixanova y también Citroën y que, sin duda, lo seguirán estando en la que venga.
Un fallido plan de asalto
El salto cualitativo que ha dado en los últimos años el Club Financiero, su representatividad y la proyección de sus actividades lo ha convertido en objeto de deseo de algunos grupos empresariales.
Es el caso del entorno del fútbol, de gente ahora comandada por el emigrante retornado Carlos Mouriño, un personaje que se mantenía en un segundo plano hasta que decidió saltar a la palestra con la compra del Celta. También contaba con el éxito de sus inversiones en Nigrán; pero cuando saltó el escándalo sus planes de entrada en lo que el considera gran sociedad viguesa se vinieron abajo.
Un esquema que incluía el asalto al Club Financiero, para lo cual los del fútbol ya habían comenzado con sus maquinaciones, sin faltarles algunos apoyos externos y a la vez internos, como el presidente de la Cámara de Comercio y también el de un controvertido empresario que forma parte de la actual directiva.
En procura de presencia y prestigio social para añadir a su capacidad económica adquirida en México, como decimos el asunto de Nigrán echó abajo sus estrategias.
En todo caso, ni Carlos Mouriño ni la gente que lo rodea eran – resulta muy obvio – los indicados para dirigir una institución como el CFV. Toda la labor realizada en los últimos tiempos se hubiera venido abajo.
La actitud del Faro de Vigo
Desde un primer momento, desde sus comienzos en 1997, este diario de propiedad foránea cuyos intereses no siempre coinciden con los de la ciudad, que incluso llegó a perjudicar gravemente a Vigo, a su industria y a su clase empresarial con el asunto de la ampliación de los muelles de Guixar, siempre negó el pan y la sal informativa al Club Financiero.
Tampoco figura como socio del CFV, cuando sí lo son otros medios importantes y todas las instituciones viguesas. Algunos achacan esta circunstancia a la presencia de La Voz de Galicia; otros suman a lo anterior especulaciones más complejas. O más simples, segun se vea.
De las actividades e iniciativas del Club Financiero, el Faro procura informar poco, en ocasiones de aquella manera. O, directamente, no informa, como ocurrió el pasado mes de Julio con la visitadel vicepresidente primero del gobierno de España, Pedro Solbes, a la entidad.
El Club Financiero Vigo ha cuajado y su papel debe ser seguir siendo importante para el futuro de la ciudad. En este sentido, esas elecciones del próximo mes de mayo serán muy importantes. El sucesor de Güell.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page