Punto de Mira

Artículo publicado

22/05/2022

vigoempresa vigoempresa

Comparte en

¿CUÁNTO NOS COSTÓ A TODOS
EL PERMISO CONCEDIDO AL EMÉRITO?

Se trata de un breve paréntesis en su exilio de España. Se trata tan solo un alargado fin de semana de permiso fuera del presidio dorado de Abu Dabi, rodeado de desierto; pero que provocó considerables gastos a las arcas del Estado

¿CUÁNTO NOS COSTÓ A TODOS | EL PERMISO CONCEDIDO AL EMÉRITO?

En 2020 a Juan Carlos lo enviaron al exilio y le retiraron su sueldo público como Emérito, que ascendía a 200.000 euros anuales. Desde entonces los españoles ya no le pagamos un salario; pero este permiso con destino Sanxenxo va a salir bastante caro a las arcas del Estado.

No por el viaje, puesto que es de suponer que el Emérito oculta un cuantioso patrimonio en alguna sociedad offshore y él se paga los dos larguísimos vuelos de ida y vuelta desde la península arábiga, incluido el salto de Vigo a Madrid previo al regreso a Abu Dabi.

—————-

En Sanxenxo sus amigotes, que lo estarán tratando como un rey, corren con todos los gastos. Un rey venido a menos; pero rey. Alojamiento gratis, desayuno incluido. Cuchipandas y buenas bebidas en el Náutico. Paseos en barco por la ría de Pontevedra. Traslados con amigo chófer del y al aeropuerto de Peinador. Y cariño, mucho cariño, que lo necesita. Unos elevados gastos que a sus anfitriones no les importarán en absoluto.

Pero lo malo es que también los generará para las arcas del Estado, pues su presencia conlleva la puesta en marcha de un numeroso y muy caro operativo policial, más costoso por lo invisible que por lo visible.

También en Abu Dabi se encuentran destacados como guardaespaldas agentes de la Guardia Civil que cobran elevadas dietas por su misión especial en país extranjero.

Estos muy elevados gastos en seguridad, pensamos, deberían correr a cargo del mismo Emérito, no de todos los españoles.

Que ya se aprovechó bastante de todos nosotros y durante muchos años.

Un personaje al que, como mínimo, se le puede calificar de defraudador fiscal. Y a partir de ahí se le pueden aplicar todos los epítetos que se quieran y siempre hacia arriba, que adjetivos calificativos caben muchos en este caso y son muy variados.

V.E

Enlace:

UNA FOTO QUE NO SE REPETIRÁ Y DOS MOMENTOS DE JUAN CARLOS I EN VIGO

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page