Punto de Mira

EL PUERTO DE VIGO SE PROMOCIONA EN VIGO…

No es nuevo, sino un vicio que viene de atrás. Una perversión: la Autoridad Portuaria de Vigo malgasta importantes sumas en promocionar el puerto en la propia ciudad. Aunque esto es un decir, porque los que en realidad pretenden promocionarse, utilizando los dineros del puerto, son los sucesivos presidentes que pasan por la plaza de la Estrella como candidatos a la alcaldía. Una  aberración que se podría … Continuar leyendo "EL PUERTO DE VIGO SE PROMOCIONA EN VIGO…"

EL PUERTO DE VIGO SE PROMOCIONA EN VIGO…

No es nuevo, sino un vicio que viene de atrás. Una perversión: la Autoridad Portuaria de Vigo malgasta importantes sumas en promocionar el puerto en la propia ciudad. Aunque esto es un decir, porque los que en realidad pretenden promocionarse, utilizando los dineros del puerto, son los sucesivos presidentes que pasan por la plaza de la Estrella como candidatos a la alcaldía.

Una  aberración que se podría calificar de golfada, en cuanto esos caudales deberían ir destinados a infraestructuras y servicios, en todo caso a promocionar el puerto por el mundo adelante. Ya puestos, podrían servir para publicitar también en el exterior la ciudad y su Ría, que falta hace.

La práctica, menos exagerada que ahora, ha existido siempre; pero, como candidato a la alcaldía desde la Autoridad Portuaria la inauguró Juan Corral, quien multiplicó estos presupuestos para después, llegadas las elecciones, fracasar con estrépito.

A Corral le sucedió Julio Pedrosa, que no aspiraba a mandatario municipal, el cual, escandalizado por el monto destinado a tales partidas, recortó considerablemente el sedembolso. Lo que provocó las iras de un Faro de Vigo comandado entonces por Ceferino de Blas, primer responsable de una perversa campaña contra la ampliación de los muelles del Areal. Con las consecuencias que todos conocemos, causando un considerable daño al puerto y a la propia ciudad.

FARO DE VIGO, PRINCIPAL BENEFICIARIO

Abel Caballero pensó que la estrategia iniciada por Corral – inventada por Fraga – podía ser eficaz con otro mejor candidato. Por ejemplo, él mismo.

Una gran idea esa de utilizar la Autoridad Portuaria como plataforma y al tiempo hacer uso de sus considerables ingresos por tráficos para la promoción política personal, alimentando así las arcas de los medios de comunicación – muy especialmente de Faro de Vigo – para a cambio recibir una amplia y favorable cobertura.

Como al actual alcalde le salió bien, como supo utilizar esos recursos en su beneficio político, Corina Porro decidió seguir la misma estela. Ejerciendo, igual que hizo Caballero, mas de candidata que de presidenta del puerto. En detrimento del puerto, no sólo económico.

Hay, sin embargo, una considerable diferencia: Corina Porro es, descaradamente, la candidata de La Voz de Galicia, el órgano peridístico del Grupis Lobbys de A Coruña, con el que ha firmado un convenio publicitario. Que le garantiza, además, continuos, casi cotidianos, ataques del periódico coruñés a Caballero, al que, actuando como alcalde de Vigo, no le perdonan su papel en la guerra de las Cajas. Así, mientras promocionan a la Porro demonizan a Caballero, enemigo de la Latorre y sus intereses aadyacentes, a los que sirve Santiago Rey.

Lo que, lógicamente, tal como funcionan estas cosas, provocó un malestar, en Faro de Vigo, diario que, por otra parte, recibe un pastón del ayuntamiento. Situación ante la cual la presidenta de la Autoridad Portuaria reaccionó de la única manera posible: más madera para la caldera económica del Faro, que los fondos económicos de su organismo  tienen un buen calado.

Total, que el diario propiedad del Grupo Moll, Prensa Ibérica, se forra en medio de la guerra política del Caballero y la Corina, cada uno soltando dineros públicos, de todos nosotros, desde sus respectivos teatros. En una actuación absolutamente impúdica; pero, como citó Corina en una ocasión: «la política es servicio». Así, con absoluta desverguenza.

Mientras, los mismos ciudadanos que asistimos casi impasibles a la corrupción que impera entre nuestra clase política también aceptamos esto. A muchos les parecerá normal que el puerto de Vigo se publicite en Vigo. Y lo es, dado lo que tenemos.

V.E.

Ver también: UN PUERTO CONDICIONADO POR LA POLÍTICA

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page