En portada

PUERTO EXTERIOR DE A CORUÑA:
Puesto que no sirve para tráficos marítimos regulares, debería ser destinado a la producción de energía de origen mareomotriz y undimotriz; y también, naturalmente, eólica

Esta propuesta se hizo desde Vigoempresa en el año 2013. En Septiembre de 2014 la idea fue recogida parcialmente por Inega (Instituto Enerxético de Galicia), que anunció haber iniciado estudios preliminares. Nada se ha hecho hasta el momento, desaprovechándose así un enclave con toda la potencialidad para ser reconvertido en un gran centro productor de energías limpias.

PUERTO EXTERIOR DE A CORUÑA: | Puesto que no sirve para tráficos marítimos regulares, debería ser destinado a la producción de energía de origen mareomotriz y undimotriz; y también, naturalmente, eólica

 

Punta Langosteira se encuentra en uno de los enclaves más batidos de la costa gallega, donde, cuando llegan los temporales de cada otoño, las olas pueden alcanzar casi veinte metros de altura, como sucedió en varias ocasiones. Las olas superiores a los diez metros son habituales en este puerto frecuentemente azotado por las malas condiciones atmosféricas.

Unos vientos y un fuerte oleaje que en este caso se pueden considerar unos recursos naturales que la Xunta de Galicia ignora.

———-

Tras la catástrofe del Prestige, los coruñeses, por medio de su alcalde de entonces, Paco Vázquez, vendieron al gobierno de Aznar un ´puerto refugio´, cuando todo el mundo sabía y sabe que tales solo son los naturales, como la Ría de Vigo, que está considerada uno de los mejores. Aquel proyecto se convirtió en una realidad disparatada.

Una vez conseguido su propósito cambiaron la denominación a ´puerto exterior´, iniciándose las obras, lo que supuso arrojar al mar cientos de millones de euros para construir unas instalaciones portuarias que nunca podrán ser realmente operativas.

Sin embargo, aunque el mar se ha llevado y se sigue llevando dineros sin fin que le son entregados como descabellada ofrenda producto de la insensatez de los políticos, la extrema fuerza de las olas podría devolver a Galicia una parte de esa ´inversión´ en forma de energía.

Es decir, aprovechando la fuerza undimotriz, de las olas; y la mareomotriz, de las mareas, para convertirlas en electricidad. Sin olvidar la energía eólica, con vientos permanentes y también muy potentes en la zona.

Lo anterior teniendo en cuenta que el valor medio de la densidad de energía marítima en las costas mundiales es de 8 kw/m2, pudiendo alcanzar valores máximos de 60 kw/m2 en algunos lugares de Nueva Zelanda; y que Punta Langosteira, con sus frecuentes temporales, superará ampliamente la media, incluso acercándose a la cifra de las antípodas, parece claro que se trata de un lugar adecuado para la instalación de captadores y turbinas cuya tecnología ha avanzado de forma considerable en los últimos años.

Una empresa española, Iberdrola, es líder mundial en el sector y se encuentra desarrollando, mediante su filial Scottish Power, un proyecto ya muy avanzado, en las costas de Escocia. Lo que puede ser  una experiencia trasladable a la costa coruñesa.

PUNTA LANGOSTEIRA TIENE CAPACIDAD PARA ABASTECER DE ELECTRICIDAD A UNA CIUDAD MEDIANA COMO ES A CORUÑA

Los mejores percebes, gordos como los que se comía Augusto César Lendoiro a expensas de las arcas del Deportivo, crecen hermosos en los siempre batidos espigones del puerto exterior, en criaderos que están aprovechando los furtivos. Por lo que una explotación comercial y regulada de esos percebes con específica denominación de origen, sería también, desde luego, una opción muy a tener en cuenta.

Las olas que baten a los percebes vienen acompañadas por unas mareas, que son, asimismo, generosas y potentes en nuestra costa norte, similares a las que se están aprovechando con éxito en Rusia y China. Mientras que en España ya funcionan instalaciones de este tipo en Santoña (Cantabria) y Mutriku (País Vasco)

Así, dado que a pesar de su desorbitado coste el Puerto Exterior de A Coruña nunca podrá ser utilizado por líneas regulares y que tiene en buena parte del año muchos problemas para recibir a grandes buques, su reconversión en parque marítimo destinado a la generación de electricidad parece buena alternativa.

Un parque que, una vez desarrollado, a pleno rendimiento, podría muy bien tener la capacidad para servir de electricidad a una ciudad de tamaño medio como es A Coruña, la segunda en población de Galicia. Y, hay que insistir, capaz de surtir de percebes todo el año al herculino mercado de la Plaza de Lugo, donde las pescaderas llevan el pelo cardado y en los buenos tiempos futbolísticos lucían orgullosas camiseta del Deportivo.

Lo que permitiría, como apuntábamos, recuperar al menos una parte de los millones de euros arrojados al mar, en un enclave de langostas voladoras.

F.J. ARES

Ver también:
OTRA CONSECUENCIA DEL PRESTIGE: EL DISPARATADO PUERTO EXTERIOR DE A CORUÑA

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Print this page